Intervención en el trastorno límite de la personalidad

Intervención en el trastorno límite de la personalidad

Típico del trastorno límite de la personalidad es la tendencia a una escalada emocional en situaciones que generan frustración o malestar. ¿Cuáles son las posibles intervenciones?

La intervención en el trastorno límite de la personalidad tiene en cuenta una característica típica del paciente: ante una situación que genera frustración o sufrimiento, la respuesta es un comportamiento no adaptativo. Esta reacción está ligada a expectativas demasiado elevadas que, de no cumplirse, terminan generando malestar.

En este trastorno es igualmente frecuente el pensamiento dicotómico, que condiciona las relaciones sociales y la percepción de la realidad. Esto explicaría, por otro lado, un comportamiento rígido que limita el ámbito emocional, laboral y social.

Es cierto que las personas emocionalmente estables pueden reaccionar igualmente de manera inapropiada en situaciones que generan frustración. Sin embargo, existe una clara diferencia entre alguien que disfruta de estabilidad emocional y un individuo con trastorno límite de la personalidad.

Los primeros suelen saber hasta qué punto pueden «dejarse llevar» por las emociones. Este último, por el contrario, reaccionan intensamente al malestar, lo que lleva a comportamientos de riesgo.

Trastorno límite de la personalidad

El trastorno límite de la personalidad se clasifica en el DSMV dentro del grupo B de trastornos de la personalidad. Se caracteriza por un patrón de inestabilidad emocional que condiciona las relaciones sociales, la imagen que uno tiene de sí mismo y los afectos.

La impulsividad es otro rasgo típico que se manifiesta, en una escalada emocional, como reacción a hechos desagradables. En el peor de los casos, puede conducir a comportamientos peligrosos como autolesiones o agresión.

Podemos resumir a grandes rasgos el mecanismo del trastorno límite de la personalidad con la tendencia a una escalada emocional bastante fuerte ante situaciones que pueden generar emociones desagradables. Esta progresiva intensificación de las emociones es signo de una alta reactividad con el entorno, con un retorno a la línea de base más lento de lo normal.

Intervención en el trastorno límite de la personalidad

El trastorno límite de la personalidad a menudo se asocia con otros trastornos (alimentación, control de impulsos y adicciones). La terapia psicológica es necesaria e importante durante todo el tratamiento.

Los comportamientos no adaptativos asociados con este trastorno ayudan a calmar el malestar solo a corto plazo, pero no a largo plazo. Los medicamentos, en este sentido, pueden ser un buen complemento de la psicoterapia.

En algunos casos, se requiere hospitalización o tratamiento específico de trastornos asociados. Describimos a continuación dos posibles modos de intervención en el trastorno límite de la personalidad.

Terapia conductual dialéctica

Sviluppata da Marsha Linehan, combina estrategias de comportamiento con estrategias de aceptación y cambio a través de un modelo dialéctico.

La dialéctica, parte del programa terapéutico, exagera las conclusiones absolutistas del pensamiento dicotómico; Estimula la aceptación del malestar y la modificación de algunos patrones de comportamiento disfuncionales.

¿En qué consiste el tratamiento?

La terapia conductual dialéctica estándar para el tratamiento del trastorno límite de la personalidad es un programa integral que incluye cuatro enfoques:

  • Terapia individual. Las sesiones generalmente tienen una frecuencia semanal y una duración de 50 a 60 minutos.
  • Actualización de habilidades. Este módulo, realizado en grupo y dirigido por otro terapeuta, completa la terapia individual. Las habilidades ejercidas son conciencia, regulación emocional, tolerancia al malestar y efectividad interpersonal. Las sesiones son semanales y duran 2-3 horas.
  • Ampliación de habilidades. El paciente debe aplicar las habilidades adquiridas durante la terapia de grupo a su contexto diario. Para lograr este objetivo, se realizan llamadas telefónicas entre sesiones.
  • Grupos de control. Con la intención de prevenir el burnout del terapeuta a cargo del tratamiento, se realizan sesiones de supervisión semanales con todo el grupo de trabajo.

Antes de acceder al programa terapéutico, el paciente se compromete a asistir a las sesiones durante el tiempo establecido (generalmente de 6 a 12 meses). La ausencia de cuatro sesiones consecutivas suele ser un motivo para interrumpir el tratamiento.. Una vez finalizado el plazo establecido por el contrato terapéutico, será posible negociar una nueva entrada en terapia.

Terapia de imagen simbólica

Diseñada por la psicóloga española Soledad Santiago López, la terapia con imágenes simbólicas (terapia icónica) es un modelo integrado. Incluye una fase explicativa, dirigida a explicar la falta de regulación emocional; además de un modelo terapéutico que ofrece la Estrategias útiles para trabajar en comportamientos desadaptativos y aspectos de vulnerabilidad. que aumentan el riesgo de comportamiento inestable.

Características y aplicación

Este enfoque terapéutico trata el trastorno límite de la personalidad mediante el uso de imágenes simbólicas. El objetivo es ayudar a verbalizar, de forma no crítica, algunos aspectos de la conducta desadaptativa.

Asimismo, fomenta el insight, le permite ejercitar habilidades personales como la tolerancia y aceptación a la frustración. También trabaja aspectos como el sentimiento de vacío, la identidad personal, la autoestima, etc.

La intervención implica el uso de 32 imágenes que se colocarán en un mapa. El mapa permite al paciente orientarse entre las emociones, desde las más negativas hasta las estrategias de afrontamiento más útiles. El tratamiento dura unas 12 semanas, acompañado, una vez por semana, de sesiones grupales o familiares e individuales.

Binks CA, Fenton M, McCarthy L, Lee T, Adams CE y Duggan C (2006b). Terapias psicológicas para personas con trastorno de la personalidad borderline. En: Biblioteca Cochrane Plus, número 2, 2008. Oxford: Update Software Ltd. Disponible en: http://www.update-software.com

Swales, M. (2009). Terapia de comportamiento dialéctico: descripción, investigación y direcciones futuras. Revista internacional de consulta y terapia conductual, 5 (2), 164-177

Verheul, R., Van Den Bosch, LMC, Koeter, MWJ, De Ridder, MAJ, Stijnen, T y Van den Brink, W. (2003). Terapia conductual dialéctica para mujeres con trastorno límite de la personalidad: ensayo clínico aleatorizado de 12 meses en los Países Bajos. Revista británica de psiquiatría, 182 (2), 135-140.