¿Puede un perro comer mango?

Apuesto a que has escuchado la expresión “perro chupando mango”, que generalmente se usa como una broma para hablar de alguien que hace una mueca o frunce el ceño, porque parece un perro comiendo mango, pero después de todo, ¿el perro puede comer mango?

Los perros son adorables. Cualquiera que tenga una mascota sabe que reacciona a lo que hacemos durante el día, especialmente cuando vamos a comer algo, porque tiene un olfato agudo y tiene curiosidad por degustar diferentes alimentos. Pero no todos los alimentos son aptos para el consumo de los perros.

Algunas frutas son bienvenidas para los perros, como los plátanos. Para otros es necesario quitarles la piel o las semillas. En el caso del mango está permitido, sí, pero hay algunas observaciones y precauciones a la hora de ofrecérselo a tu cachorro.

Cómo ofrecer mango al perro

El mango, si se ofrece en pequeñas cantidades, es una buena opción de bocadillo para su perro. Solo hay que tener cuidado con algunos detalles: no ofrecer mango verde, ya que puede provocar diarrea y dolor abdominal; y también es importante quitar la cáscara y el corazón para evitar que se ahogue.

Esta fruta tiene varios nutrientes importantes para el perro. Es rico en fibras, esenciales para el buen funcionamiento del intestino; tiene mucha vitamina C, que fortalece el sistema inmunológico; además de varias vitaminas B, que están presentes, cada una con una función esencial en el organismo.

Otras propiedades que se pueden encontrar en el mango son: vitamina A, que actúa sobre la salud ocular; potasio, que ayuda a la salud del corazón; calcio, que es importante para fortalecer los huesos; acido fólico; y magnesio.

También te puede interesar
  • ¡Vea estos consejos de alimentación natural para sus amados animales!
  • ¡Cuidado con estas plantas, ya que pueden intoxicar a tus animales!
  • ¡Sorpréndete con estas curiosidades sobre perros y gatos explicadas incluso por Freud!

Conociendo los beneficios del mango, ahora solo ofrécelo en cubos, según el tamaño de tu perro, facilitando la masticación y digestión de la fruta. Idealmente, consume el mango hasta 3 veces por semana. Una sugerencia es dar alrededor de 3 cubos para el tamaño pequeño, 4 para el tamaño mediano y hasta 6 cubos para el tamaño grande.

Aprovecha estos consejos para compartir conscientemente tu mango con tu peludo amigo. Siempre es una alegría darle a nuestra mascota un nuevo alimento, que se alegra con cada gesto que hacemos por él.