¿Puede un perro comerse un huevo?

Durante mucho tiempo, los huevos se consideraron perjudiciales para nuestra salud. Considerado como responsable del aumento de los niveles de colesterol en nuestro organismo, este alimento fue desaconsejado por los médicos y debería evitarse a toda costa. Actualmente, el huevo ha ganado un nuevo estatus, convirtiéndose en un favorito de las dietas debido a su alto valor proteico.

En vista de los valores nutricionales del huevo, muchos dueños de perros se preguntan sobre la posibilidad de agregarlo a la dieta de su mascota. La respuesta es categórica: ¡sí! Los perros pueden comer huevos, siempre que sea además de su comida o merienda. Lea más a continuación para comprender los múltiples beneficios que tendrá su mascota al incorporar este alimento a su dieta, así como sus contraindicaciones.

Beneficios del huevo

A diferencia de los gatos, que son carnívoros estrictos, los perros son carnívoros en transición a omnívoros. Esto significa que, a lo largo de su proceso evolutivo, el gusto de estos animales se ha adaptado a otros alimentos. Por lo tanto, los perros necesitan aminoácidos / proteínas para que su cuerpo funcione correctamente. Rico en contenido de proteínas, el huevo es una gran adición nutricional a la dieta de tu amigo peludo.

El huevo también es una excelente fuente de antioxidantes, que ayudan a fortalecer el sistema inmunológico del animal. Además, este alimento tiene gran cantidad de vitaminas, entre ellas: A, D, E y las pertenecientes al complejo B, como la B7 y la B12. Estos son de suma importancia para los perros, ya que ayudan en la salud del pelaje, fortaleciéndolo y manteniéndolo siempre brillante.

A diferencia de la carne, otra fuente de proteína animal, los huevos son fáciles de digerir. También son ricas en minerales como hierro, calcio, zinc, fósforo, manganeso, selenio y potasio.

Como servir

Se recomienda servir de uno a dos huevos a la semana a tu perro como complemento alimenticio. Si tu mascota tiene una dieta equilibrada, puedes usar huevos como bocadillos y recompensas para mimarlo.

Procura servirlos siempre cocidos, sin cáscara y sin el añadido de especias. Algunos tutores de estos animales suelen ofrecer la comida cruda. Aunque desde un punto de vista nutricional esto no es un problema, esta práctica no se recomienda debido al riesgo de que su mascota contraiga salmonela, bacteria que se encuentra en los huevos y las carnes crudas.

La salmonelosis, una enfermedad causada por esta bacteria, puede ser fatal en perros ancianos o con baja inmunidad. Por eso, recuerda siempre cocinar bien el huevo antes de ofrecérselo a tu mascota.

En algunos casos, se recomienda ingerir la cáscara de huevo como suplemento de calcio para estos animales. Si esta es la situación de su perro, limpie bien la corteza y muélala hasta convertirla en polvo.

A pesar de todos los beneficios que tiene el huevo para nuestros mejores amigos de cuatro patas, no está exento de contraindicaciones. Si a tu cachorro le han diagnosticado problemas renales, evita este alimento. El aumento de proteína causado por el huevo en el cuerpo del animal sobrecargará los riñones.

Contra indicaciones

También evalúe si su perro es obeso o tiene sobrepeso. Los huevos son alimentos ricos en proteínas y calorías, por lo que incluirlos en su dieta puede aumentar aún más su peso.

También te puede interesar
  • Dieta vegana para perros: ¿la mejor opción para tu mascota?
  • Aprenda a detectar signos de diabetes en sus mascotas
  • Enamórate del SRD: ¡los famosos perros callejeros!

Y recuerde: antes de realizar cambios o adiciones a la dieta de su perro, ¡hable con su veterinario de confianza! Él te asesorará de la mejor manera posible.