Compras compulsivas: así es como comprobarlo

Compras compulsivas: así es como comprobarlo

¿Qué se esconde detrás del deseo de realizar compras compulsivas? ¿Cómo podemos reaccionar ante este impulso? En este artículo hablamos de las compras como estrategia para afrontar la ansiedad, pero también de estrategias para no ceder a la tentación.

Resistir las compras compulsivas es una tarea difícil para algunas personas. Los compradores tienen problemas para controlar el impulso de comprar artículos que no necesitan; lo hace porque comprar algo reduce sus niveles de ansiedad, provocados por otras preocupaciones. Con esto en mente, las compras compulsivas se transforman en una especie de salida, con graves consecuencias.

Después del alivio de la compra, el individuo siente un malestar intenso, en su mayoría acompañado de culpa. Aquí está, después del entusiasmo inicial, la ansiedad vuelve. En este artículo presentamos algunas estrategias para controlar las compras compulsivas.

Características de las compras compulsivas

La compra compulsiva suele estar asociada con trastornos del control de impulsos. (ICD). Se conoce como oniomanía y puede ser un síntoma de trastornos del estado de ánimo, de la alimentación y de la personalidad. Las principales características del impulso mórbido por comprar parecen ser las siguientes:

  • Compra de artículos superfluos.
  • Inicio de ansiedad y preocupación excesiva sobre la posesión de un objeto.
  • Insomnio causado por el deseo de poseer un determinado artículo.
  • Deseo incontrolable de comprar.
  • Satisfacción inmediata tras la compra y alivio de síntomas desagradables.
  • Sensación de culpa e insatisfacción.

Poseer los objetos deseados genera una satisfacción inmediata. Sin embargo, en un momento posterior la persona puede sentirse avergonzada o culpable por no haber podido controlar un impulso que la llevó a comprar un activo que no necesitaba y que afecta sus finanzas o autoimagen ( disonancia con el concepto de sí mismo).

El sentimiento de haber hecho mal hace que los compradores compulsivos oculten su comportamiento, su conducta y las consecuencias en las finanzas familiares. A veces estos sentimientos de vergüenza pueden convertirse en una razón adicional para comprar, porque el individuo asocia la satisfacción inmediata que le da la compra con el alivio de sensaciones desagradables.

Emociones asociadas a la compra y consecuencias a largo plazo

El malestar es el estado predominante antes de la compra. Un malestar que tiene toda la intención de encontrar alivio en el consumo. Este estado de ánimo se refleja en el deseo de comprar la «poción mágica» contra todo mal.

Esta «poción mágica», sin embargo, tiene consecuencias: por un lado, a la larga, ir de compras provoca sentimientos de culpa. Un nuevo malestar que activará el impulso a una nueva compra. Este es el círculo vicioso detrás de cualquier adicción, que se intensifica a medida que aumenta el grado de tolerancia (hay que consumir / comprar más para obtener alivio).

Por otro lado, las dificultades económicas pueden hacerse evidentes, lo que hace que la persona pida prestados o venda artículos personales para obtener suficiente dinero para finalizar la compra.

Estrategias para controlar las compras compulsivas

Ante todo, es necesario someterse a psicoterapia para controlar las compras compulsivas y mantener la guardia en alto durante los momentos en que el riesgo de compra podría aumentar. Por ejemplo, cuando el individuo pasa más tiempo en casa, con acceso a Internet y portales de compras Online.

Al mismo tiempo, la familia debe reconocer los principales síntomas de este trastorno para poder ser parte activa del tratamiento. De lo contrario, existe el riesgo de que la familia sea responsable de emociones y sentimientos desagradables, menospreciando a la persona y culpándola de los problemas económicos.

Esta dinámica puede convertirse en un detonante más de una compra destinada a paliar el malestar. A continuación presentamos pautas para prevenir esta desagradable situación.

Evite las tarjetas de crédito y débito para escapar de las compras compulsivas

Pagar en efectivo nos da una mayor conciencia de los montos gastados. “Duele más” pagar en efectivo que con tarjeta. Una solución intermedia puede ser utilizar tarjetas prepago que nos permitan gastar solo el presupuesto destinado a compras.

Establecer un techo para compras mensuales o semanales

Establezca una cantidad máxima para gastar en la compra de artículos no esenciales. Evite echar una mano a la satisfacción obtenida al aumentar este techo. Premiarnos cuando logramos cumplir con lo que nos propusimos es altamente positivo, pero no recomendamos hacerlo con algo que estimule la compra.

Sobre eso, podemos compartir nuestro problema con alguien y regocijarnos con los cumplidos que recibimos después de compartir nuestro progreso.

Llegar a los centros comerciales en transporte público

Esta estrategia nos llevará a pensar dos veces antes de seguir adelante. Realizar compras nos llevará más tiempo y por tanto se vuelve más complicado. En muchos casos, tener que lidiar con las colas y las multitudes nos empujará a rendirnos.

Realice un control de consumo para evitar compras compulsivas

Hacer una verificación de gastos durante el fin de semana o al final del mes le permite hacer un balance del dinero en artículos que no eran necesarios. Esto también le permite observe el tipo de artículos que tendemos a comprar con más frecuencia como resultado de una enfermedad.

Sal con efectivo para comprar solo lo que necesitas

Esto significa Salga con el efectivo suficiente para realizar compras esenciales y planificadas de antemano.; de esta forma no podremos comprar nada más. Siempre es útil reflexionar sobre lo que es esencial o no antes de comprar. El estado de malestar que lleva a comprar hace que todo parezca indispensable, pero no es así.

Mantener a raya las compras compulsivas no es una tarea fácil. Sin embargo, si no se aborda, este problema puede afectar gravemente la vida de un individuo, interfiriendo con la calidad de su vida y la de su familia. La psicoterapia es de gran ayuda cuando queremos salir de este círculo vicioso.

Negro DW. (1996). Compra compulsiva: una revisión. Revista de psiquiatría clínica, 57: 50-4.

Echeburúa, E. (1999). ¿Adicciones…sin drogas? Las nuevas adicciones: juego, sexo, comida, compras, trabajo, internet. Bilbao: Desclée de Brouwer.

Gándara, J. J. (1996). Comprar por comprar. Madrid, Cauce editorial.

Monahan, P., Black, DW y Gabel, J. (1995). Fiabilidad y validez de una escala para medir el cambio en personas con compra compulsiva. Investigación en psiquiatría, 64: 59-67.