Conciencia cósmica, la nueva etapa evolutiva de la Humanidad

UNA conciencia cósmico es un concepto muy antiguo, presente en diferentes culturas. Recién en el siglo pasado los investigadores comenzaron a intentar establecer, de manera científica, la realidad del fenómeno.

UNA Psicología trascendental es una rama de la psicología especializada en estudio de estados de conciencia, más especialmente con la experiencia cósmica o estados de conciencia «agrandados». Fue influenciada por varias ramas de la psicología occidental (conductismo, gestalt, psicoanálisis …) y métodos orientales (Yoga, Zen, Sufismo, etc.).

También influyen otras disciplinas, por ejemplo: Física (especialmente los conceptos de Física Cuántica), Biofísica, Genética, Farmacología, Sociología, Antropología, Parapsicología.

Básicamente, la conciencia cósmica va más allá de la conciencia ordinaria, establecida por los cinco sentidos, y nos da acceso instantáneo a la Realidad, directamente. Los místicos de varias religiones se refieren a este tipo de comprensión total usando diferentes nombres: éxtasis místico, experiencia cósmica, experiencia trascendental, Nirvana, Samadhi, Satori, Reino de los Cielos, etc.

La conciencia cósmica va más allá de la conciencia ordinaria.

Por tanto, la conciencia cósmica sería una forma de conciencia superior a la que normalmente posee el hombre común. A los 35 años, el psiquiatra canadiense Richard Maurice Bucke tuvo una experiencia que cambió su vida y lo llevó a escribir el libro “Conciencia cósmica” (“Conciencia cósmica”) en el que describe tres formas, o grados, de conciencia.


conciencia

La primera sería la conciencia simple, común a los animales y al hombre. A continuación, tenemos la autoconciencia de que el ser humano tiene que ser una entidad distinta, separada del resto del universo. Y a través de él, puede tratar sus propios estados mentales como objetos de conciencia.

En la conciencia cósmica hay una iluminación intelectual y moral que eleva al ser humano a un nuevo plano de existencia.

La tercera forma de conciencia sería la cósmica, entendida por Bucke como el siguiente paso en la evolución humana. Con la conciencia cósmica se produce la iluminación intelectual y moral que eleva al ser humano a un nuevo plano de existencia, despertando la conciencia de la vida eterna. Al concepto darwiniano de evolución, Bucke lo extiende al desarrollo espiritual.

El psiquiatra muestra que las experiencias cósmicas tienen un amplio abanico de características, aunque no todas ocurren en todos los casos. De su investigación, Burke enumera los principales:

  • Luz subjetiva: el individuo tiene la sensación de estar inmerso en una nube luminosa.
  • Elevación moral: sentimiento de alegría y éxtasis.
  • Iluminación intelectual: una comprensión clara del todo.
  • Sentido de inmortalidad: el miedo a la muerte desaparece, ya no tiene sentido.
  • Instantaneidad: la experiencia se produce de forma repentina, total.
  • Impredecibilidad de la experiencia.

La duración del experimento suele ser breve, del orden de unos pocos segundos o minutos. A veces, pueden durar horas. Sin embargo, para quienes lo experimentan, el tiempo deja de tener sentido.


conciencia

También te puede interesar:

Para algunas personas (como para el propio Bucke) la experiencia cósmica ocurre solo una vez en la vida. Y es que, en la mayoría de los casos que estudió, la edad del individuo en la que se manifiesta la experiencia suele ser en plena madurez, entre los 30 y los 40 años.

Freud llamó a esta experiencia «Experiencia oceánica» y emitió la hipótesis de que estos estados serían una regresión al seno materno. Se han examinado varios supuestos en torno a esta tesis regresiva.

Todo indica que existen este tipo de estados místicos a nivel posuterino, intrauterino y preuterino. La evidencia de la existencia de memoria celular (ADN, ARN) y la continuidad de la vida orgánica e inorgánica nos lleva a pensar que la experiencia cósmica sería una regresión al nivel de potenciación energética.

Otros estudiosos estiman que, contrariamente a la regresión, la conciencia cósmica sería una etapa superior de evolución, como lo describe Bucke. La realidad de esta experiencia se ha comprobado ahora mediante controles electrocardiográficos y electroencefalográficos, lo que indica que algo diferente está sucediendo en la fisiología nerviosa de los individuos en estado de éxtasis, al punto que se puede monitorear, monitoreando el ritmo alfa, el inicio y el final del experimento (aunque el contenido escapa por completo a este tipo de medida).

Referencias:
“La Conciencia Cósmica” – Pierre Weil – Editora Vozes – 1982.