Estimulación sensorial en personas con Alzheimer

Estimulación sensorial en personas con Alzheimer

La estimulación sensorial en personas con Alzheimer promueve el desarrollo de funciones cognitivas, emocionales, motoras y psicosociales. Además de eso, facilita el aprendizaje a través de los sentidos y la percepción.

El Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa cada vez más extendida debido al aumento de la esperanza de vida de la población mundial. Aún no se ha encontrado una cura, pero hay varias intervenciones disponibles que pueden retrasar su curso o reducir la intensidad de los síntomas. Entre estos, hay estimulación sensorial.

Este tipo de intervención se centra en los sentidos, en los estímulos que vienen del exterior. Pensamos en el hecho de que los pacientes con Alzheimer pueden sufrir un deterioro cognitivo, pero también un deterioro emocional a medida que pierden la capacidad de regular las emociones. Sin embargo, no falta la habilidad más primordial: la de sentir. Y es precisamente este aspecto el que se aprovecha de la estimulación sensorial.

En las siguientes líneas presentamos los beneficios potenciales de esta técnica y los métodos de aplicación. ¡Sigue leyendo!

La enfermedad de Alzheimer de un vistazo

Es una enfermedad neurodegenerativa capaz de comprometer diversas funciones del organismo. En este sentido, se manifiesta a nivel físico, cognitivo, emocional y conductual (funciones ejecutivas).

Entre las primeras señales de alerta se encuentran la pérdida de memoria y una mayor distracción o desorientación (tanto espacial como temporal). La persona necesita instrucciones precisas para realizar una actividad; muestra una disminución en la iniciativa y pérdida de vocabulario que la lleva a comunicarse con menos precisión.

El Alzheimer hace que sea más difícil realizar incluso las actividades diarias más simples.. Además de eso, también tiene un impacto emocional, ya que la sensación de irritación o impotencia resultante de la pérdida de habilidades puede hacer que la persona sea más irascible.

Existen varias teorías sobre la causa de esta enfermedad. Algunos hablan de grupos neurofibrilares, que es un conglomerado anómalo de proteínas. Formada por pequeñas fibras que se entrelazan dentro de las neuronas. La proteína tau también interviene en este proceso: el elemento principal de estos grupos.

¿En qué consiste la estimulación sensorial?

Cuando hablamos de estimulación sensorial, nos referimos a un conjunto de técnicas y ejercicios diseñados para activar los sentidos a través de estímulos específicos. Por tanto, estamos hablando de una especie de despertar de los sentidos. El propósito de esta intervención es facilitar la entrada de información sensorial en el sistema nervioso.; de esta forma ayuda a la persona a desarrollar un conjunto de sensaciones y percepciones.

Así, a través de la estimulación el paciente aprende qué le servirá de base y refuerzo para manejar las funciones cognitivas debilitadas, para comprender el mundo que lo rodea y para su expresión emocional.

Estimulación sensorial en personas con Alzheimer

La estimulación sensorial es una intervención no farmacológica que consiste en despertar las sensaciones y percepciones de los pacientes con enfermedad de Alzheimer. Para lograr este objetivo, se estimulan los siguientes campos:

  • Visual.
  • Auditivo.
  • Vestibular.
  • Táctil.
  • Olfativo.
  • Gustativo.

La intervención se lleva a cabo en ambientes multisensoriales denominados sala Snoezelen. Estas habitaciones nacieron en Holanda alrededor de los años 70 a partir de una idea de Hulsegge y Ad Verheul. Estos espacios están dedicados a tres tipos diferentes de actividades: relajación, interactividad y aventura.

La estimulación multisensorial realizada en las salas Snoezelen se basa en el modelo de integración sensorial, desarrollado por Anne Jean Ayres, terapeuta ocupacional y neurocientífica estadounidense.

Trabaja con las facultades cognitivas, sensoriales, motoras y psicosociales, que se estimulan en la habitación Snoezelen; este último puede ser pasivo o activo según el tipo de actividad.

Habitación Snoezelen:

  • Pasivo. El paciente entra en un entorno en el que se estimula mediante efectos sensoriales.
  • Activo. El individuo participa y aprende a través de actividades. Por lo tanto, se le anima a tomar conciencia de los efectos de sus acciones en el entorno circundante.
  • habitación blanca. El blanco es el color predominante en estos ambientes. El objetivo es proporcionar un ambiente relajante en el que estimular pasivamente al sujeto.
  • Espacio negro u oscuro. Son ambientes donde se utiliza iluminación con luz ultravioleta, con elementos que brillan. En este caso, los pacientes reciben fuertes estímulos.
  • Inmersión en la aventura. Estas salas están repletas de materiales que facilitan el desarrollo sensorial, cognitivo y motor. Por tanto, existen materiales con diferentes texturas, colores y olores.

Las actividades también son realizadas por profesionales como médicos, psicólogos clínicos, neuropsicólogos, enfermeras y terapeutas ocupacionales.

La idea es intervenir en personas con Alzheimer durante las diferentes etapas de la enfermedad, aunque los efectos son más pronunciados en las etapas temprana e intermedia del trastorno.

Estimulación sensorial: un recurso valioso contra el Alzheimer

Ya hemos explicado qué es la estimulación sensorial en personas con Alzheimer. Pero Cuales son los beneficios? Veámoslos:

  • Una oportunidad de movimiento y actividad.
  • Expresión emocional.
  • Favorece la percepción de sensaciones.
  • Adquisición de aprendizajes.
  • Promueve la interacción con el medio ambiente.
  • Conciencia de sensaciones y percepciones.
  • Fomentar la comunicación.
  • Aporta sensación de bienestar.
  • Aumenta el tiempo de atención y concentración.
  • Reduce la apatía, la agresión y los comportamientos destructivos.

Sin duda, este tipo de intervención debe realizarse con rigor y requiere de autoorganización, adaptación al entorno, creatividad y participación activa del interesado.

En resumen, existen técnicas que pueden ofrecer cierto nivel de bienestar en los pacientes con Alzheimer. La estimulación sensorial es sin duda uno de ellos. Gracias a esta técnica, la vida de los pacientes mejora gradualmente con el consiguiente alivio también de las personas que los cuidan.

  • Monsalve Robayo, A.M & Rozo Reyes, C. M. (2009). Integración sensorial y demencia tipo Alzheimer: principios y métodos para la rehabilitación. Revista Colombiana de Psiquiatría, 38 (4).