Las personas con enfermedades degenerativas

Las personas con enfermedades degenerativas

¿Alguna vez te has preguntado cómo viven las personas con enfermedades degenerativas? Su vida es definitivamente dura, pero puede ser mejorada con algunos pequeños ajustes.

La salud es fundamental para nuestro bienestar, tanto que muchos de nosotros asociamos una mayor calidad de vida con una buena condición física y mental. Sin embargo, y precisamente por este pensamiento, cuando nos golpea una enfermedad, el mundo parece caer sobre nosotros y pensamos que nada tiene sentido. Este podría ser el caso de las personas con enfermedades degenerativas….

La verdad es que la calidad de vida no puede medirse sólo por el estado de salud. Hay muchos otros factores que pueden influir en ella. Es precisamente a estos a los que hay que apelar si se quiere mejorar el bienestar de los personas con enfermedades degenerativas.

Antes de profundizar en el tema, es justo entender exactamente lo que es una enfermedad degenerativa…. Vamos en orden.

¿Cuáles son las características de una enfermedad degenerativa?

Las enfermedades degenerativas suelen ser afecciones crónicas en las que se deterioran ciertas células del cuerpo humano. Esto causa un deterioro de los tejidos, que en algunos casos dejan de funcionar. A diferencia de las enfermedades infecciosas, las enfermedades degenerativas no son desencadenadas por agentes externos. Es nuestro propio organismo el que causa los síntomas.

Algunos ejemplos bien conocidos de enfermedades degenerativas son las que afectan al sistema nervioso central. Éstos interfieren con el buen funcionamiento del cerebro al perjudicar las capacidades cognitivas y el control motor. Dos ejemplos conocidos son la enfermedad de Alzheimer y la de Parkinson.

Pero las personas con enfermedades degenerativas no sólo tienen síntomas a nivel nervioso. Muchas de estas enfermedades crónicas, de hecho, afectan a cualquier tejido. Por lo tanto, cualquier órgano, aparato o sistema del cuerpo puede verse afectado.

Las enfermedades degenerativas son complicadas de entender, tanto para el paciente como para sus familiares. La falta de cuidado y la reducción de la independencia y la libertad individuales son realidades difíciles de aceptar. En cualquier caso, cabe destacar que el paciente no siempre sufrirá una pérdida total de su calidad de vida.

Cómo mejorar la vida de las personas con enfermedades degenerativas

La calidad de vida es un concepto muy abstracto, difícil de definir para que sea válido para cualquiera. Los indicadores oficiales, de hecho, se establecen al nivel de bienestar de cada país.

Pero estos datos no nos ayudan cuando hablamos de la necesidad de aumentar nuestra felicidad individual. En cualquier caso, hay algunos factores generales que pueden mejorarla objetivamente.

Por ejemplo, las relaciones personales y la autoestima están probablemente en la misma esfera de definición que la felicidad (al menos para la mayoría de los seres humanos). Y es precisamente en estos aspectos en los que se puede trabajar para hacer más serena la existencia de las personas con enfermedades degenerativas.

  • Entorno familiar favorable. Los parientes cercanos deben apoyar al paciente mostrando su afecto y respeto. Es importante que la persona no se considere una carga para su familia. Sentirse amado y útil permite al ser humano considerarse parte de su grupo social.
  • Entorno social activo. Como hemos visto, pertenecer a un grupo es fundamental para el bienestar. Hay muchas personas que comparten una enfermedad, que se reúnen para expresar sus preocupaciones y aprender de las experiencias de los demás. Buscar el apoyo de otros puede ser muy útil.
  • La salud física. A menudo, para sentirnos bien con nosotros mismos, también tenemos que cuidar lo que tenemos dentro. Por eso, las personas con enfermedades degenerativas no deben descuidar su apariencia física ni dejar de apreciar su imagen.

Tampoco deben renunciar a todo en términos de bienestar físico. En la medida de lo posible, deben cuidar sus cuerpos y la forma en que se presentan a los demás. Podemos estar seguros de que su estado mental también mejorará considerablemente.

Otras formas de ayudar a las personas con enfermedades degenerativas

Además de estos elementos clave, se han desarrollado nuevas terapias con el objetivo de mejorar la calidad de vida de estos pacientes.

Por ejemplo, la hipoterapia (o terapia asistida por caballos) en personas con esclerosis múltiple, y también la terapia con perros para pacientes con Alzheimer.

Independientemente de todo, es importante saber que hay muchas maneras de mejorar la vida de los enfermos crónicos. Si te encuentras en esta situación o conoces a una persona que sufre una enfermedad degenerativa, recuerda: siempre puedes hacer algo para hacerla sentir mejor.