La danza como instrumento de fluidez

El niño que nace libre comienza a ser encarcelado para que pueda vivir en sociedad. Y pronto se advierte al cuerpo, un hogar terrestre, especialmente a la hembra, que se quede callado. Pero la naturaleza del cuerpo es movimiento y la danza es uno de los instrumentos que permite la fluidez en las aguas de la vida.

No soy un experto en baile, pero una vez que tengo un cuerpo, puedo bailar. Eso es liberación. Mi ser corporal no se puede enmarcar, medir, estandarizar, porque nací para ser libre y celebrar.

Las energías creativas necesitan ser ventiladas para equilibrar nuestras vidas. Cuando una mujer expresa su creatividad genuina, comienza a aceptar lo femenino intrínseco, honrarlo y celebrarlo. Las expresiones corporales expresan energías femeninas y la danza puede ser un canal. Desde la antigüedad, la danza se ha utilizado en ceremonias, rituales. El cuerpo en movimiento promueve una conexión entre el mundo interior y el exterior. Para la mujer, la danza es una forma natural de dar rienda suelta a la ciclicidad, el cuerpo se une al ritmo de la vida.

En el libro Luna Roja: las energías creativas del ciclo menstrual como fuente de empoderamiento sexual, espiritual y emocional, de Miranda Gray, tenemos la siguiente sugerencia:

Cuando comience a bailar, deje que el ritmo guíe sus pasos y pensamientos. El swing al ritmo de la música irá disipando gradualmente cualquier sentimiento de vergüenza o inhibición, y pronto sentirás alegría y placer con los movimientos de tu cuerpo. Toma conciencia, a través del ritmo, de las energías creativas de tu cuerpo y del mundo que te rodea. Permita que sus sentimientos expresen estas energías bailando en el mundo manifiesto; baila tu sexualidad, tu placer de vivir, tu conciencia, tu visión, tu intuición y creatividad. Deje que la energía fluya de sus dedos, cabello y pies y visualice esa energía como un aura radiante a su alrededor. Use su voz para llamar, jadear, gritar fuerte mientras baila, liberando energía a través de la respiración. Por último, déjate llevar y llora y, cuando te sientas agotado, acuéstate en el suelo y descansa.

Tabla de contenidos

También te puede interesar
  • Comprender la relación entre la danza del vientre, la psicoterapia y el rescate de lo femenino
  • Descubra por qué asombran los que bailan sus males
  • Descubre lo que puede hacer y ser un cuerpo bailarín.

El cuerpo, naturalmente sagrado, ha sido distorsionado y silenciado por muchas culturas patriarcales. La armonía solo es posible a través de la conciencia y el respeto por nuestros cuatro cuerpos: físico, mental, emocional y espiritual. La relación con el cuerpo físico es un reflejo de nuestra conciencia, por lo que cuanto más nos expandimos, más amor sentimos por todas las partes que nos componen.

Recientemente leí una frase de un poema celta: «Quizás tu cuerpo es tu propia fe y el mejor amigo de tu alma». Desde entonces, me di cuenta de que nuestro cuerpo es nuestro propio camino.