Miedo a las abejas: causas y tratamiento.

Miedo a las abejas: causas y tratamiento.

Si tiene un miedo intenso a las avispas, abejas o abejorros, es posible que sufra de apifobia. En este artículo hablaremos con más detalle sobre las causas, síntomas y consecuencias de esta fobia.

Hay mucha gente que tiene miedo o siente una fuerte repulsión por los insectos. En algunos casos, incluso pueden desarrollar un miedo irracional. Una de las fobias relacionadas con los insectos más frecuentes es apifobia, que es el miedo a las abejas, avispas o abejorros. En estos casos, el simple aleteo de uno de estos animales o simplemente la visión de un nido puede desencadenar una serie de síntomas bastante desagradables.

Aunque son insectos bastante pacíficos con los humanos y esenciales para el ciclo natural, las abejas provocan el pánico en un gran porcentaje de la población. Se estima que alrededor del 3% de la población le teme a las abejas. En las siguientes líneas, profundizamos en los síntomas, causas y consecuencias de la apifobia.

Los síntomas de la apifobia

La apifobia, o miedo excesivo a las abejas y las avispas, es también conocido con el nombre de melisofobia (del griego «bálsamo de limón», que significa abeja). Como sugiere el nombre, es un trastorno de ansiedad, y específicamente una fobia. Ocurre cuando ante la presencia de un determinado estímulo – en este caso avispas, abejas o abejorros – se siente un miedo extremadamente intenso o irracional.

Además del sentimiento de miedo, la persona siente una fuerte sensación de malestar y ansiedad. En este sentido, los síntomas fisiológicos más habituales son: mareos, náuseas, taquicardia, hiperventilación o dificultades respiratorias, temblores, dolores de cabeza, desmayos, etc.

Por otra parte, también ocurren síntomas cognitivos, es decir, los que influyen en la esfera del pensamiento. La persona que le tiene miedo a las abejas muestra falta de concentración, pensamientos intrusivos sobre la posibilidad de que aumente el número de abejas, pensamientos de muerte o pensamientos distorsionados sobre la situación.

Finalmente, como en la mayoría de los trastornos de ansiedad, persisten dos síntomas conductuales principales: evitación y huida, completamente natural en situaciones peligrosas. Por este motivo, la persona intentará evitar las abejas a toda costa. Y, cuando sea inevitable, se les escapará de la vista.

¿Cómo surge el miedo a las abejas?

En el caso de las fobias, generalmente se consideran dos posibles causas: tener Ha tenido una experiencia traumática con el insecto de primera mano o ha oído hablar de él.. Ser picado por estos insectos es bastante común y se vive como una experiencia que no debe repetirse debido al dolor que se siente.

En comparación con otras fobias relacionadas con los animales, la apifobia aparece como un miedo menos irracional, dado el riesgo para la salud. Sin embargo, hay que decir que la gravedad de un posible es mayor si la persona es alérgica o si le pican varios insectos al mismo tiempo.

Por otra parte, Las fobias también están asociadas con el aprendizaje observacional.. Es decir, si un ser querido sufrió apifobia de niño, lo más probable es que nos haya transmitido ese mismo miedo. O, simplemente, hemos aprendido el comportamiento de evitar o reaccionar ante la aparición de estos insectos. O nuevamente, nuestro miedo se ve reforzado por constantes advertencias de peligro (real o no) relacionado con estos insectos.

Consecuencias

En general, Las fobias relacionadas con los animales ocurren en la infancia. fase de la vida en la que no suelen tener grandes consecuencias, salvo el malestar experimentado. Las zoofobias tienden a desaparecer con los años; de lo contrario, el miedo permanece y aumenta, afectando incluso la vida de quienes lo padecen.

En este sentido, hay que destacar la diferencia entre el miedo a las abejas (o avispas) y una fobia, un trastorno de ansiedad. En el segundo caso, el miedo puede limitar la vida del sujeto. Por ejemplo, puede afectar dónde comprar una casa o salir de donde vive.

Puedes dejar de asistir a lugares concretos, incluso en contra de tus deseos, por miedo a que haya abejas. E incluso puedes experimentar los síntomas de ansiedad cuando estás cerca de una flor por miedo a que se acerquen estos insectos.

Teniendo esto en cuenta, La apifobia puede tener consecuencias leves y graves dependiendo del impacto en el sujeto.. En cualquier caso, es un trastorno de ansiedad que debe tratarse y resolverse para mejorar la calidad de vida.

Tratamiento del miedo a las abejas

En el caso de las fobias, el La terapia cognitivo-conductual es el tratamiento más eficaz.. En concreto, se suelen aplicar tres estrategias de intervención: relajación, modificación de pensamientos fóbicos e irracionales y técnicas de desensibilización o exposición sistemáticas.

Al tratarse de un trastorno de ansiedad, el individuo debe aprender y adquirir los recursos necesarios para afrontar el estímulo o relajarse durante un ataque de pánico. En este sentido, se le enseñará relajación muscular progresiva o técnicas de relajación endógena. Estas herramientas también son útiles en las primeras etapas de la desensibilización sistemática.

Ya sea que emplee la última técnica u otra estrategia, La exposición a los estímulos que generan miedo debe tener lugar de forma paulatina.. Por ejemplo, inicialmente se puede realizar con imágenes y luego acercar gradualmente a la persona al estímulo real hasta que ya no sienta un estado de ansiedad extrema.

En resumen, el miedo irracional o extremadamente intenso a las abejas y avispas se configura como una fobia y, como tal, debe ser afrontado junto a un psicólogo profesional. Solo así la persona podrá mejorar la calidad de vida y realizar actividades que nunca realiza por miedo.