El nudo borromeo en el psicoanálisis: ¿que es?

El nudo borromeo en el psicoanálisis: ¿que es?

El nudo borromeo es una analogía para explicar el funcionamiento de la mente. Tiene sus raíces en el psicoanálisis de Lacan.

Entre los conceptos más fascinantes del psicoanálisis ciertamente encontramos el nudo borromeo; una maravillosa analogía para explicar cómo funciona la mente humana.

Acércate al concepto de Nudo borromeo significa adentrarse en las profundidades del psicoanálisis lacaniano, que explora los diferentes aspectos de las emociones, el pensamiento y el comportamiento humanos, incluida la conexión del hombre con la realidad.

Jacques Marie Émile Lacan fue un psicoanalista y psiquiatra francés del siglo XX, una de las figuras más importantes del estructuralismo francés contemporáneo. Sus teorías han sido recibidas con entusiasmo por algunos y rechazadas por otros. Estaba relacionado con la corriente freudiana, aunque en contraste con la Asociación Psicoanalítica Internacional, de la cual se distanció para fundar la Escuela Freudiana de París en 1964.

Sus aportes al psicoanálisis están vinculados a la filosofía, la lingüística y el arte. Frecuentó a artistas como André Breton y Salvador Dalí y profundizó el pensamiento de Heidegger, Strauss y Hegel. Su obra siempre ha sido algo controvertida, ya que muchos le reprocharon no seguir las raíces freudianas.

Sin embargo, fue el propio Lacan quien, algún tiempo después, volvió a las posiciones de Freud. Afirmó que el analista no es un oyente neutral y enfatizó el deseo y el placer inconscientes.

«El inconsciente está estructurado como un lenguaje».

-Jaques Lacan-

¿Qué es el nudo borromeo?

El nudo borromeo es la representación de un nudo que consta de tres anillos entrelazados. Si uno de ellos se separa, los demás también quedan libres. La idea proviene del símbolo heráldico de la dinastía borromea.

Lacan introdujo este nudo en el psicoanálisis para representar laestar hablando, dividido en tres registros:

  • Ficticio. Es el primer registro asociado a imágenes. Se basa en la estructura del ego que se forma a través de la imagen del semejante, la identificación; originalmente el de la madre.
  • Simbólico. Es esencialmente lingüístico, vinculado al campo intersubjetivo a través del cual uno entra en relación con el otro. Además, este último concepto lacaniano se refiere al campo del conocimiento, la cultura y el gran otro. Generalmente, uno comienza a familiarizarse con el idioma a través de la interacción con las figuras de referencia primarias.
  • Real. No se puede representar con imágenes o lenguaje. En otras palabras, lo incognoscible, lo impensable o lo que se opone. Se diferencia de la realidad entendida como una forma de concebir el mundo, que se inscribe en los registros simbólicos e imaginarios; mientras que lo real no tiene sentido.

Lacan, en su libro De los Nombres del Padre – El triunfo de la religión, establece que los tres registros están presentes en todas las materias, y que su entrelazamiento es necesario para que la realidad de este último sea coherente, y mantener un discurso y un vínculo social con los demás. En este sentido, las diferentes formas de entrelazamiento determinan la estructura psíquica.

Conceptos asociados con el nudo borromeo

Inicialmente, la teoría lacaniana del nudo borromeo presentaba solo tres registros. En otro momento, Lacan añadió un cuarto, el síntoma, que combinaría real, imaginario y simbólico.

En este sentido, el síntoma tendría el efecto de «anclar» al sujeto para conectarlo a la realidad y hacer que se adapte a ella. Por tanto, actúa como un enclave que, una vez abandonado, provoca la aparición de psicosis.

Otro concepto esencial es el del «nombre del padre», que actúa como ley fundamental, como significante esencial que permite mantener juntos los tres registros. Lacan asocia la función paterna de anclaje con la actividad simbólica del individuo, el que exige la ley.

Además, es posible asociar el nodo alobjeto a, ya que es el otro lado del deseo el que nos hace sentir que falta algo en nuestra vida. En ese sentido, está relacionado con la pérdida. El objeto, por tanto, además de estar estructurado en los tres registros, también se rige por los accionamientos.

Los impulsos son penetrados por el lenguaje y empujan al individuo a perseguir el objeto de su deseo.. Cuando satisface ese deseo, logra placer; cuando no obtiene satisfacción, se produce la angustia; finalmente, cuando se opone a la realidad, aparece el fantasma.

Conclusiones

El nudo borromeo representa los lazos que componen nuestra estructura psíquica.. El registro simbólico nos muestra que el mundo está estructurado según leyes que regulan las interacciones y está profundamente ligado al lenguaje.

El imaginario tiene que ver con la imagen especular del cuerpo, que nos permite identificarnos. Finalmente, lo real es el registro ligado a la existencia, a lo que no tiene sentido y es difícil de expresar con palabras.

Entonces, el nudo representaría nuestra estructura psíquica. El cuarto registro, en cambio, o el síntoma, evitaría la manifestación de conductas psicóticas. Sin duda, una analogía fascinante para comprender cómo funciona nuestra mente.

Lacan, J. (1953). Lo simbólico, lo imaginario y lo real. De los nombres del padre, 11-64.

Lacan, J. (1956/1996). El seminario. La relación de objeto, Buenos Aires: Paidós.