Cómo lidiar con la hipocondría

METROmucha luz, lectores. Hoy vamos a aprender a lidiar con la hipocondría, que sería «Enfermedad manía». ¿Conoces a esa persona que, por un simple dolor de garganta, ya imagina el fin del mundo? ¿O vive en Internet buscando síntomas de supuestas “enfermedades”? Esta es una persona que sufre de hipocondría. Otro problema es que además de que la hipocondría por sí sola ya es «molesta», a menudo viene acompañada de ansiedad.

1 ° Busque un profesional: Un psicólogo podrá guiarte mejor, despejar tus dudas e incluso calmarte. Si es necesario te derivará a un psiquiatra que evaluará tu caso y puede ser necesario utilizar terapia + psicotrópica.

2 ° El tamaño del problema: Aprenda a ver el problema de cuán grande es realmente, deténgase, respire y piense «¿es realmente todo eso?». Una buena táctica es pensar «¿cuántas veces he tenido razón sobre esto?» ¿Fue realmente un derrame cerebral cada vez? ¿Dengue? Empieza a comprender que estos pensamientos de enfermedad no son reales.

3 ° Búsqueda: No investigar enfermedades. ¿Acabas de comer una fruta? Investiga sobre sus beneficios y todo lo que está haciendo en tu cuerpo, nutrición, vitaminas … Utiliza Internet para buscar cosas buenas y saludables.

4 ° Alimenta pensamientos positivos: Recuerda, vibras tú
hipocondria
atrae. Siéntete agradecido por el agua, por tu hogar, por tu familia … Simplemente, ¡sé agradecido! Cuando sientas que se avecina una crisis de hipocondría (porque en nuestro interior más profundo sabemos que no es demasiado), agradécete tu buena y perfecta salud.

5 ° Alimenta tu fe en un Dios: Independientemente de su creencia, todos conocemos a un Dios que nos apoya. Algo que trae mucha paz a mi corazón es un pasaje de Jeremías 29:11 que dice, «Porque los planes de Dios no son planes de sufrimiento» y me calma.

No se desespere por cosas que no sucederán y probablemente no sucederán.

También le puede gustar otro artículo de este autor. Acceso: ¿Por qué rezar?