La amistad

UNAla amistad es una joya rara en cualquier momento, en cualquier lugar y circunstancia !!!! Esta es quizás una de las pocas certezas absolutas que tengo en la vida, para todos los demás, la duda es bienvenida en mi vida diaria.

Joyas porque hace brillar los ojos, todo el mundo quiere tenerlas, es preciosa y bonita. Raro porque en tiempos virtuales, cuando todos tenemos cientos de amigos en las redes sociales, cuando se exacerba el individualismo, las metas, el crecimiento profesional y el aislamiento social, el encuentro, el abrazo y la mirada de un amigo nos recuerda el humanos somos y cuanto necesitamos, eso sí, el abrazo, la mirada y la garantía que tenemos para los que llaman en medio de la noche.

La amistad es un lugar seguro, donde las salidas y las distancias no significan un final ni una ausencia, porque dentro hay un amigo y basta el recuerdo de un momento compartido para que nuestra alma se llene de cariño y gratitud. La amistad es sagrada porque nos enseña generosidad, amor y complicidad.

La amistad es un tema que nunca cae en desgracia y está en películas, novelas, libros, revistas, en un poema o una canción. Sin ella, somos seres aún más solitarios, egoístas, limitados y arrogantes.

Vivir la amistad es siempre una oportunidad para conocer a los diferentes, compartir secretos y conocerse mejor, porque a través de ella los intercambios son intensos. Culturas, razas, religiones, ideologías, géneros, traumas, dolores, amores y muchas otras cosas se entrecruzan, se enredan y se desenroscan, tejiendo un conocimiento de vivir con dos, tres, cuatro ……


amistad

La amistad es división y multiplicación, por eso, juntos y mezclados, al fin y al cabo, lo bueno es promover encuentros de amigos desconocidos y transformarlos en nuevos amigos. De una pareja es posible salir un cuarteto, una nueva pareja, un trío, en fin, en la amistad, la matemática prueba la infinidad de encuentros posibles.

La amistad es salud en la medida en que la conversación quita el peso de la rutina y nos pone en pie de igualdad con alguien también aplastado por la vida cotidiana. Es salud cuando la risa y más risa limpian nuestro hígado de tantas toxinas y nos hacen sentir ligeros, aunque solo sea por unas pocas horas. Es salud porque nos enseña a escuchar, y escuchando aprendemos a mirar, y mirando al otro nos miramos a nosotros mismos y descubrimos mucho de lo que somos.

La amistad y la confianza siempre van juntas, juega con el tiempo y nos permite descubrir y experimentar una de las mil formas de amar.