Meditación sonora: cómo funciona y sus beneficios para la concentración

Al contrario de lo que muchas personas creen, no siempre somos capaces de sacar la fuerza necesaria del silencio para mantener la concentración y meditar con calma. Para los habitantes de las grandes ciudades, encontrar lugares tranquilos es, de hecho, un privilegio cada vez más difícil.

Sin embargo, ¿sabías que la música puede ser un poderoso aliado de la meditación? Esto se debe a que los estímulos sonoros nos ayudan a llegar a ciertas áreas de nuestra mente, mejorando nuestra atención y enfoque. A continuación, aprenda más sobre cómo funciona la meditación de sonido y cuáles son sus beneficios para la concentración.

¿Cómo funciona la meditación de sonido?

En la meditación de sonido, nos enfocamos profundamente en los sonidos que se emiten a nuestro alrededor. El estímulo sonoro puede provenir de un instrumento, altavoces o auriculares. En él, nos dejamos llevar por el sonido, que «captura» nuestra mente y la dirige a niveles más tenues de nuestro proceso de pensamiento.

Además de reducir el estrés y la ansiedad, la meditación sonora es una excelente manera de mejorar la concentración. Practicarlo puede ser una alternativa para las personas a las que les cuesta concentrarse o meditar en absoluto silencio, así como para quienes viven en ciudades grandes y ruidosas.

La combinación de la meditación con la música promueve, para algunas personas, resultados más efectivos. Esto se debe a que el ritmo y la melodía actúan directamente sobre nuestra mente y cuerpo, liberando sustancias responsables del placer, como la dopamina.

Los poderes meditativos del sonido se han utilizado durante miles de años y en diferentes partes del mundo. En la cultura india, por ejemplo, durante las ceremonias religiosas se usa la tambura. Compuesto por cuatro cuerdas punteadas, este instrumento se caracteriza por su sonido reverberante, similar a un zumbido, que sirve para crear el ambiente de los mantras.

La ciencia detrás de la meditación sonora

¿Quién nunca se ha desconectado del todo del mundo después de ponerse los auriculares para escuchar una de sus canciones favoritas? Esta situación puede que te haya ocurrido durante un viaje largo, o cuando decidiste escuchar un sonido para concentrarte en una tarea específica, como limpiar, trabajar o estudiar.

Como señala un artículo publicado por la Universidad de Stanford en Estados Unidos, las ondas sonoras tienen una influencia directa en las áreas del cerebro responsables de la concentración. El texto menciona una encuesta realizada en la Universidad de Texas en la que se encontró que los estímulos sonoros potenciaron la concentración de los niños con trastornos de atención, actuando de manera similar a ciertos medicamentos recetados para esta afección, como el Ritalin.

Cuando escuchamos música, nos enfocamos en nuestra audición y “anestesiamos” nuestra corteza cerebral. Esto se debe a que las ondas de radio que emite la música hacen vibrar nuestros tímpanos. Esta vibración, a su vez, se traduce en una secuencia de señales electroquímicas que van directamente a nuestra corteza auditiva.

Luego, las características del sonido como tono, ritmo, volumen, armonía, melodía y resonancia son analizadas y decodificadas por diferentes sectores de nuestro cerebro. Las áreas responsables de la memoria, el movimiento, la atención y la emoción son muy activas, como si, de alguna manera, dialogaran entre sí.

¿Cómo meditar con sonidos?

Hay varias formas de realizar la meditación sonora. Es posible hacerlo solo o en grupo, en los conocidos “baños de sonido”. En este caso, suele haber una banda en la que se utilizan instrumentos como campanas, cuencos y cuencos tibetanos.

También te puede interesar
  • Sea más productivo con estos consejos de meditación en el trabajo
  • Haz de la meditación un hábito con estos 5 valiosos consejos
  • Encuentra el tipo de meditación con la que más te identificas

Por otro lado, puede realizar la meditación sonora usted mismo. Algunas aplicaciones que involucran estímulos sonoros y ayudan en este proceso, como Meditopia, Relax Melodies y Stop, Breathe & Think, ¡pueden ayudarte en esta tarea! Además de ellos, aún puede usar YouTube. ¡Allí puedes encontrar varios videos para la meditación del sonido!