Ansiedad nocturna, ¿por qué la padecemos?

Ansiedad nocturna, ¿por qué la padecemos?

Si alguna vez ha sufrido de ansiedad, probablemente sepa que los síntomas empeoran por la noche. En este artículo te contamos por qué sucede y qué podemos hacer para calmarlo.

La ansiedad es un trastorno que afecta a muchas personas, y sus causas y manifestaciones pueden ser muy diversas. Hay quienes experimentan más ansiedad por la mañana o durante el día. Sin embargo, la ansiedad nocturna es más común, o que este estado de ánimo empeore durante las últimas horas del día.

Por la noche, la mente tiende a reflexionar sobre los pensamientos, provocando una acumulación de tensión. Por tanto, es normal que la ansiedad acaba convirtiéndose en un obstáculo para descansar. Esto, a su vez, hace que la persona se sienta más ansiosa durante el día al desencadenar un círculo vicioso del que es difícil salir.

Ansiedad

El término «ansiedad» puede referirse a un síntoma, rasgo de personalidad o trastorno. Sea como fuere, es un mecanismo natural que nos ayuda a adaptarnos, poniéndonos en alerta ante una posible amenaza. En teoría, por lo tanto, nos permite enfocarnos y abordar los obstáculos que encontramos en nuestro camino.

Hablamos de ansiedad desadaptativa cuando experimentamos este sentimiento desproporcionadamente a la amenaza real planteada por el estímulo. Es decir, no es lo mismo sentir ansiedad frente a un león en medio de la selva – ansiedad adaptativa – que en la vida cotidiana porque nos sentimos abrumados – ansiedad desadaptativa.

Si se intenta con frecuencia, provoca una alteración de las capacidades psicológicas y fisiológicas que pueden tener graves consecuencias para la salud. Los principales síntomas físicos incluyen: nerviosismo, tensión muscular, miedo, aumento de frecuencia cardíaca, hiperventilación, sudoración, temblores, mareos y fatiga.

A nivel cognitivo y conductual, también se produce una cierta dificultad de concentración, falta de control sobre las preocupaciones, dificultad para dormir y la necesidad de evitar la situación estresante.

Características de la ansiedad nocturna

La ansiedad nocturna puede tener varias causas. Cada persona lo experimenta de manera diferente y diferentes condiciones conducirán a esta situación.

Los expertos, de hecho, no tienen muy claro los diferentes motivos que desencadenan la ansiedad nocturna. Sin embargo, se conocen algunos factores que aumentan los niveles de ansiedad al final del día:

  • Estrés: Muchas personas sufren ansiedad debido al estrés que experimentan en una o más áreas de su vida (personal o laboral). Cuando los factores estresantes que encuentran a lo largo del día son muy intensos o frecuentes, siguen pensando en ellos al final del día. Así es como aumentan los niveles de ansiedad.
  • Pocas distracciones: en relación a lo anterior, la tarde y la noche son los momentos en los que estamos menos ocupados. Esto le da a la mente tiempo para pensar más. Durante el día, sin embargo, las tareas a realizar nos mantienen alejados de los pensamientos negativos.
  • Asocia algunos eventos con la noche.La ansiedad funciona principalmente por asociación, es decir, se produce cuando asociamos pensamientos y síntomas con un momento concreto. Sufrir de ansiedad por una noche o dos es suficiente para hacernos temer que vuelva a suceder. Desafortunadamente, esto hace que sea más probable que suceda o incluso que experimente ansiedad sin ningún motivo.
  • Respuestas físicas: algunos experimentan dolor físico u otras molestias durante la noche. Esto, junto con la falta de distracciones, provoca ansiedad adicional y dificultad para distraerse y dormir.

¿Cómo evitar la ansiedad nocturna?

El paso más importante es reconocer que tiene un problema y mantener una actitud orientada al cambio. Con el compromiso y las herramientas adecuadas, puede ser relativamente fácil superar la ansiedad. Sin embargo, si no conoce las pautas a seguir o necesita ayuda externa, la mejor opción es contar con un psicólogo profesional para superar el problema.

Si quieres probarlo tú mismo antes de recurrir a ayuda profesional, debes saber que con la motivación y perseverancia adecuadas, puedes calmar enormemente la ansiedad nocturna siguiendo unos sencillos hábitos:

  • Deporte. El ejercicio ofrece numerosos beneficios psicológicos y mentales. Entre ellos, mejora el estado de ánimo ya que ayuda a liberar neurotransmisores como la serotonina, que nos hace sentir bien. Además de esto, reduce la presencia de cortisol, la hormona del estrés. Para calmar la ansiedad, es bueno hacer ejercicio por la mañana o temprano por la tarde.
  • Presta atención a la dieta. Los hábitos saludables nos ayudan a sentirnos mejor y comer es uno de ellos. En este sentido, el desayuno y la cena, comidas que comienzan y terminan respectivamente el día, parecen ser especialmente importantes.
  • Reducir el consumo de sustancias excitantes.. El consumo de café, teína o nicotina altera el sistema fisiológico aumentando la frecuencia cardíaca, los ciclos del sueño, poniendo así en riesgo nuestra salud. Su consumo es muy poco recomendable para personas que padecen ansiedad nocturna, especialmente antes de irse a dormir.
  • Ve a dormir a la misma hora todas las noches. La ansiedad nocturna es un círculo vicioso que se agrava por la imposibilidad de dormir. Por tanto, es importante mantener una rutina de sueño bien definida.
  • Higiene del sueño. Mantenga la habitación limpia y acogedora, úsela solo para dormir y descansar, y realice un ritual antes de acostarse. Es fundamental que la hora de dormir esté bien organizada. Para ello, no recomendamos utilizar su teléfono móvil, tableta o computadora cerca de las horas reservadas para dormir. Las pantallas de estos dispositivos alteran los niveles de cortisol provocando un mayor estrés e insomnio.

La ansiedad nocturna puede ser muy angustiosa y molesta, pero una serie de pasos simples o la búsqueda de ayuda profesional pueden solucionar el problema antes de lo esperado. La cosa más importante es ser consciente del problema y cuidarse.