Cromoterapia: colores para el equilibrio

Se alguien te pregunta cuál es tu color favorito, ¿qué vas a decir? ¿Azul, verde, rojo?

Ciertamente, todos tenemos nuestros colores favoritos, muchos influenciados por los patrones y creencias formados desde la infancia, como el azul para los hombres y el rosa para las mujeres, otros debido a un sentimiento o emoción vivida en una determinada experiencia. Entonces, ¿las emociones influyen en la elección de un color o el color influye en una sensación, la emoción?

Los colores están presentes en cada momento de nuestra vida y pueden influir positivamente en nuestras acciones para un completo equilibrio de nuestro organismo. Son tan poderosos que muchos anunciantes utilizan sus propiedades para influir en nuestras acciones con el deseo de comprar y adquirir productos.

¿Y cómo usarlos para nuestro equilibrio y curación?

Cada color tiene una frecuencia de onda que golpea nuestro cuerpo con cierta fuerza. Las ondas de color que llegan a nuestro organismo restaurarán las energías faltantes o neutralizarán las que estén en exceso, todo dependerá de la frecuencia que se aplique al organismo.

Hoy en día, la cromoterapia es vista como una ciencia que estudia los colores y sus acciones energéticas para el equilibrio, que puede ser humano, ambiental y animal.

Cada color tiene una acción terapéutica. Veamos a continuación las principales características y propiedades de los colores que utilizamos en la práctica de la Cromoterapia:

  • Azul: suaviza y calma.
  • Amarillo: Favorece el razonamiento lógico, la claridad de pensamiento, activa la memoria.
  • Verde: color de la naturaleza, favorece la cura de enfermedades, descongestiona energías.
  • Índigo: antiinflamatorio, curativo, paz mental.
  • Violeta: transmuta energias, antiestressante.
  • Rojo: coraje, enérgico.
  • Rosa: representa el amor, desintoxica.
  • Naranja: promueve el optimismo, ensancha la mente.

Existe un ejercicio que todos pueden hacer para buscar el equilibrio energético con los colores, solo siga los pasos a continuación:

1 – Encuentre un lugar tranquilo para meditar o use la hora del baño para esta práctica;
2 – Piensa en un lugar con naturaleza, donde hay rayos de sol, agua y medita.
3 – Imagínese tomando un baño (como en la ducha) de colores siguiendo la secuencia a continuación:

Azul
Verde
Rosa
Amarillo
naranja
Amarillo
Rosa
Verde
Azul

4 – Mentalice cada color durante cinco segundos en esta secuencia.
5 – Termina tu meditación con equilibrio.


shutterstock_236899612-2

Disfrute de los beneficios del color para el equilibrio diario. Recuerde: ¡el equilibrio comienza en nuestros pensamientos! Empiece por pensar en su vecino.

¡Éxito y luz para todos!