Coaching de bienestar

Estar a gusto con la vida, contigo mismo y con las personas que te rodean. Este es un estado de equilibrio básico para que pueda aspirar a la calidad de vida. Hay un punto neutral en el que podemos estar cuando vivimos en más o menos. Cuando las cosas no son ni buenas ni malas. Hacemos solo lo necesario para seguir adelante.

El bienestar llega cuando se alcanza un estado de satisfacción y los objetivos están alineados con mantener y mejorar esa satisfacción. Las personas que se quedan fuera de esa zona de bienestar necesitarán ayuda para encontrar el camino y cómo mantenerse en un estado feliz. Hay diferentes formas de obtener esta ayuda, el proceso de asesoramiento de bienestar está especializado en eso.

También conocido como coaching de bienestar, el coaching de bienestar tiene un enfoque que se preocupa por el ser humano en su conjunto. Este proceso holístico permite a la persona encontrar el equilibrio en diferentes áreas de su vida. El entrenador de bienestar es el profesional que puede ser visto como un guía que le ayudará a conducir a mejores estados que los de la persona.

CADA PERSONA ES MANERA

Es importante que el entrenador comprenda la situación actual en la que se encuentra la persona a la que está asistiendo (llamada coachee). También es fundamental conocer los principales problemas a los que se enfrenta. Es común que el coachee no sepa exactamente a dónde quiere ir, que no pueda visualizar sus metas. Este proceso de encontrar el mejor camino a seguir y adónde quiere ir es parte del proceso de entrenamiento de bienestar.

Cada persona es diferente, tiene su propia forma de pensar, sentir y actuar. La individualidad de cada individuo debe entenderse y respetarse. Un proceso de desarrollo personal bien conducido considera a la persona con sus cualidades, limitaciones, deseos y todo lo demás que conforma su realidad individual. Este proceso de descubrimiento se realiza en colaboración entre el coach y el coachee.

LA RELACIÓN ENTRENADOR Y ENTRENADOR

Crear una relación de confianza y energía positiva depende mucho del entrenador. Pero es necesario entender que para tener éxito en el proceso de coaching, el coachee tendrá que esforzarse. Es como si el entrenador y el coachee estuvieran en un barco que necesita dos personas para remar. Uno a cada lado del bote, si solo una fila el bote está girando, si cada fila en una dirección diferente no se mueve.

Es desde el momento en que se encuentra la dirección y el ritmo adecuado de los golpes que el barco comienza a moverse. El coaching es un proceso activo de cambio de la realidad que tiene poco o ningún efecto para aquellos que no están dispuestos a hacer cambios. Considerando la intención de cambio, cuando la conexión entre coach y coachee está afinada, no hay límites para el crecimiento.

TRANSFORMACIÓN MEDIANTE EL CONOCIMIENTO PERSONAL

No se puede hablar de coaching de bienestar sin hablar de autoconocimiento. Una vez que el entrenador y el coachee están guiando el barco por el camino de la prosperidad, también comienza un proceso de autoconocimiento para el coachee. La situación en la que se encuentra comienza a aclararse, comienzan a establecerse conexiones con sus actitudes, comportamientos, sentimientos y bienestar.

Cuando se realiza en un clima en el que el coachee se siente bienvenido y seguro, el proceso de autoconocimiento se vuelve placentero y empoderador. Los desafíos que surgen son cada vez menores ante la búsqueda del bienestar. A medida que la persona en proceso de coaching llega a comprender qué motiva sus conductas y pensamientos negativos, puede cambiar su realidad y, en consecuencia, su bienestar.

También te puede interesar
  • ¡Reflexione sobre el poder de la autoestima en su vida!
  • He aquí cómo empezar a hacer lo que te hace feliz
  • Aprende a lidiar con tus emociones

Luchar contra lo que sientes o forzar cambios externos solo generará frustración y mayor sufrimiento. Cuando no sabes a dónde quieres ir, todo se vuelve más difícil. El entrenador de bienestar existe para facilitar y hacer que este proceso sea positivo. No tienes que sentirte mal para querer ser y ser mejor. Solo queriendo convertir tu realidad actual en algo mejor.