Consejos para tener un bronceado natural y saludable en verano

Vcuando llega el verano y todo lo que toda mujer piensa es en broncearse, con ese color que caracteriza la temporada. Pero tomar el sol requiere un cuidado especial, sobre todo porque no hay juego con el sol, ¿verdad?

Para garantizar ese color dorado sin dañar tu piel y sin correr riesgos, hemos separado algunos consejos especiales para que, además del bronceado, sigas vistiendo ese color durante mucho tiempo.

En primer lugar, es fundamental que siempre salgas al sol con un protector solar. Protegerse de los rayos ultravioleta asegura que más adelante no se sorprenderá con un diagnóstico de cáncer de piel.

En segundo lugar, recuerde siempre que la prisa es enemiga del bronceado. No tiene sentido querer tener ese color dorado uniforme en un día. Tomar el sol requiere tiempo y paciencia. Siempre se recomienda hacer la exposición al sol de forma lenta, tranquila y con mucha atención.

Los mejores momentos para tomar el sol son temprano en la mañana y al final de la tarde, debido a la menor incidencia de luz solar.


shutterstock_282298346
Si aún no está bronceado y planea tomar el sol pronto, sepa que hacerse una exfoliación de la piel unos dos días antes mejora sus posibilidades de broncearse más rápido y durar más tiempo. Ahora bien, si ya estás bronceada, exfoliar tu piel no es una buena idea, ya que se despegará más fácilmente, quitando tu bronceado.

Después de ir a la playa o tomar una ducha, lo ideal es utilizar crema hidratante corporal o lociones para después del sol específicas.

Para mantener tu piel bronceada por más tiempo, se recomienda que aumentes el consumo de productos con betacaroteno, sustancia presente en frutas y verduras que les da un color naranja.

Otra recomendación que se debe seguir al pie de la letra es la cuestión de Agua. Beber mucha agua hace que tu piel luzca más hidratada, más luminosa y, por tanto, más bella. Además de hidratar la piel y prevenir las arrugas, el agua se encarga de prolongar el bronceado en la piel y ayuda a que no se apodere de esa famosa cáscara.

Con estos pequeños pasos, su bronceado durará mucho más y lucirá el color del verano por mucho más tiempo.


  • Texto escrito por Marcela Cappato del Equipo Eu Sem Fronteiras.