Alimentando la mente: por que es importante

Alimentando la mente: por que es importante

Lo que vemos, sentimos, pensamos, las personas que nos rodean … todo esto alimenta nuestra mente, definiendo nuestra identidad. Pero, ¿elegimos inteligentemente este alimento?

Si le preguntaran cómo alimenta su cuerpo, probablemente respondería sin mucha vacilación. Quizás hablaría de su compromiso consciente de comer productos orgánicos, especialmente frutas y verduras, o quizás admitiría consumir más alimentos procesados ​​de los que debería. Pero probablemente sería más difícil responder a la pregunta si se tratara de la mente. De hecho, alimentar la mente es generalmente un aspecto más descuidado..

Casi sin darnos cuenta, alimentamos continuamente nuestra mente. Lo que pensamos, vemos, sentimos y hacemos… todo esto nutre nuestro mundo interior y nos define.

¿Estás feliz y positivo? ¿Te sientes lleno de energía, de mal genio o pesimista? ¿Estás agradecido o preocupado? La información que llega cada segundo desde adentro y desde afuera da forma a nuestra persona. Pero, ¿conoce la calidad de esta información? En las próximas líneas veremos por qué es tan importante alimentar la mente de la manera correcta.

Paz

Todos hemos interiorizado un concepto de felicidad basado en la consecución de metas y el éxito. Sin embargo, el verdadero bienestar consiste en alcanzar un estado de paz, de calma interior. No es fácil de conseguir y sobre todo requiere perseverancia y compromiso, precisamente porque no estamos acostumbrados.

Dedique al menos media hora al día a crear un espacio de silencio, quietud y presencia consciente. Respire profundamente, practique la meditación, dé un paseo por la naturaleza.

Sintonice su universo interior sin distracciones externas. Estos momentos, aunque breves, serán suficientes para generar cambios visibles en tu estado de ánimo y ansiedad.

Los pensamientos

Si fuéramos realmente conscientes del poder de nuestros pensamientos, no los dejaríamos al azar. Lo que pensamos determina nuestro estado de ánimo, la idea que tenemos de nosotros mismos y de los demás, nuestras expectativas sobre la vida y el futuro.

Tendemos a creer que nuestros pensamientos son una consecuencia directa de nuestra realidad: «si algo sale mal, tendré pensamientos negativos». La verdad es esa siempre tenemos el poder de elegir nuestros pensamientos y, por tanto, de guiar nuestra vida.

¿Estás alimentando tu mente con optimismo, comprensión y mesura? O, por el contrario, ¿alimenta pensamientos pesimistas, victimistas, críticos y excesivos?

Alimentar la mente: ¿con qué tipo de información?

Todos los días accedemos a una gran cantidad de información, tanto a sabiendas como sin saberlo. Los programas de televisión que elegimos ver, la música que escuchamos, los libros que leemos … todo puede tener un impacto positivo o negativo.

El contenido que consume, la información que busca, ¿de qué tipo es? ¿Qué emociones te producen? ¿Que palabras usas? Tienes que pensar en la mente como una computadora que se programa en sí misma con datos provenientes del exterior..

En ese sentido, tienes la capacidad de programarte para la felicidad, el amor, la recreación y la gratitud, no la injusticia, la desgracia y los aspectos más oscuros de la vida. Recuerde que esta información seguirá funcionando dentro de usted incluso después de cerrar el libro, apagar la radio o la televisión.

Relaciones

Es útil saber que somos la suma de las cinco personas con las que interactuamos con mayor frecuencia. Y es precisamente por eso que es importante rodearse de personas que puedan inspirarnos, motivarnos, apreciarnos y respetarnos.

Si quieres ser amable, responsable, feliz o positivo, elige la compañía de personas que reflejen lo que quieres para ti. Nada nos priva de energía como las personas manipuladoras y negativas.

Alimentando la mente de forma consciente

Generalmente, llevamos nuestra vida guiados por el piloto automático, sin prestar demasiada atención a los aspectos que acabamos de mencionar. Y es por eso es necesario hacer un esfuerzo consciente para comenzar a elegir deliberadamente lo que queremos que suceda en nuestra vida.

Presta atención a las personas que te rodean, las actividades que haces a diario, los pensamientos que haces. ¿Son una nutrición mental positiva, saludable y constructiva? ¿Te ayudan a dar forma a la persona que quieres ser y el entorno del que quieres formar parte?

En gran medida, una mente sana, un estado de ánimo positivo y una vida satisfactoria dependen de ellos. pequeñas elecciones que hacemos todos los días, no renuncies a tu poder.

  • Gutiérrez, G. S. (2011). Meditación, mindfulness y sus efectos biopsicosociales. Revisión de literatura. Revista electrónica de psicología Iztacala, 14(2), 223.
  • Seligman, ME (2014). Aprenda optimismo: Haga de la vida una experiencia maravillosa. DEBOLES! LLO.