Personas que se lastiman a sí mismas: ¿por qué lo hacen?

Personas que se lastiman a sí mismas: ¿por qué lo hacen?

Dolor físico autoinfligido como salida del dolor emocional … ¿cómo se puede percibir? ¿Por qué hay personas que practican el corte? Analicemos las causas de este comportamiento.

Se estima que alrededor del 4% de los adultos se autolesionan, sin distinción de género. La cifra aumenta en el grupo de edad de 12 a 18 años. Cortes, golpes, quemaduras, tirones de pelo … Las personas que se autolesionan se infligen dolor a sí mismas de diversas formas, y todos, curiosamente, tienen el mismo propósito: deshacerse del dolor emocional.

Hay quienes hablan de moda, pero considerarla como tal banalizaría una realidad muy problemática y creciente. Ver un corte horizontal en la muñeca de un adolescente no siempre indica un intento de suicidio. Entre otras razones, tal vez intentó «sentirse vivo» a través del dolor.

El fenómeno de las autolesiones es más complejo de lo que parece a primera vista. Exploremos esta realidad para comprender las dimensiones, las causas, los mecanismos de intervención.

Razones por las que hay personas que se autolesionan

Hay gente que se avergüenza de sus kilos de más o de su nariz aguileña; otros, sin embargo, se avergüenzan de las lesiones autoinfligidas, que esconden debajo de un brazalete, con tatuajes o lesionándose en rincones ocultos del cuerpo. Desafortunadamente, este no es un hecho aislado.

Un estudio realizado entre 2005 y 2011 en el Departamento de Psicología de la Universidad de Wisconsin dice que 1 de cada 5 adolescentes se autolesiona. Esta cifra ha crecido en los últimos años.

No podemos negar el peso e impacto de las redes sociales en la difusión de estos comportamientos. La práctica de cortar, por ejemplo, se está volviendo cada vez más popular. Así, mientras los adultos lo ocultan con discreción y atención, una parte de los adolescentes incluso publica fotos de sus propias heridas.

Pero, ¿por qué lo hacen? ¿Por qué hay personas que se autolesionan? Las razones de esta conducta son de gran interés.

Causas detrás del comportamiento autolesivo

los Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales define este comportamiento como un trastorno. Se trata, por tanto, de un trastorno mental, aunque podríamos decir que la autolesión es solo el síntoma de un cuadro más grave.

González RB y Álvarez, B.; G. (2012) señalan que comportamientos similares ocultan un trastorno de ansiedad, depresión y un trastorno de estrés postraumático. Algunos factores que explican el comportamiento autolesivo son:

  • Presión y altas exigencias del entorno escolar, universitario o laboral.
  • Siendo maltratado.
  • Problemas en el lugar de trabajo.
  • Haber sido abusado o maltratado en la niñez.
  • Sufrir ataques de homofobia o transfobia.
  • Haber sufrido una pérdida o no poder superar el duelo.
  • Estrés acumulado a tiempo.
  • Dificultades económicas.
  • El trastorno límite es una de las condiciones mentales que pueden promover la autolesión.
  • Odio tu cuerpo

Las causas de este comportamiento son diferentes. Por lo tanto, cualquier persona puede volverse autolesiva. No importa edad, estado, género … La búsqueda del dolor suele ser una válvula de alivio.

¿Con qué propósito se autolesionan?

Córtate, quemate, sácate el pelo o simplemente quita la costra de una herida varias veces para infectarla. ¿Por qué hay personas que se autolesionan? ¿Cuál es el propósito de estos gestos?

Villarroel, J. y Jerez, S (2013) explican que en principio hay cuatro razones para autolesionarse:

  • El dolor físico puede aliviar el dolor emocional. Calma y desvía la atención de la tristeza pegajosa, del recuerdo de un hecho doloroso del pasado o de una situación angustiosa que pertenece al presente. La autolesión genera un «alivio» psicológico, como quitarse un peso doloroso. Casi como vómitos para los que sufren de bulimia.
  • Algunas personas que se autolesionan intentan castigarse a sí mismas. Son sus propios peores críticos y deciden hacerse daño a sí mismos porque han cometido un error, porque han sido subproductivos o han fracasado.
  • La autolesión es una forma de «sentir algo». Cuando una persona piensa que tiene una vida plana, vacía y sin sentido, este comportamiento representa una ruta de escape. Por último, pero no menos importante, una lesión autoinfligida puede ser una llamada de ayuda, especialmente para adolescentes de 12 o 13 años.

¿Cómo ayudar a las personas que se autolesionan?

Si pregunta por qué hay personas que se autolesionan, la respuesta podría resumirse en dos palabras: por qué sufren. El enfoque psicológico es fundamental, también porque es una realidad que requiere una rápida intervención. La autolesión y el suicidio están relacionados. Los enfoques empleados actualmente para hacer frente a esta conducta son diferentes:

  • Terapia centrada en soluciones. Debe comprender qué causa las autolesiones y poner en práctica estrategias para enfrentarlas.
  • Terapia de conducta cognitiva será útil para manejar pensamientos, emociones y comportamientos.
  • Otros aspectos clave son saber gestionar las emociones y fortalecer la autoestima.

Por último, pero no menos importante, se recomienda involucrar a la familia, especialmente si el paciente es menor de edad. Los comportamientos autolesivos representan una respuesta incorrecta a las dificultades, una válvula de escape engañosa y peligrosa que no debe usarse. El consejo es contactar a un profesional.

  • González, R. B., & Álvarez, B. G. (2012). Conductas autolesivas. Cad Atenc Primaria, 18, 70-72.
  • Ibáñez, Á. F., Costa, M. V., del Real Peña, A., & del Castillo, C. S. (2012). Conducta autolesiva en adolescentes: prevalencia, factores de riesgo y tratamiento. Cuadernos de Medicina psicosomática y psiquiatría de enlace, (103), 5.
  • J. Muehlenkamp, ​​Jennifer, Laurence Claes. Prevalencia internacional de autolesiones no suicidas y autolesiones deliberadas en adolescentes. Psiquiatría Infantil Adolesc Ment . 30 de marzo de 2012; 6:10. doi: 10.1186 / 1753-2000-6-10.
  • Villarroel, J., Jerez, S., Montenegro, M., Angélica, M., Montes, C., Igor, M., & Silva, H. (2013). Conductas autolesivas no suicidas en la práctica clínica: Primera parte: conceptualización y diagnóstico. Revista chilena de neuro-psiquiatría, 51(1), 38-45.