¿Puede un perro comer sandía?

Si tienes un perro, sin duda se te ha pasado por la cabeza darle a tu mascota otros alimentos además del pienso. Además de ser una forma de complacerte con snacks diferenciados, es una buena forma de complementar la dieta de tu mascota. ¡Pero tienes que tener cuidado con lo que ofreces! Muchos alimentos pueden ser perjudiciales para su salud e inapropiados para su dieta.

Una gran opción para complementar el menú de tu perro es la sandía. Por la gran cantidad de agua en su composición, es el snack ideal para los días calurosos, manteniéndote fresco e hidratado. También cabe mencionar que la baja presencia de azúcar hace de esta fruta un snack muy saludable para tu perro.

¡Entiende a continuación cómo incorporar esta sabrosa y nutritiva fruta al menú de tu cachorro!

Beneficios de la sandía

La sandía es una fruta de regiones áridas, como el norte de África y algunos lugares de Asia. Se estima que fue traído a Brasil durante el período de esclavitud por las etnias sudanesa y bantú, del continente africano.

Esta fruta, además de ser muy saludable para el ser humano, es un excelente complemento nutricional para la dieta de los perros. Eso es porque es una gran fuente de vitamina A, beneficiosa para la vista, la piel y el pelo de su perro. También es rico en B6, que ayuda al metabolismo, y vitamina C, que tiene efecto contra los radicales libres.

Entre los minerales presentes en su composición se encuentra el potasio, fundamental para el correcto funcionamiento de las células, el metabolismo y los músculos de tu mascota. La sandía también tiene hierro, un gran facilitador en el transporte de oxígeno por todo el cuerpo; magnesio, responsable del mantenimiento de los huesos y las transmisiones nerviosas; y calcio, que también juega un papel importante en el fortalecimiento de los huesos.

La sandía también tiene antioxidantes que protegen contra el envejecimiento prematuro de la piel y el pelaje de su perro. También es una excelente fuente de energía, ya que contiene fructosa, un azúcar natural rico en carbohidratos. Gracias a su alto contenido en agua, es fundamental para la hidratación corporal del animal, aumentando el flujo de orina y limpiando el organismo de toxinas.

Como servi-la?

Puede cortarlo en trozos pequeños para facilitar la masticación y la digestión de los alimentos. Sírvelo siempre crudo, es decir, sin endulzar. También recuerda quitar las semillas y la corteza, ya que estos elementos pueden ser perjudiciales para la digestión de tu perro.

Además de esto, puedes preparar algunas recetas especiales para tu cachorro a partir de sandía. Vea a continuación dos opciones muy simples de realizar y que traerán varios beneficios a la salud de su mascota.

Paleta de frutas

Esta receta es ideal para los días calurosos. Al tener agua de coco, mantendrá el cuerpo de tu perro hidratado, ¡además de refrescarlo! Para jugar, necesitarás:

150 g de sandía (¡recuerda quitar las cáscaras y las semillas!);
50 g de otra fruta de su elección (la fresa y el melón son las más adecuadas para esta receta);
½ taza de agua de coco;
forma de hielo.

Antes de comenzar, retire todas las cáscaras y semillas de las frutas. Córtelos en trozos pequeños y luego mezcle en una licuadora. Agrega el agua de coco (si es necesario, puedes agregar ½ taza de agua filtrada) y deja batir. Deposita el líquido en cubitos de hielo y colócalo en el congelador. Una vez que estén congelados, retire los cubos y dele un premio a su perro.

Batido de yogur natural

¡Esta vitamina es ideal para perros cuyos intestinos están atascados! Debido a que contiene yogur en su composición, ayudará a regular los intestinos de la mascota. Necesitará:

2 tazas de sandía (sin semillas y peladas);
1 taza de yogur natural entero;
ollas desechables o moldes de silicona.

Corta la sandía en trozos pequeños y luego bátela en una licuadora hasta que quede una mezcla homogénea. Luego agrega una cucharada de yogur a cada bote desechable (o en forma de silicona), hasta que forme una capa. Rellena el espacio de los recipientes con la mezcla de sandía batida y deja que se congele durante unas horas. Por último, cuando notes que la vitamina tiene una consistencia sólida, desmolda y espera diez minutos a temperatura ambiente.

¡Cuida a tu mascota!

Recuerda que, como nosotros, cada perro tiene un organismo diferente. Es probable que a tu mascota no le guste mucho la sandía, rechazando la comida. En ese caso, ¡no fuerces el poder! Trate de servirlo con otras frutas, según la preferencia de su gusto. Además, ¡cuidado con las señales! Puede ser que tu mascota tenga algún tipo de intolerancia a esta fruta. Por lo tanto, siempre busque el consejo de un veterinario antes de agregar o cambiar algo en su dieta.

También te puede interesar
  • ¡Aprende a lidiar con un cachorro terrorista desde casa!
  • Revoluciona el menú de tu perro con esta dieta vegana
  • Mejora tu salud y la de tu perro con estos consejos para correr

Cabe mencionar que, a pesar del alto valor nutricional de esta fruta, como se mencionó anteriormente, ¡la sandía no puede reemplazar la comida de su perro! Esta fruta debe ofrecerse como recompensa o como bocadillo para mimar a su cachorro. Al servirlo en exceso, es posible que tu mascota sufra algunos efectos secundarios desagradables, como diarreas y vómitos.

¡Esté siempre atento a la reacción fisiológica de su perro a la comida!