Historia del vampiro Montparnasse

La historia del vampiro Montparnasse corresponde a un caso de necrofilia, el cual se considera como el primero de su tipo. Para ese momento, el término necrofilia no estaba definido. A continuación podremos conocer con detalles lo sucedido.

Historia del vampiro Montparnasse

Lea también: El misterio de las mentes criminales

El personaje en cuestión, es llamado Bertrand. Los datos indican que su nacimiento fue en el año 1924, y que durante su etapa de adolescencia, era una persona que actuaba con mucha timidez cuando se trataba de relacionarse con personas del otro sexo, aun cuando sabía que se sentía atraído hacia ellas. Además de eso, en su perfil se incluyen otras conductas negativas como la de capturar animales para luego torturarlos hasta matarlos.

Francois Bertrand, el vampiro Montparnasse, fue una persona solitaria, quien creció por su parte, y cuando tuvo edad suficiente, entró en la escuela militar para conseguir su título de sargento. A medida que fueron pasando los años, los trastornos mentales que poseía, no lo dejaron tranquilo. Llegó un momento en el que no pudo tolerarlo más, y se fueron desarrollando los actos que lo llevaron a convertirse en el vampiro Montparnasse.

Su interés por cazar animales para torturarlos aumentó de nivel cuando los perros que encontraba en la calle ya no eran suficiente. Desde ese momento, decidió dirigirse a los cementerios por la noche, para desenterrar los cuerpos, en su mayoría femeninos, a los que le tocaba sus partes íntimas. Su sitio favorito para hacer esto, era el Pere Lachaise.

El vampiro Montparnasse dice haber encontrado a quien fuese el amor de su vida, al desenterrar el cuerpo de una chica de 16 años. Progresivamente, Bertrand se obsesionó con estos actos, y comenzó a hacerlo cada vez más seguido. Tenía relaciones sexuales con los cadáveres desenterrados, los mutilaba, y en ocasiones se podían encontrar partes humanas esparcidas por las instalaciones del cementerio. El tribunal militar también estableció pruebas de que el vampiro Montparnasse había bebido la sangre de algunos cuerpos.

En 1849 fue arrestado Bertrand, luego de que la policía estuviese tras su pista por mucho tiempo. En París, las autoridades monitoreaban los cementerios durante la noche, y colocaban trampas en varios lugares para atrapar al personaje que buscaban. Sin embargo, no fue un proceso fácil, debido a que el vampiro Montparnasse sabía moverse con agilidad, a pesar de que fue herido en una pierna. Luego de haber sido atrapado, fue llevado directamente al tribunal militar.

El suceso fue de gran impacto para la sociedad de París, debido a que Bertrand era reconocido por ser un militar modelo, y una persona con un perfil impecable. Durante su confesión, confesó que desde niño tenía fantasías con cadáveres de mujeres, y admitió todos sus problemas y defectos.

Bertrand no fue ingresado a una clínica psiquiátrica, como lo deseaban los médicos que se involucraron en su caso. Fue sentenciado a un año de prisión. Para esa época, se le denominó como un vampiro a la inversa, ya que era un ser vivo que solía alimentarse de cadáveres. Después de su tiempo en prisión se suicidó, luego de que un equipo de profesionales trató de curarlo, a los 25 años.

ESCRIBE UN COMENTARIO