Misterios de la Biblia: Génesis

La Biblia es uno de los libros más importantes para el ser humano. Se trata, en realidad, de una colección de otros libros y textos, de diferentes autores, diferentes épocas y diferentes idiomas…

Anuncios publicitarios

Inevitablemente a lo largo de los años -y hasta llegar a nosotros-, a causa de las diferentes traducciones, revisiones y otros retoques de los que ha sido objeto.

La Biblia es posiblemente uno de los mejores libros para consultar en busca de misterios y, seguramente, de respuestas a los mismo.

Misterios de la Biblia: Génesis

Anuncios

Algunos misterios de la biblia en génesis

Si nos remontamos a la Biblia en busca del conocimiento más antiguo podríamos formularnos preguntas como…

¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos? ó… ¿Cúal es el verdadero origen del ser humano?

Si empezamos a investigar la Biblia por el principio –Génesis– nos encontramos de lleno con la historia de la creación del ser humano, además de otras cosas muy interesantes…

El Génesis comienza diciendo algo así: “Dios, en el principio, creó los cielos y la tierra…” La palabra que originalmente se usaba para referirse a “Dios” era “Elohim”.

Según algunos estudiosos (existe polémica con respecto a ésto) la palabra “Elohim” es un plural de “El” -o más tarde de “Eloah”- (que sería la forma en singular para Dios).

“El término Elohim ha sido explicado como el plural derivado de El, o una forma plural de Eloah. A pesar del desacuerdo respecto al método de derivación, se supone que en hebreo arcaico, el singular de la palabra que significaba «Dios» era El, y su forma plural Elohim. Solamente en épocas posteriores se acuñó la forma singular Eloah, dando lugar a un gramaticalmente correcto Elohim.” (Wikipedia)

Por otra parte existe una segunda versión de la creación…

La primera es la que empieza con la frase antes citada y en ella se describe como los Elohim (Dioses) crearon en siete días el mundo que conocemos. En la segunda versión de la creación nos encontramos otra conocida historia, muy diferente de la anterior…

En esta segunda versión Elohim Yavhé (parece que se refiere a uno de esos dioses en concreto), crea al ser humano y lo coloca en el Jardín del Eden. Se trata de la historia que todos conocemos de Adán y Eva (la serpiente, la manzana, etc).

Si continuamos leyendo el Génesis nos encontramos este otro “extraño pasaje”:

“Cuando los hombres comenzaron a multiplicarse por toda la faz de la tierra, y les nacieron hijas, sucedió que los hijos de Dios vieron que las hijas de los hombres eran hermosas. Entonces tomaron mujeres para sí, las que escogieron de entre ellas. Y el Señor dijo: «No va a estar mi espíritu peleando siempre con el hombre, pues él no es más que carne. Vivirá hasta ciento veinte años.»

 En esos días había gigantes en la tierra, y también después de que los hijos de Dios se unieran a las hijas de los hombres y les engendraran hijos. Éstos fueron los grandes héroes que desde la antigüedad ganaron renombre.”

¿Qué conclusiones podríamos sacar del texto anterior?

  • Había muchos dioses… o al menos había uno que tenía hijos -no humanos- (muy similar a lo que cuenta la mitología Griega con Zeus y sus hijos) que se mezclaron genéticamente con el humano, dando lugar a humanos especiales, con mayores capacidades o poderes (por lo tanto… tampoco podrían ser ángeles esos seres a los que se refiere, pues se supone que no tienen sexo).
  • En la antigüedad habían gigantes que habitaban entre los hombres.
  • Dios, enfadado de algún modo por estos hechos, limita la vida del hombre a 120 años (esta es una extraña afirmación sobre la que no suele hablarse demasiado).

En definitiva, tras la simple lectura de unas pocas hojas, la Biblia parece plantear muchos interesantes misterios, a la vez que interrogantes difíciles de responder… Y cualquier interpretación que hagamos, por descabellada que suene, parece tener más sentido que las explicaciones oficiales que estamos cansados de oír.

Anuncios

ESCRIBE UN COMENTARIO