Contemplación

Frente a la fragilidad humana
Al margen de la propia mortalidad
Somos llevados a reflexionar
Nuestra propia historia
Somos criaturas amorosas
A veces horrible
Quizás estaríamos
El resultado sin pretensiones de la madre naturaleza.
¿Sobrepasarse a sí misma?
¿O seguimos su orden imperceptible?
¿Cómo nos vemos en un momento tan importante de nuestra existencia?

Vivir es inestabilidad constante
Emprende un viaje hacia lo desconocido
Sin dirección precisa
Sem velas, me naves
En busca de la felicidad
Que todos anhelan, sin excepción
Toda la gente que conocemos
Tener deseos comunes
Otros, mucho más complejos
Sed de amor y cariño
Y el mismo vacío insondable
En el pecho
Que nada parece frenar
El instinto común

Tabla de contenidos

También te puede interesar

El miedo a la muerte
Destino final inevitable
Esa sabia sabiduría
Resuelve ignorar
Y nos recuerda el apego
Con todo el amor
Que llevamos en el corazón
Olvidamos, sanamente
Y por eso nos permitimos
Disfrutando del bien de la vida
Dependiendo de las posibilidades
Habiendo guardado la conciencia
Que todo puede acabar
En un instante.

Humedecido con lagrimas
Recordando esta realidad
Estos mismos ojos
Siempre atento a todo
Puedes ver la belleza del cielo y la belleza del cielo.
Con esa opresión en el pecho
De un anhelo incomprensible
Y una respiración profunda
Trae alivio
Y todo pasa
Cada vez más
Nos vinculando a esta vida
Ahhh …

La vida tan frágil y fugaz
Debajo de ese azul infinito y fascinante
Llenando de aire mis pulmones
Me percibo vivo
Activo, pensando
Mucho más de lo que debería
Mucho más que, pensó
La vida debe ser probada
En el agua salada especia de estos mares
Inspirado en el aire del mar
Con gaviotas bailando
Bajo el sol tocando el horizonte

Al final de la tarde
Donde todas las incertidumbres
Desaparecer ante tanta belleza
Y nuestras debilidades
Pierden todo el sentido
En esta dulce contemplación
Que a veces olvidamos
Hacer parte
En esta incompletud
En imperfección
En complejidad
Que es una existencia
Una vida
En sus infinitas formas.