Limpia tus gastos financieros y aprende a ahorrar

En tiempos de crisis, es importante repensar nuestro gasto diario para compensar los gastos financieros no esenciales. Después de todo, nadie quiere ser negativo en el banco, ¡y mucho menos tener que recurrir al infame sobregiro!

A veces gastamos más de lo que debemos no porque seamos consumidores compulsivos, sino porque carecemos de educación financiera. ¡Vea ahora algunos valiosos consejos que pueden ayudarlo a controlar los gastos superfluos y ahorrar su dinero de la manera correcta!

Hacer un presupuesto

Al establecer un presupuesto, establece un plan financiero para el mes. Si vive con otras personas, trate de hablar con ellas sobre los gastos y deudas de la casa. De esa manera, moviliza a todos los que lo rodean para que contribuyan de manera inteligente al presupuesto.

Para desarrollar su presupuesto, debe seguir una fórmula básica. En él incluirás los ingresos de todo lo que recibas en el mes, es decir: salario, pensión, freelas y boquillas, rentas etc. Luego también debes incluir tus gastos: gastos del hogar, alimentación, salud, ocio, educación, cuentas por pagar, entre otros.

Escriba todo en papel o ponga una hoja de cálculo en su computadora. De esa manera, puede comparar gastos e ingresos para ver si hay escasez o dinero restante al final del mes. Gracias a la tecnología, también es posible utilizar algunas aplicaciones móviles, como Organizze. Le ayudan a visualizar mejor la relación entre gastos e ingresos en su presupuesto mensual.

Registre (¡todos!) Sus gastos

Intente anotar todos sus gastos diarios, ¡pero no se pierda nada! Si gasta R $ 0,25 para comprar un dulce, regístrelo en una agenda o en el bloc de notas de su teléfono celular. También separe información sobre sus gastos, como la tarjeta utilizada, el método de pago o cuántas veces la compra fue a plazos.

A través de tus notas, controlarás mejor el presupuesto del mes, tomando el control de tus ingresos. Al crear este hábito, podrás visualizar más fácilmente el flujo de tu dinero, pudiendo sorprenderte por la cantidad de gastos superfluos que realizas durante el mes!

Método 50/30/20

Este método tan simple es utilizado por economistas y administradores de empresas. Sus gastos se dividen en la proporción 50%, 30% y 20%. Del dinero, el 50% debe usarse para pagar gastos fijos; 30%, gastos variables; y el 20% debería utilizarse para crear una reserva financiera.

Ponga como gastos imprescindibles todo lo imprescindible, es decir, gastos inevitables, de los que no hay escapatoria: alquiler, prestaciones, facturas de agua y luz, alimentación, transporte, etc.

Entre los gastos variables, incluya sus gastos no esenciales, es decir, artículos superfluos, no necesarios para su supervivencia, pero que son buenos para usted. En esta sección puedes incluir comprar algo de ropa, salir a cenar o ir al cine. ¡Después de todo, nadie está hecho de hierro y el hombre no vive solo de pan!

En cuanto al 20% restante de sus ingresos, póngalos en su alcancía. Piense en ese dinero como una inversión para su futuro. Esta reserva se puede utilizar en su jubilación, en un viaje, en una inversión o incluso en una aplicación. ¡Resiste la tentación de sacar dinero de tu calcetín! Recuerde, este método es simple, pero requiere disciplina.

Reduzca el gasto sabiamente

El ocio no siempre consume todo nuestro dinero. A veces gastamos más en cosas que creemos que son esenciales, pero que, en el fondo, no necesitamos. ¿Utiliza todo Internet en su plan de datos móviles? En cuanto a los canales de televisión por cable, ¿los necesita todos? ¿Qué pasa con la suscripción a esa revista o periódico que no lee?

Quizás sea el momento de buscar opciones más asequibles, pero que satisfagan sus necesidades básicas, como planes de teléfono e Internet más económicos. O incluso reducir algunos de esos gastos, como la tarifa anual de esa tarjeta de crédito que ya no usa. De esa manera, no será demasiado difícil gastar el mes y aún podrá tener más dinero para otras actividades.

Otros consejos

El cielo es el límite cuando pensamos en la cantidad de acciones que podemos realizar para ahorrar dinero. Otras acciones que puede tomar para evitar gastos innecesarios son evitar compras impulsivas, investigar y comparar precios antes de comprar algo y prestar atención al extracto de su tarjeta de crédito.

También es posible ahorrar en las facturas de luz y agua. ¿Realmente necesitas dejar la luz de tu dormitorio encendida a las diez de la mañana en un día soleado? ¿Y es realmente necesario ese baño de una hora? ¡Además de contribuir a tu bolsillo, estarás ayudando a preservar el medio ambiente!

También te puede interesar
  • Siga estos siete pasos y comience a recolectar dinero
  • Aprenda a ahorrar dinero con estas TED Talks
  • Descubra cómo reorganizar sus finanzas y ahorrar dinero

¡También trata de valorar los placeres gratuitos de la vida! Llama a tus amigos para visitar tu casa en lugar de salir juntos, o da un paseo por el parque en lugar de gastar en tarifas de gimnasio solo para usar la cinta de correr.

¡Siguiendo estos consejos, verá cómo aumentará su calidad de vida y el dinero en su bolsillo!