Jengibre para mejorar la atención, el enfoque y la memoria

Originario de China y una de las principales especias de la cocina asiática, el jengibre es una raíz que ahora se encuentra fácilmente en todo el mundo. Esta raíz se ha utilizado por sus beneficios terapéuticos en varias prácticas medicinales tradicionales durante miles de años. Su uso más tradicional apunta a la capacidad de mejorar la digestión, las náuseas y los síntomas del resfriado.

Recientemente, la ciencia ha estado probando algunas de sus propiedades que antes se desconocían. Además de su uso terapéutico para la inmunidad, el alivio de los síntomas del resfriado y el malestar, algunos compuestos del jengibre tienen la capacidad de cambiar la forma en que funciona nuestro cerebro.

Para estudiantes y profesionales con trabajos que requieren concentración y buena memoria, el jengibre puede brindar beneficios muy relevantes.

Los estudios demuestran que incluso pequeñas dosis de jengibre pueden mejorar la atención, la memoria a corto plazo y el tiempo de reacción. Esto se debe en parte a que algunos compuestos que se encuentran en el jengibre muestran un aumento en el nivel de actividad de la acetilcolina, un neurotransmisor asociado con la memoria y el aprendizaje. La acetilcolina es un neurotransmisor importante que proporciona neuroplasticidad a nuestro cerebro. La neuroplasticidad es la capacidad del cerebro para moldear y reformatear para aprender nuevas habilidades y retener recuerdos.

Las propiedades antiinflamatorias del jengibre también protegen nuestro cerebro de daños a largo plazo, como la pérdida de memoria y la demencia, y permiten la función completa del hipocampo, la parte del cerebro responsable de nuestra memoria a corto plazo. El neuronutriente del jengibre 6-shogaol es el más responsable de modular los procesos inflamatorios del cerebro. En estudios con 6-shogaol, los investigadores afirman que debido a sus efectos neuroprotectores, el 6-shogaol puede usarse como un agente terapéutico eficaz para el tratamiento de enfermedades neurodegenerativas.

El jengibre también puede aumentar la producción de dos de los neurotransmisores más importantes, la serotonina y la dopamina. La serotonina está relacionada con los sentimientos de bienestar y la dopamina está relacionada con los sentimientos de recompensa y motivación. Efectivamente, cuando el jengibre aumenta los niveles de estos neurotransmisores, puede hacerte sentir más motivado y feliz.

Además, hay más de 50 compuestos antioxidantes en el jengibre, lo que lo convierte en uno de los alimentos con mayor concentración de antioxidantes. Un grupo de estos antioxidantes, el neuronutriente gingerol, puede prevenir el deterioro prematuro de las neuronas, protegiendo al cerebro de la oxidación de los radicales libres.

Resumen de beneficios para la mente

El consumo puntual de jengibre mejora la atención, la memoria a corto plazo y reduce el tiempo de reacción a los estímulos.

El 6-shogaol protege al cerebro de la neuroinflamación, preservando la capacidad de memoria y cognición a lo largo del tiempo.

También te puede interesar
  • Aprenda a hacer té de jengibre y sepa para qué sirve
  • Aprende a plantar jengibre: ¡ten esta raíz en tu casa!
  • Déjate impresionar por los beneficios para la salud del jengibre

Las propiedades antioxidantes del gingerol protegen al cerebro contra la oxidación de los radicales libres.

Para las personas que intentan concentrarse en la escuela y el trabajo, consumir jengibre puede ayudarlo a mantenerse concentrado y mejorar su memoria a corto plazo. El consumo continuo a largo plazo mantiene el cerebro sano y activo.

El jengibre natural fresco consumido como alimento no presenta efectos adversos en el organismo; sin embargo, la dosis ideal para obtener los beneficios no necesita exceder una o dos cucharaditas por día. Los extractos y suplementos de jengibre también son efectivos, pero su consumo excesivo puede tener consecuencias. Si está interesado en consumir suplementos de jengibre, se recomienda consultar a su médico o nutricionista.

Algunos consejos para consumir jengibre a diario de forma natural:

  • Agrega jengibre a tu mezcla aromática. Los aromáticos son especias, como la cebolla, el ajo y el pimiento, que se utilizan para dar sabor a los alimentos.
  • Té de jengibre con limón: fácil de preparar y alivia los síntomas de congestión, náuseas y mejora la digestión.
  • El jengibre se puede incorporar en dulces y panes. Hay varias recetas de galletas, panes y pasteles con jengibre.

Hay muchas otras especias, que quizás ya conozcas, que aportan beneficios a la memoria, la atención, el humor y la disposición. Obtenga más información con el libro electrónico gratuito «6 especias para la mente».