Aceites vegetales de uso diario

El aceite vegetal es una de las sustancias más versátiles que conoce la humanidad. Sus beneficios son tantos y tan diversos que se utilizan en la cocina, en la industria de los biocombustibles, en la cosmética y en la fabricación de productos de belleza. Además de todos estos usos, los aceites vegetales son muy beneficiosos para nuestra salud y para la belleza del cabello y la piel.

¿Qué son los aceites vegetales?

Los aceites vegetales no son más que grasas extraídas de plantas, raíces, ramas, hojas y semillas. Estos aceites están formados por una sustancia llamada triglicerol, que es la unión de tres ácidos grasos con una molécula de glicerol. Por su naturaleza química (no polares), no son solubles en agua pero sí en disolventes orgánicos.

¿Para qué sirve el aceite vegetal?

Los beneficios de los aceites vegetales son muchos y dependen del tipo de aceite. Entre sus ventajas se encuentran el rejuvenecimiento de la piel y el cabello, el equilibrio de los niveles de colesterol, el efecto antiinflamatorio, etc. Al final de este artículo hemos elaborado una lista con varios aceites vegetales y sus beneficios, para que entiendas las particularidades de cada uno y selecciones el que mejor se adapta a tus demandas.

¿Cómo utilizar el aceite vegetal?

El uso de aceite también depende de qué es el aceite y sus beneficios. Algunos de ellos deben incluirse en la dieta, mientras que otros deben extenderse por el cabello o la cara. Como la aplicación de cada uno es muy individual y está relacionada con el beneficio que aporta, consulte la lista a continuación y comprenda qué aceite vegetal satisface sus necesidades y cómo aplicarlo correctamente.

¿Cuáles son los tipos de aceite vegetal?

Hemos preparado aquí una lista de los principales aceites vegetales que puedes incluir en tu vida diaria. Revisa:

Aceite de oliva: antiguo conocido en gastronomía, el aceite de oliva virgen extra previene problemas cardiovasculares y favorece el buen funcionamiento del sistema digestivo. La prevención de las irritaciones intestinales y estomacales también se encuentran entre sus beneficios. Lo que mucha gente no sabe, sin embargo, es que cuando se calienta pierde sus propiedades, por eso estamos hablando aquí, por ejemplo, del uso para condimentar ensaladas. Además de su uso en la cocina, el aceite de oliva es ideal para humectar el cabello simplemente agregando una cuchara (sopa) de aceite a la crema humectante común. A continuación, aplicar sobre las mezclas y masajear con la yema de los dedos, dejando actuar durante 30 minutos.

• Aceite de canola: uno de los más caros del mercado, se extrae de la planta Brassica napus. Es una fuente de omega-3, un ácido graso esencial para el cuerpo humano. Además, el aceite de canola ayuda a reducir el colesterol LDL, también conocido como colesterol malo, y aumenta el colesterol HDL, también conocido como colesterol bueno. Otros beneficios son: equilibrio de la presión arterial y rejuvenecimiento del cabello y la piel.

• Aceite de coco: este aceite tiene, entre sus múltiples beneficios, poder antiinflamatorio y atitrombótico, además de ser un buen humectante para el cabello seco. Al aplicarlo sobre el cabello, aplíquelo sobre mechones secos y limpios, desde la raíz hasta la punta; después de cuatro horas el cabello estará muy hidratado. A diferencia del aceite de oliva, el aceite de coco no pierde sus propiedades beneficiosas cuando se calienta, por lo que se puede utilizar en la cocina.

• Aceite de girasol: fuente natural de ácidos grasos, es un antioxidante rico en vitamina E, por lo que es muy beneficioso para el sistema nervioso central y previene problemas degenerativos y enfermedades cardíacas. También se han probado sus beneficios para tratar la depresión y combatir los síntomas del síndrome premenstrual y la menopausia. Al tener ácido linoleico en su composición, también es bueno para la salud de la piel y el cabello.

• Aceite de sacha inchi: aceite extraído de las semillas de sacha inchi, una planta típica de la Amazonía peruana, también se conoce como Oro Inka. La semilla de esta planta tiene, en su composición, entre un 45% y un 55% de omega-3, por lo que este aceite es considerado uno de los más saludables del mundo, ya que nuestro cuerpo no produce esta sustancia, pero la necesita mucho.

