¿Cómo afrontar tantas dificultades?

loslos acontecimientos actuales hacen que nuestras vidas sean angustiosas. No podía ser de otra manera, después de todo, somos humanos y susceptibles a los cambios emocionales. ¿Cómo afrontar tantas dificultades?

Se ofrecen métodos milagrosos en cada rincón que la mayoría de las veces solo aumentan nuestro desequilibrio.

Cual sera el secreto?
¿Dónde encontrar la paz?

El gran Maestro Jesús, conociendo nuestras limitaciones, decidió resumir todas las enseñanzas de dos formas claramente definidas:

«Ama a Dios sobre todas las cosas»
«Amarás a tu prójimo como a ti mismo»

Entonces, ¿cómo se pueden entender estas palabras para resolver problemas actuales?

  • Cómo sería amar a Dios sobre todas las cosas? Comienza con el ejercicio de contemplar la naturaleza y toda su creación, sintiendo su presencia en los más mínimos detalles y finalmente rindiéndose en confianza a sus diseños.
  • ¿Y amas a tu prójimo como a ti mismo? Esta respuesta es muy sencilla. Ponte en el lugar del otro. Sienta sus límites, dificultades, debilidades y pregúntese si lo que queremos para el otro nos gustaría que hiciera por nosotros.


shutterstock_159755432-2
Son la expresión de la verdadera caridad. Cuando se ponen en práctica, tienden a destruir el egoísmo, una herida de la humanidad que lleva al hombre a las mayores atrocidades.

De este precepto llegamos a otra cuestión crucial:

¿Debemos amar a nuestros enemigos?

Para los que viven en guerra, quizás no, aunque esta guerra sea solo mental. Cuando queremos lo ajeno, corrupciones políticas, falta de ética, todo se reduce a una guerra de energías.

De hecho debemos amar a nuestros enemigos si! Esta es quizás la más grande y desafiante de las propuestas de Cristo para los hombres.

¿Cómo podemos lograrlo?

  • Perdonándolos por el mal que han hecho (no significa olvidar, pero ya no sentirse enojado).
  • Esté disponible para la reconciliación (solo use una buena educación).
  • Te deseo todo lo mejor posible (progreso, felicidad, salud …).

Si la animosidad aún persiste, tenga la seguridad de la paz de su conciencia en el deber cumplido y deje que el otro siga su camino. Podemos rezar por él.

“Dios ama a todos sus hijos,
pero no me gusta todo lo que hacen
y aun da oportunidad
de aprendizaje y resignación a cada uno ”.

Los tiempos difíciles son oportunidades para el crecimiento espiritual. Esforcémonos por poner en práctica estas enseñanzas, que en realidad son el secreto del buen vivir.

¡Luz y paz!