Dificultades en el teletrabajo: averigüemos cuáles son

Dificultades en el teletrabajo: averigüemos cuáles son

Incluso aquellos que trabajan desde casa se habrán encontrado teniendo que enfrentar algunos problemas con el jefe o sus colegas, aunque a distancia. Hoy te explicamos cómo solucionar estas dificultades.

Los tiempos cambian, para bien o para mal, y nos vemos obligados a adaptarnos a las nuevas circunstancias. La reubicación del lugar de trabajo de la empresa a un domicilio particular es una nueva dinámica que trae consigo nuevos retos y enfrentamientos. También implica el nacimiento de dificultades previstas en el teletrabajo que conviene investigar.

El cambio de la empresa al hogar está resultando ser diferente de lo que podría haber parecido al principio. La conciliación familiar no siempre es posible y las personas suelen acabar trabajando más horas que las establecidas. A esto se suman los inevitables desacuerdos, conflictos, difícil evaluación del trabajo, comunicación entre compañeros, resolución de problemas, etc.

Tanto las grandes como las pequeñas y medianas empresas se han enfrentado recientemente a dinámicas para las que no estaban preparadas. En el contexto actual, muchas empresas se han visto obligadas a improvisar y lanzarse al mundo del teletrabajo de la noche a la mañana, sin las premisas adecuadas.

Lo cierto es que el éxito de esta forma de trabajar requiere el consentimiento y los acuerdos adecuados tanto a nivel de empresa como con las administraciones públicas. También es necesario desarrollar equipos especializados que ayuden a directivos, administraciones y empleados a afrontar los nuevos problemas cotidianos de la administración del puesto y las consiguientes dificultades del teletrabajo.

Dificultad en el teletrabajo

Los primeros intentos de trabajar desde casa se remontan a la década de 1980 (Belzunegui, 2002). Ante una sólida oposición de las empresas, el intento fracasó sin afianzarse.

Fue entre las décadas de 1990 y 2000 que esta forma de trabajo comenzó a establecerse a medida que se desarrollaban las tecnologías de la información y la comunicación (TIC). Desde entonces no podemos decir que las cosas hayan avanzado mucho. Por ejemplo, todavía no existe una legislación específica que regule el teletrabajo desde un punto de vista legal.

La improvisación y la arbitrariedad son las maestras, asumiendo que enviar trabajadores a casa será fácil (un favor para ellos) y que la productividad será la misma que en el modo presencia.

Se llama la atención precisamente sobre el vacío regulatorio, así como la falta de preparación por parte de las empresas. Las horas o los costos de la infraestructura de los empleados privados no están claros; no se establecen procedimientos de coordinación entre equipos de trabajo, gerentes o administradores.

Por tanto, no es sorprendente que surjan con mayor frecuencia diversas dificultades en el teletrabajo. Analicemos los problemas más comunes en esta área relativamente nueva.

¡No estabas conectado cuando te necesitaba!

A veces te levantas para ir al baño o cuidar a los niños durante cinco o diez minutos. En ese momento, un jefe o un colega nos llama por un motivo específico.

Esto puede generar sospechas sobre la productividad de los empleados. Basta con perder la llamada una sola vez para levantar la sospecha de que el trabajador no está haciendo lo que debería.

¿Cómo se resuelve una situación de este tipo?

Definiendo rigurosamente las condiciones para la realización del trabajo, como los horarios. La productividad no crece en función de la cantidad de horas que se pasan frente a la computadora. La planificación de una actuación para objetivos o tareas concretas facilitará la gestión.

Dificultad en el teletrabajo: ¡espero tu respuesta!

El jefe o un colega le envía un correo electrónico. Lo lees a los diez, veinte o sesenta minutos, porque ya es de noche o estás preparando la cena, dando paso a problemas y malentendidos. Muchos compañeros todavía están acostumbrados a trabajar en presencia, cuando a la menor demora acudimos personalmente a la persona interesada para solicitar una respuesta. Pero el trabajo remoto funciona de manera diferente.

¿Cómo se resuelve una situación de este tipo?

Es necesario tomar conciencia de un escenario laboral diferente. Los tiempos de respuesta son necesariamente más largos, la inmediatez de la retroalimentación no siempre es posible.

Malentendidos: ¿quién preguntó qué? quien hizo que

Llega el día en que enciendes tu PC y todo es un caos. Surgen contratiempos, nadie sabe por dónde empezar, qué hacer o cómo solucionar los imprevistos de la última hora. La tensión aumenta cuando culpas a un colega, ellos culpan a otro y así sucesivamente, sin que nadie se responsabilice de nada. La situación se ha estancado y la jornada laboral dura doce horas.

¿Cómo se resuelve una situación de este tipo?

Se requiere un coordinador para gestionar el equipo de trabajo de forma remota. Esta persona se encargará de coordinar las tareas, hacer fluir la organización y mantener el orden claro.

  • Es fundamental coordinar videollamadas y otros canales de comunicación entre grupos.
  • Las reuniones virtuales deben tener lugar en horarios estipulados, sin que nadie espere. Hacerlo facilitará la comunicación, evitará malentendidos y mayores dificultades en el teletrabajo.

A estos factores se suman en realidad muchos otros: el estrés, la sensación de aislamiento, la percepción de que estás trabajando más que en la oficina, etc. Aún queda un largo camino por recorrer y hay mucho margen de mejora. Nos enfrentamos a un desafío que vale la pena abordar debido a los posibles beneficios generales.

  • Belzenugui Eraso, A.,2001 Diversificación de las condiciones de trabajo y cambios organizativos en
    la empresa: un estudio sobre el teletrabajo, Tesis Doctoral en la Universidad Autónoma de
    Barcelona.
  • Belzenugui Eraso, A.2002 Teletrabajo: Estrategias de Flexibilidad, Consejo Económico y Social, Madrid.
  • Blanplain Eurpeean Union, Fundación europea para la mejora de las condiciones de vida y de trabajo,
    Dublín.
  • COMISIÓN EUROPEA 1999 Informe de situación del teletrabajo europeo. Nuevos métodos de trabajo, Dirección
    General de la Sociedad de la Información, Comisión Europea, Bruselas.