Piedra de Ónix – Todo sobre este poderoso cristal

Utilizada durante más de mil años como ornamento y como amuleto protector contra las energías negativas, la piedra ónix tiene muchos beneficios para los que la llevan. Además de aportar seguridad y transmitir confianza, este poderoso cristal es un importante aliado para mantener los malos augurios lejos de los ambientes y de nosotros mismos. Su uso, sin embargo, requiere un cuidado extra. Aprende más abajo!

La historia de la piedra ónix

Desde Asia hasta América, el ónix se encuentra en varias regiones del mundo. Su uso – ya sea como adorno para los utensilios domésticos o como piedra terapéutica – se remonta a la Segunda Dinastía en Egipto, donde se utilizó para hacer tazones y artículos de cerámica. Además, todavía hay registros de su uso en la antigua Grecia, India y Persia.

El origen etimológico de la palabra «ónix» proviene del griego y del latín, y se refiere a la «garra» o «clavo». Según la mitología greco-romana, Cupido (Eros, para los griegos) habría cortado las uñas de Venus (Afrodita). Estos, a su vez, se dispersaron por toda la tierra, convirtiéndose en la piedra ónix, que llevaría la energía de la Diosa del Amor.

Una variedad semipreciosa de cuarzo de calcedonia, la piedra ónix se encuentra comúnmente en negro con pequeñas rayas o manchas blancas. Sin embargo, existen variaciones de este mineral, entre las que destacan el ónix cornalina, que presenta en su composición rayas blancas y rojas, y el ónix verde.

¿Para qué es ella?

La piedra de ónix se considera un amuleto protector. Según la creencia, el uso de este cristal amplifica nuestra fuerza mental y aleja los pensamientos negativos. Además, purifica nuestro campo energético personal y es un gran aliado contra los ataques espirituales.

Esta piedra atrae las energías disonantes y desequilibradas, absorbiéndolas y desintegrándolas en su interior. Vibraciones negativas como el mal de ojo y la envidia son atraídas por el magnetismo de la piedra ónice y disueltas por ella.

Entre sus propiedades terapéuticas, también se puede destacar el aumento de la estabilidad emocional gracias a su capacidad de equilibrar las energías yin y yang de nuestro cuerpo. Ayudando a controlar nuestras emociones, este cuarzo negro nos ayuda a evitar la impulsividad y la desarmonía, manteniéndonos alejados de las peleas y los conflictos.

¿Cómo se usa la piedra de ónix?

El ónix puede ser adoptado tanto para uso personal como para energizar el medio ambiente. En ambos casos, este cristal ayuda a limpiar las impurezas energéticas, atrayendo y disolviendo todas las vibraciones desarmoniosas y negativas.

Si desea utilizarlo en un entorno, dé preferencia a una piedra mediana o grande. De esta manera, además de funcionar como un bello artículo de decoración, la piedra ónix trabajará más eficientemente al limpiar el espacio y prevenir la acumulación de impurezas astrales en su casa o lugar de trabajo.

Por otro lado, si quieres una piedra de ónix para uso personal en la vida cotidiana, es preferible que la uses en el lado izquierdo de tu cuerpo. Puedes usarlo todavía cerca de tu cuello, en un collar, o dormir con él al lado de tu cama. En el caso de la meditación, prefiero tenerla en la mano. De esta manera será más eficaz para filtrar las vibraciones negativas.

¿Cómo limpiar la piedra de ónix?

¡No es fácil absorber tanta mala energía en tu vida diaria! Debido a este asombroso trabajo, la piedra ónix necesita un cuidado extra para deshacerse de las vibraciones disonantes acumuladas en su interior. Se recomienda limpiarlo cada quince días, pero si nota que la piedra ha funcionado más de lo normal, ¡haga la limpieza tan pronto como tenga tiempo!

Hay algunos procesos para limpiar la piedra de ónix. Entre ellos, es aconsejable dejar el mineral en la lluvia. Si los días de lluvia han pasado o están lejos de llegar, puedes lavarlo con agua corriente y sal gruesa o sal marina.

También puede que te guste
  • Conocer las piedras preciosas y sus significados
  • Aprende más sobre el reiki y su práctica
  • Aprende a usar los cristales correctamente

Una vez hecho esto, para reactivar el poder energético de la piedra, se recomienda ponerla en contacto con la tierra – ¡podría incluso estar en una maceta de alguna pequeña planta en su casa! Lo importante es que está cerca de este elemento, para absorber las propiedades beneficiosas de la naturaleza.

Otra forma de recargar las energías de la piedra ónix es dejarla a la luz del sol durante una hora. También puedes mantenerlo bajo un baño de luna durante unas cuatro horas.

Con este cuidado, su piedra de ónix se recargará, se equilibrará y estará lista para ser usada.