Estrés episódico agudo: angustia recurrente

Estrés episódico agudo: angustia recurrente

Dolores de cabeza, hipertensión, trastornos cardiovasculares … El estrés episódico agudo suele afectar a un tipo de personalidad concreto. Y puede ser peligroso.

El estrés episódico agudo a menudo tiene efectos graves sobre la salud. Este término define un estado psicológico intermitente, muy agotador, que se produce de forma intensa y luego desaparece por un corto tiempo. Este trastorno está asociado a un perfil de personalidad específico.

Estamos hablando del tipo que en la década de 1950 los cardiólogos estadounidenses Meyer Friedman y Raymond Rosenman definían como personalidad tipo A. Las personas con este tipo de personalidad son competitivas, muy exigentes y viven en un constante estado de urgencia.

Es un modelo de procesamiento conductual y emocional que no está exento de problemas. Se define por rasgos como la impaciencia, la impulsividad, la mala gestión emocional y, a veces, incluso la hostilidad. Sin embargo, lo más preocupante es una mayor tasa de enfermedad cardiovascular.

Estrés episódico agudo: tipos, desencadenantes y tratamiento

El estrés episódico agudo es una de las tres formas más comunes de esta condición mental. Por tanto, desde un punto de vista terapéutico, es fundamental rastrear el factor desencadenante que provoca el desgaste físico y mental.

Un aspecto importante a considerar es que en general, quienes padecen este tipo de estrés no buscan ayuda profesional. Tienden a asumir que estar estresado todo el tiempo es parte de su personalidad. En cambio, es necesario adquirir estrategias psicológicas que ayuden a establecer un estilo de vida más saludable, en el que la salud psicológica y física no corran peligro.

La persona, por tanto, no cree que necesite ayuda, no se dan cuenta de que están reaccionando de manera desproporcionada o que tienen que aprender a manejar mejor sus emociones. Más bien, piensa que la vida es complicada para todos y que, por tanto, hay que adaptarse.

Asimismo, es importante señalar que, junto con el estrés agudo episódico, los ataques de pánico son comunes.

¿Cuáles son las causas del estrés episódico agudo?

El estrés episódico agudo es el resultado evidente de una personalidad hipersensible y exigente, el cual vive orientado en la inmediatez, en un sentimiento de alerta continua y pobre consecución de sus objetivos.

La denominada personalidad tipo A definida por los cardiólogos Friedman y Rosenman se caracteriza sobre todo por la ira, la ira y capacidad reducida para soportar la frustración. Tiende a ser competitiva, necesita demostrarse a sí misma que puede conseguir todo lo que quiere, y cuando eso no sucede, siente desolación y pánico.

Estudios como los realizados por el prof. Mark P. Petticrew indica que el patrón de comportamiento asociado con la la personalidad A es «la punta de lanza en la enfermedad coronaria».

Tratamiento de estrés

Existen varios tratamientos eficaces para el estrés. Sin embargo, debemos considerar que la misma técnica no siempre es válida para todos; por esta razón, ante todo es necesario identificar y comprender las necesidades individuales.

En general, las personas con estrés episódico agudo pueden beneficiarse de las técnicas de control emocional, especialmente cuando la principal dificultad está representada por el control de las emociones y los impulsos.

Entre estos, La terapia cognitivo-conductual puede ayudar al paciente a comprender su patrón de pensamiento. y cuánto pueden influir los procesos mentales en el estado emocional y el comportamiento.

Es importante destacar que en ocasiones nos quedamos atrapados dentro de comportamientos que consideramos normales o como rasgos de nuestra personalidad, pero que en realidad son estados patológicos claros.

Hacer que el estrés sea parte de nuestro estilo de vida reduce el bienestar y tiene un impacto grave en la salud física. Tengamos eso en cuenta.

  • Petticrew, M. Lee, K. y McKee, M. (2012). Patrón de comportamiento tipo A y enfermedad coronaria: la “joya de la corona” de Philip Morris. Am J Public , 102 (11): 2018-2025.
  • Friedman, H. y Booth-Kewley, S. (1987). Personalidad, comportamiento tipo A y enfermedad coronaria: el papel de la expresión emocional. Revista de Personalidad y Psicología Social. 53 (4): 783-792.