La crisis de pareja y sus alarmas

La crisis de pareja y sus alarmas

La de pareja es una relación que debe estimular y enriquecer a quienes forman parte de ella. Cuando no es así, hay signos claros de una posible crisis de relación.

Tener pareja es una de las relaciones más importantes de nuestra vida. Por eso, es vital que el vínculo se mantenga sano, para que ambos se sientan enriquecidos. Sin embargo, muy a menudo ignoramos señales importantes que indican que algo no va como debería y eso, por tanto, es un indicio de una crisis de pareja.

Cada etapa de la relación tiene características únicas, pero comparte ciertos rasgos con las demás. Cuando forjamos un vínculo emocional con otro ser humano, asumimos ciertas responsabilidades hacia nosotros mismos y nuestra pareja. Precisamente por eso debemos comprometernos y trabajar los motivos de los roces, para que no desgasten la relación y no acaben generando sufrimiento.

Las siguientes son algunas de las situaciones más comunes que perjudican a la pareja. Será útil prestar atención a estas señales de alerta comprender la salud de la relación y actuar en consecuencia.

Campanas de alarma que indican una crisis de pareja

Aléjate de los demás

Suele ocurrir al inicio de la relación, debido al fuerte deseo de ambos de estar juntos todo el tiempo, o puede ocurrir más tarde por la inercia de la vida de la pareja. Pero esta situación puede deberse a los celos excesivos de la pareja. y ella siendo posesiva, o podríamos ser nosotros los que decidiéramos dedicar la mayor parte de nuestro tiempo a la relación.

De cualquier manera, es una de las señales de advertencia más importantes. Una relación en pareja no debe llevarnos a perder el contacto con las personas que amamos, a abandonar nuestra carrera., nuestras pasiones o tiempo para nosotros mismos.

Todos estos elementos son fundamentales para tener una vida sana y equilibrada; Descuidar este aspecto puede alimentar una fuerte dependencia de la pareja.

Falta de equilibrio y crisis de pareja

A menudo sucede notar que en algunas parejas uno de los dos miembros invierte mucho más tiempo, fuerza y ​​energía para salvaguardar el vínculo. Siempre es la misma persona quien se rinde, hace planes y atiende las necesidades físicas y emocionales, mientras que el otro solo recibe, la mayor parte del tiempo sin siquiera agradecer lo que se le da.

En una relación sana y satisfactoria debe haber reciprocidad. Si no, tarde o temprano La carga será imposible de soportar para uno de los miembros., que comenzará a sentirse frustrado, triste y solo. Esto no significa que todo deba ser perfectamente justo en todo momento, sino que es fundamental sentir que es un camino para compartir.

Falta de respeto

El respeto es fundamental en cualquier relación interpersonal, y especialmente en una relación de pareja. La falta de respeto es posible de diferentes formas: desde las más obvias (como en casos de violencia física o psicológica) hasta las más sutiles (como cuando uno se burla del otro o menosprecia sus intereses, opiniones o sentimientos).

Debemos tener claro que no es aceptable ni tolerable bajo ninguna circunstancia. No importa lo enojados o frustrados que nos sintamos: somos adultos y debemos poder utilizar herramientas que no superen los límites establecidos.

Si la pareja humilla, ridiculiza, ignora o menosprecia nuestros sentimientos, no debemos tolerarlo. El respeto siempre comienza por uno mismo; enseñamos a otros cómo tratarnos.

Formas de comunicación inadecuadas

La comunicación agresiva, pasiva o inadecuada es una llamada de atención que no podemos ignorar. Todas las parejas tienen motivos de desacuerdo, pero si saben expresarse, podrán resolver los conflictos sin dolor y sin consecuencias.

Si no, la incapacidad de comunicarse de manera honesta y asertiva aumentará la distancia entre los dos.

¿Cómo comportarse ante los signos de una crisis de pareja?

Reconocernos en uno de estos puntos no significa que nuestra relación haya llegado a su fin. Sin embargo, es importante no pasarlos por altoi, de lo contrario, los problemas podrían aumentar. Actuar a tiempo con el diálogo, modificar comportamientos o incluso buscar la ayuda de un profesional si es necesario, nos ayudará a recuperar el vínculo.

Las relaciones humanas son complejas y las de pareja, en particular, actúan como espejo de una forma mucho más visible. Exactamente por esta razón, cualquier inversión que hagamos en una relación resultará en un mayor bienestar para ambos.

  • Rodriguez, C. (2013). Parejas viables que perduran en el tiempo. Diversitas, 9(2), 257-270.
  • Zafra, E. L., & Espartal, N. R. (2008). Relación entre cultura del honor, celos y satisfacción en la pareja. Boletín de Psicología, 94(1), 7-22.