Psiquiatría Biológica: ¿A qué se dedica?

Psiquiatría Biológica: ¿A qué se dedica?

La psiquiatría biológica estudia la relación entre los factores biológicos y los trastornos mentales.

La psiquiatría biológica, o biopsiquiatría, es una rama de la medicina y la psiquiatría. que estudia la relación entre los trastornos mentales y el funcionamiento del sistema nervioso. Se trata de un enfoque interdisciplinario que se basa en ciencias como la fisiología, la genética, la bioquímica, la psicofarmacología y la neurociencia.

Nació entre los siglos XVIII y XIX, pero alcanzó su punto álgido en la década de 1950 con la llegada de las drogas psicotrópicas. La escuela alemana puso especial énfasis en la neuroanatomía y la histopatología. En el siglo XX, también llamado el siglo de la física, el enorme progreso de la instrumentación tecnológica favoreció la expansión de la ciencia.

Un desarrollo favorecido por mejores microscopios, técnicas de imagen sofisticadas como la resonancia magnética, la tomografía por emisión de positrones, terminando con la nanotecnología, ampliamente utilizada en el desarrollo del Proyecto Cerebro Humano.

«Cuando ya no somos capaces de cambiar una situación, se nos desafía a cambiarnos a nosotros mismos.»

-…Viktor Frank…

Psiquiatría biológica y drogas psicotrópicas

El desarrollo de la biopsiquiatría está ligado por un doble hilo al progreso tecnológico. Un hito fue, por ejemplo, el descubrimiento «casual» de la existencia de neurotransmisores y receptores en los mecanismos de acción de las drogas; posteriormente se perfeccionó para producir inhibiciones o activaciones de aminas biógenas.

Con la llegada de las drogas psicotrópicas y las teorías de desequilibrio bioquímico…también comenzó una búsqueda de factores genéticos. Esto preparó el camino para una mejor clasificación de diagnóstico. Hasta ahora no se han identificado marcadores biológicos fiables, aunque las técnicas de detección actuales están empezando a dar fruto.

Un ejemplo son los descubrimientos de los mecanismos biológicos de la depresión gracias a sofisticadas técnicas de exploración cerebral. A este respecto Helen Mayberg ha identificado dos circuitos diferentes y cruciales para decidir el enfoque terapéutico de elección en los pacientes deprimidos.

De acuerdo con los resultados de esta investigación, los pacientes con baja actividad básica a nivel de la ínsula anterior responderían bien a la terapia cognitiva. Al contrario, los pacientes con una actividad superior a la media responden bien a los medicamentos antidepresivos.

Bases biológicas de los trastornos mentales

En la base biológica de los trastornos mentales, debe hacerse referencia necesariamente a la genética. Sabemos que ciertas características genéticas intervienen en la etiopatogénesis de las enfermedades mentales. (probabilidad de desarrollar una patología). Por el momento no se puede hablar de genes precisos, sino sólo de loci candidatos. El camino por delante sigue siendo cuesta arriba.

Estudio 1

Un estudio reciente del equipo de Marian L. Hamshere destaca el vínculo genético entre el trastorno por déficit de atención e hiperactividad en la infancia y la esquizofrenia y el trastorno bipolar en adultos.

Casi simultáneamente, un artículo publicado en la revista The Lancet muestra que cinco trastornos psiquiátricos en la infancia o la edad adulta (trastorno de déficit de atención, trastorno bipolar, autismo, depresión y esquizofrenia) comparten factores de riesgo genético comunes.

Los cambios genéticos en los canales de calcio parecen ser decisivos en los cinco trastornos; este descubrimiento abre nuevas vías para el desarrollo de fármacos psicotrópicos basados en nuevos objetivos moleculares.

Estudio 2

Otro campo de investigación estudia la influencia de las mutaciones genéticas en el desarrollo del cerebro. Investigadores como Murdoch y State son los autores del descubrimiento de un importante número de mutaciones del cromosoma 7.

Una copia extra de un segmento de este cromosoma aumenta significativamente el riesgo de autismo, un trastorno caracterizado por una tendencia al aislamiento social. Esto es aún más interesante, la pérdida del mismo segmento causaría el síndrome de Williams.…caracterizada, por el contrario, por una intensa socialización.

El segmento del cromosoma 7 en cuestión contiene sólo 25 de los casi 21 mil genes que componen el genoma humano. Aunque la cantidad de genes es pequeña, una copia más o menos del segmento conduce a profundas y decisivas diferencias en nuestro comportamiento social.

Esto es una prueba más de la naturaleza biológica de los trastornos psíquicosTambién muestra que ciertos cambios mentales, como la esquizofrenia o la depresión, tienen un importante componente genético.

«Solíamos pensar que el destino del hombre estaba escrito en las estrellas. Ahora sabemos que, en gran medida, está escrito en nuestros genes».

-James Watson…

La psiquiatría biológica, una promesa para el futuro

El progreso en la psiquiatría biológica sigue yendo de la mano del desarrollo tecnológico. En un futuro próximo obtendremos mucha información sobre el cerebro a través de la nanotecnología, la microelectrónica y la biología sintética.

Los neurocientíficos e investigadores tendrán a su disposición tecnologías en desarrollo como los nano-sensores, la fibra óptica inalámbrica y las células sintéticas diseñadas para penetrar en el tejido cerebral e informar cómo y cuándo las neuronas responden a varios estímulos.

Esta es la esencia del proyecto internacional llamado Brain, similar al genoma humano que tanto ha contribuido en el campo de la ciencia y la genética en particular.