Autocuidado para psicólogos

Autocuidado para psicólogos

Para ayudar a otros, los psicólogos también deben estar bien. Este imperativo esconde un aspecto que concierne a la práctica profesional de los psicólogos, a saber, el desgaste psicofísico que puede derivarse del trato continuo con los problemas ajenos. Los psicólogos también deben cuidarse a sí mismos.

Los psicólogos también son seres humanos y, por suerte o por desgracia, no abandonan esta condición durante su ejercicio profesional. En este sentido, es importante que cuiden su salud, especialmente dado el riesgo que su profesión prevé en términos de desgaste psicofísico. El autocuidado de los psicólogos es un aspecto importante.

Pero, ¿cómo pueden los psicólogos cuidarse a sí mismos? De todas las situaciones a las que se enfrentan, ¿cuáles son las más peligrosas? En este artículo intentaremos dar respuesta a estas preguntas.

Los psicólogos ejercen su profesión en diferentes contextos donde la interacción es fundamental. A veces se dedican más al cuidado, otras al liderazgo, la educación, etc. Independientemente de su especialización, Es importante recordar que si no se encuentra bien, es difícil poder ayudar a los demás..

“Conoces todas las teorías. Domina todas las técnicas. Sin embargo, para tocar otra alma humana, simplemente tienes que ser otra alma humana «.

-Carl Gustav Jung-

¿Qué es el autocuidado para los psicólogos?

«Cuidar» significa tener un compromiso y una atención constante en la consecución de un propósito y el prefijo «auto» indica que tienes que hacerlo solo. Por «autocuidado», por lo tanto, nos referimos a la atención que nos brindamos para sentirnos bien.

En cuanto a los psicólogos, el autocuidado tiene que ver con la búsqueda del bienestar a través de determinadas prácticas. Se trata de proteger su salud de manera integral.

1. Autoconocimiento, una forma de autocuidado para psicólogos

El autoconocimiento es una actividad que todos los psicólogos practican en varios niveles. Viene tanto de la experiencia como de la metaexperiencia. Se trata de una actividad que tiene una especial importancia: es muy útil para los psicólogos no confundirse y no caer en la tentación de proyectar en los demás una parte de lo que saben de sí mismos.

Por otra parte, conocerse a sí mismo desde un punto de vista profesional permite a los psicólogos saber qué pacientes pueden ayudar y cuáles, por otro lado, deben dirigirse a otro profesional. Una habilidad valiosa que le permite al psicólogo brindar el mejor desempeño profesional posible.

2. Autocontrol

Otra forma de autocuidado para los psicólogos es el autocontrol. Consiste en la capacidad de autocontrolarse y evaluar sus conocimientos y habilidades.

El autocontrol mejora el bienestar de los psicólogos porque les ayuda a identificar y respetar los límites establecidos en un momento de reflexión en el que debe primar el análisis y no los impulsos alimentados por determinadas circunstancias. Además de esto, al poder gestionar de forma asertiva, será más fácil conectar con los demás a nivel personal y familiar.

3. Resiliencia, una herramienta de autocuidado para psicólogos

La resiliencia es la capacidad de superar problemas. Es útil para conectar con los demás porque puedes compartir tu experiencia y el camino recorrido para afrontarla.

Si los psicólogos son personas resilientes, podrán lidiar con los problemas de los demás. con una fuerza que permite vencer la resistencia de los mecanismos de defensa.

A menudo, para los psicólogos clínicos, los problemas de un paciente tocan su alma. No es algo de lo que avergonzarse. Si son capaces de superar la adversidad, la intervención profesional será útil y provocará cambios positivos en el paciente.

4. Someterse a un curso de psicoterapia es una forma de autocuidado

Realizar un curso de psicoterapia es una buena práctica tanto para los psicólogos clínicos como para quienes trabajan en otros contextos. No debemos olvidar que la psicoterapia nos permite conocernos a nosotros mismos, resolver varios problemas y mejorar el rendimiento laboral. Es una inversión que, realizada en el momento oportuno, puede resultar muy útil.

