5 posturas de yoga para combatir el estrés

# En casa: Reduzca el estrés con yoga

Hhoy, especialmente para las personas que viven en las grandes ciudades, la rutina es cada vez más caótica. Numerosos compromisos surgen cuando menos lo esperamos, y cuando nos damos cuenta, ya estamos retrasados.

Además, factores como el tráfico, la contaminación acústica y la gran cantidad de personas en un mismo lugar y la recogida con fines profesionales aumentan nuestros niveles de estrés.

Pero, para tener calidad de vida, necesitamos encontrar formas de reducir el estrés de nuestra vida diaria. Y para eso, el yoga puede ser un gran aliado. Son muchas las posturas en esta modalidad que están hechas para reducir el estrés y la ansiedad. Hoy aprenderás a realizar cinco de ellos. ¿Vamos allá?

1 – Postura de cigüeña o Padahastasana


La postura de la cigüeña estira toda la columna y la columna cervical, piernas y músculos de la cadera, además de relajar los hombros. A medida que la cabeza está hacia abajo en esta posición, aumenta el flujo sanguíneo en el cerebro, lo que ayuda con la relajación; tenga cuidado de permanecer en esa posición solo unos segundos. Si permanece demasiado tiempo, el exceso de sangre en el cerebro puede causar mareos.

Para hacer la postura de la cigüeña, párese y coloque una pierna junto a la otra, de modo que los pies se toquen y estén alineados (el talón del pie izquierdo debe tocar el del derecho, así como el primer dedo). Acerque la cabeza al suelo hasta que sus palmas toquen el suelo. Relaje los hombros y observe las piernas para mantener el cuello libre de tensión. Recuerda que el objetivo es mantener las rodillas rectas y las palmas de las manos en el suelo, pero respeta tus límites. Para reducir el estrés, lo importante es mantenerse cómodo y estirado. Inhale por la nariz y exhale por la boca durante todo el ejercicio.

2 – Postura de la pinza o Paschimottanasana


La postura de la pinza se realiza sentado, con las piernas estiradas una al lado de la otra. Manteniendo siempre la columna vertebral erguida (es decir, alargada) y los hombros relajados – cuando estamos tensos tendemos a mantener los hombros cerca de las orejas, tensos, relajados para mantenerlos en la línea de la clavícula, coloque las manos sobre los pies.

El objetivo principal es realizar el movimiento con la columna alargada. No sirve de nada tocarse los pies si la columna está redondeada. Por lo tanto, concéntrese en tocar sus piernas con el pecho y el vientre. A pesar de la dificultad, intente relajarse en esa posición. Recuerde la respiración desde la posición anterior, que debe repetirse en todos los ejercicios.

3 – Postura del perro mirando hacia abajo o Adhomukha Svanasana


La postura del perro mirando hacia abajo es muy relajante, además de trabajar varios músculos, como el abdomen, los muslos y los brazos. Es una gran posición para quienes desean relajarse y disminuir sus niveles de estrés y ansiedad. Para realizar esta postura, párese con la columna alargada (vale la pena señalar que la región de la cadera no debe estar inclinada hacia arriba o tensa hacia adelante).

Siguiendo los movimientos de respiración de los otros ejercicios, doble su cuerpo hacia adelante hasta que sus palmas estén en el piso – mantenga los brazos separados para que uno esté exactamente en la línea de los hombros, y sus piernas deben estar alineadas con sus caderas y manos. . Mire siempre al suelo y mantenga las rodillas y los codos rectos. A diferencia de la primera posición, su torso no debe tocar sus piernas.

4 – Postura del cadáver o Savasana


La postura del cadáver, a pesar de su nombre poco atractivo, es la más fácil de realizar y, por su baja complejidad, es la que normalmente más relaja. Es ideal para controlar la velocidad y la intensidad de la respiración, lo que ya ayuda a reducir el estrés por sí solo.

Además, aporta una sensación de tranquilidad y, con los ojos cerrados, es posible meditar. Para hacer esto, acuéstese boca arriba y asegúrese de estar cómodo; puede descansar la cabeza sobre una almohada delgada si siente la necesidad. Mantenga sus brazos y piernas extendidos y libres. Relaja cada parte de tu cuerpo, enfocándote en cada una de ellas, en orden: dedos de los pies, piernas, caderas, columna, vientre, brazos, hombros, cuello, frente, ojos, lengua y mandíbula. En todo momento concéntrate en respirar.

5 – Postura fácil o Sukhasana

Siguiendo la misma línea que la postura anterior, Sukhasana es fácil de entender y realizar, por lo que es una gran posición para relajarse. Es importante mantener la columna vertebral erguida y alargada. Esta posición, además de reducir el estrés, corrige la postura y fortalece las caderas, columna y abdomen, que deben mantenerse tensos.

Siéntate y cruza las piernas. Mantenga su columna vertebral alargada y coloque sus manos ligeramente sobre sus rodillas. Mantén los ojos cerrados y concéntrate solo en tu respiración.


Texto escrito por Giovanna Frugis del equipo Eu Sem Fronteiras.