• Aceite de linaza: es fuente de omega-3 y omega-6 en las proporciones ideales para nuestro organismo. Además, actúa fuertemente en la reducción del colesterol malo y también inhibe los factores inflamatorios. Se utiliza con mayor frecuencia en ensaladas, desde dos cucharadas de aceite hasta una cucharada de aceite de linaza.

• Aceite de sésamo: tiene propiedades similares al aceite de linaza, ya que también es una fuente rica en omega-3 omega-6, pero también tiene omega-9 y vitamina E en su composición, por lo que es un poderoso antioxidante. Se puede utilizar en ensaladas, pastas y platos fríos.

• Aceite de macadamia: este aceite es fuente de omega-7 y omega-9. Ayuda a reducir los niveles de colesterol total y colesterol malo, específicamente. Se recomienda tomar una o dos cucharadas (sopa) al día. Lo más recomendable es utilizarlo en ensaladas y en guisos.

• Aceite de aguacate: El aceite de aguacate es rico en sustancias beneficiosas, como lecitinas, fitoesteroles, vitamina A y mucha vitamina E, en una proporción mucho más alta que las que se encuentran normalmente en otros aceites. Entre los beneficios del uso de este aceite se encuentran las propiedades antiinflamatorias, antivirales y bactericidas, además de recomendarse su uso en la base de protección solar, ya que tiene efecto de absorción de los rayos UV.

• Petróleo de Burití: Burití es muy famoso en el norte y noreste de Brasil, además de otros países latinoamericanos, como Venezuela y Trinidad y Tobago. Este aceite es rico en ácido oleico, ácido palmítico, ácido linoleico y ácido linolénico. Todo ello, combinado con las grandes cantidades de vitamina A y vitamina E presentes en su composición, lo convierten en un poderoso antioxidante. El aceite se puede utilizar para reemplazar los colores artificiales, ya que tiene un color rojo muy fuerte. También es muy utilizado en la industria cosmética, ya que tiene un efecto antiirritante sobre la exposición a los rayos UV.

• Aceite de chía: esta semilla produce un aceite muy beneficioso para la piel y el cabello, ya que posee vitamina A, que actúa como antioxidante, previniendo el envejecimiento prematuro y, junto con la vitamina B3, también presente en buena cantidad, ayudando a reducir Manchas y enrojecimiento de la piel, por tener efecto antiinflamatorio. Además, al tener cobre, zinc y omega-3, previene arrugas, marcas de expresión y previene la calvicie y la alopecia. Este aceite puede reemplazar al aceite de oliva en aderezos para ensaladas y se puede consumir con frutas.

• Aceite de calabaza: El aceite de calabaza tiene una acción probada en la lucha contra el cáncer de próstata, por lo que es muy adecuado para hombres mayores de 50 años. Actúa sobre el sistema urinario en su conjunto, además de poseer ácidos grasos, inhibiendo la formación de células cancerosas, previniendo otros tipos de cáncer, como el de estómago, mama, pulmón, entre otros.

• Aceite de palma: extraído de la palma, es muy común en el noreste de Brasil, especialmente en Bahía. Este aceite es rico en ácidos grasos, como omega-6 y omega-9, además de ser fuente de vitamina E y vitamina A. Muy utilizado en la industria cosmética, se puede utilizar para combatir el frizz del cabello, especialmente el cabello rizado. En alimentos, se puede utilizar para condimentar ensaladas y condimentar recetas; es muy utilizado en la cocina bahiana para condimentar acarajé y vatapá.

También te puede interesar
  • ¡Descubra algunos aceites esenciales para ayudar a tratar el insomnio incómodo!
  • ¡Mira estas 14 formas fáciles de desintoxicar tu cuerpo!
  • Aceite vegetal en el panqueque vegano: ¡mantente al tanto de esta deliciosa receta!

Los aceites vegetales son muy beneficiosos para nuestro organismo, sobre todo porque la mayoría de ellos son ricos en ácidos grasos, con omega-3 y en diferentes tipos de vitaminas. Consulta a un nutricionista para insertar los aceites en tu dieta y a un dermatólogo para consultar el uso del mismo en tu cabello y en tu piel.