También está en sintonía con la resiliencia y el manejo de las emociones, fundamental para la salud emocional, física y social de los psicólogos.

La interacción constante con los demás, de hecho, provoca un cansancio considerable que tiende a acumularse con el paso de los días. En este sentido, La psicoterapia es una herramienta para controlar la acumulación de estrés relacionado con el trabajo. La supervisión de un psicoterapeuta permite a los psicólogos controlar esos pequeños «vicios» profesionales aprendidos con el tiempo durante el trabajo.

5. Cuidado con las redes de apoyo social

La salud social es fundamental para los psicólogos. Es una de las formas de autocuidado que deben tener en cuenta. Deben prestar atención al tipo de conexión que establecen con los demás porque, desde un punto de vista profesional, la empatía es una de sus habilidades básicas y, a nivel personal, una fuente de apoyo.

Para mejorar las redes de apoyo social, los psicólogos deben cultivar las relaciones sociales, especialmente con gente rica adentro. Sin embargo, es importante establecer límites para que otros no se excedan. Desde un punto de vista profesional, las redes de apoyo social pueden verse como un elemento terapéutico, mientras que a nivel personal te permiten mostrar a los demás hasta dónde pueden llegar.

Por ejemplo, si una persona cercana a un psicólogo dice: «Tú que eres psicólogo, ayúdame …», puedes responder que no debes mezclar el ámbito privado con el profesional y explicar cómo funciona la terapia desde un punto de vista profesional.

6. Te cuido y me cuido

El trabajo del psicólogo consiste en velar por el bienestar de las personas. Este trabajo, a veces, lo involucra más de lo que debería.

Al ayudar a otros, los psicólogos pueden descuidarse a sí mismos. A la larga, esta actitud acabará penalizando la calidad de su trabajo y la ayuda que pueden ofrecer.

7. Prácticas basadas en la atención plena

Sobre este aspecto, la Dra. Nancy Morales nos ayuda a reflexionar con su tesis, en la que recoge diversas investigaciones que han demostrado que Los psicólogos tienden a sufrir el síndrome de burnout si no practican el autocuidado..

Ser consciente de tus necesidades evitará que los psicólogos lleguen a ese punto en el que una sola gota es suficiente para desbordar el jarrón del autocontrol. Para mejorar la conciencia, se pueden realizar varias actividades: meditar, observar sin juzgar, desprenderse de los resultados, aceptar y dejar ir, escúchate a ti mismo, conecta con el momento presente, etc.

8. Cerrar sesión

Desconectar significa dar a cada momento su espacio. Los psicólogos deben comprender cuándo su atención debe ser controlada por su voluntad consciente (por ejemplo, cuando quieren descansar) o cuándo es preferible estar alerta (por ejemplo, durante una visita a un paciente).

Tambien es necesario Establecer una escala de prioridades en la que se protejan los aspectos más importantes. afectando su bienestar físico, emocional, social y espiritual. En este sentido, aquí hay algunas actividades que pueden ayudar:

  • Ejercicio.
  • Ver seres queridos.
  • Comparte tiempo con tu pareja.
  • Comer consciente.
  • Encontrar momentos para estar solo.
  • Broma.
  • Dedícate al arte.
  • Escuchar música.
  • Meditar.

Los psicólogos pueden cuidar de sí mismos de diversas formas. Lo importante es conocer las diferentes opciones y realizar las actividades enumeradas anteriormente con frecuencia. Es una valiosa ayuda para contrarrestar el desgaste físico y mental derivado de su trabajo.

Merlano, A. (2011). Prácticas para desarrollar la autoconsciencia. Revista científica de pensamiento y gestión, 17, 134-160.

Morales Micula, N.G. (2017). Herramientas y estrategias utilizadas para psicólogos clínicos cuatemaltecos que trabajan como psicoterapeutas. Tesis de grado.Universidad Rafael Landívar.