Linaza: alimento funcional beneficioso

CUtilizada principalmente en Canadá, Estados Unidos y Argentina, la linaza es una oleaginosa rica en proteínas, lípidos y fibras. Aunque pequeña, la linaza se considera un alimento funcional eso trae grandes beneficios, ya sea para el corazón, intestino e incluso para prevenir algunos tipos de cáncer.

La linaza tiene grasas buenas, como omegas 3 y 6, que ayudan a combatir el colesterol malo en el cuerpo. Podemos encontrar dos tipos de semilla, marrón y dorada. La linaza marrón tiene la mayor cantidad de omega 3 y 6.

Es un alimento que a menudo se recomienda a las mujeres, porque sus componentes activos son los lignanos, una sustancia similar al estrógeno, que puede prevenir y controlar el cáncer de mama e incluso de pulmón.


linaza
En su composición no faltan minerales como magnesio, manganeso, fósforo y zinc, así como fibras, siendo un alimento muy adecuado para personas que están controlando su peso. Una cucharada de linaza contiene el equivalente al 13% de nuestras necesidades diarias de fibra.

Debido a que tiene omega 3, la linaza ayuda en el buen funcionamiento del corazón, controlando el colesterol malo en sangre, evitando infartos e incluso accidentes cerebrovasculares (ictus). Algunos estudiosos también afirman que, por la misma razón, los alimentos pueden reducir las posibilidades de que una persona desarrolle diabetes.

Mejora la función intestinal, previene el cáncer, ayuda a controlar la inflamación en el cuerpo y protege la salud. Hay muchas razones para incluir la linaza en nuestra vida diaria.

La cantidad diaria de linaza que debemos consumir indicada por los nutricionistas es de 10 gramos, lo que equivale a una cucharada. Basta con obtener una buena cantidad de ácido alfa-linolénico para el organismo.

Extremadamente versátil, se puede consumir en forma de harina, grano, aceite e incluso en cápsulas. Lo que no puede hacer es dejarlo fuera del menú diario.

Recetas rápidas y deliciosas con semillas de lino:
Paté de tomate seco con linaza

Ingredientes:

– 1 taza de tomates maduros picados frescos;
– 1 taza de té de tomates secos;
– 1 cucharadita de linaza hidratada *;
– 1/2 cucharada de sal;
– 1/4 taza de té de agua de coco verde o suficiente para dar el punto;
– 1 cucharada de albahaca fresca picada.

Preparación:

– Licuar tomates (frescos y secos), linaza, sal y agua de coco en una licuadora.
– Colocar la albahaca y triturarla ligeramente.

* Remojar en agua durante al menos ocho horas.

Salvado funcional

Ingredientes:

– 6 cucharadas de avena en copos gruesos;
– 6 cucharadas de linaza dorada triturada;
– 6 cucharadas de harina de amaranto;
– 6 cucharadas de harina de quinua.

Preparación:

Mezcle todos los frijoles y guárdelos en un recipiente de vidrio bien tapado. Úselo con frutas, yogures o jugos.