Corazón de meditación budista

revarios expertos en meditación, incluido Jon Kabat-Zin, consideran la práctica de Mindfulness como el corazón de la meditación budista.


Podemos entender la atención plena como una técnica de meditación donde el objetivo es la atención plena. La práctica consiste en poder observar todo lo que te rodea sin juzgar, aumentando así tu nivel de conciencia y pudiendo ver las cosas como son y no como parecen ser.

Esta técnica se considera la base del budismo Theravada, que fue el aspecto del budismo enseñado por Siddharta Gautama, más conocido como Buda, en el sur y sudeste de Asia. Una de las principales técnicas de meditación de este aspecto budista es la Vipassana, que también forma parte del Mindfulness. La palabra vipassana, en sánscrito, significa «la experiencia de ver las cosas como son y no como parecen ser».

Vipassana se puede dividir en tres pasos.

EL primer paso es seguir algunas reglas morales para alcanzar un estado de paz en la vida. Por ejemplo: no mates, no robes y no perturbes la paz de los demás.

EL segundo paso es el aprendizaje del control mental mediante la observación. Debes aprender a observar todo lo que te rodea con total atención y sin juzgar.

EL tercer paso es decir, si has aprendido a observar lo que está afuera, ahora aprenderás a observar lo que está adentro y así experimentarás la auto-purificación a través de la auto-observación.

Además de Vipassana, Mindfulness también utiliza prácticas de meditación del budismo zen. Estas prácticas enfatizan la respiración y las posturas corporales, además de tener algunos elementos fundamentales en su filosofía:


No juzgues: hay que experimentar todo en la vida sin clasificarlo todo como bueno o malo, sagrado o profano.

Ser paciente: todo en la vida sucede a su debido tiempo y debemos respetar el tiempo necesario para que las cosas fluyan con naturalidad. Por eso es importante tener paciencia.

«Podemos entender la atención plena como una técnica de meditación donde el objetivo es la atención plena»

Mente de principiante: tu mente debe estar en un estado como el de alguien nuevo en todo lo que haces. Por lo tanto, no crea expectativas basadas en experiencias pasadas.

Confía en tu esencia: debes confiar en tu esencia, lo que tu verdadero yo te transmite.

Fácil: La práctica de la atención plena debe ser natural. Por tanto, los resultados deben llegar con fluidez, sin esfuerzos inhumanos.

Aceptación: acepta la realidad tal como es. No tiene sentido querer que el mundo sea diferente solo por ti.

En resumen, Mindfulness es una forma de vivir con plena conciencia de quién eres y de lo que sucede a tu alrededor. Lo mejor de todo es que la práctica se vuelve más fácil y natural con cada día que practicas. Entonces, ¿a qué esperas para empezar? ¡Busque maestros calificados y pruebe esta práctica de meditación transformadora!


Texto escrito por Ricardo Sturk del equipo Eu Sem Fronteiras