¿Puede un perro comerse un plátano?

Todo dueño de perro ya se ha enfrentado a la siguiente situación: estás en la cocina comiendo un plátano y, de repente, tu mascota aparece meneando el rabo a la espera de recibir un trozo. Sabroso y nutritivo, el plátano es una fruta muy popular no solo entre humanos y monos, ¡sino también entre perros! ¿Es, sin embargo, que pueden comerlo sin problemas? ¿Es apto para dietas caninas?

¡La respuesta es sí! ¡Tu perro puede comer plátano! Al igual que ciertas frutas, se puede agregar al menú de su perro, pero en cantidades moderadas. Por tener fibras y antioxidantes, aporta varios beneficios al organismo de la mascota. Por otro lado, el plátano es una fruta rica en carbohidratos, que cuando se metabolizan se transforman en azúcar, lo que provoca obesidad y otras enfermedades.

Como servi-la?

Antes de servirlo, compruebe si su perro tiene alguna intolerancia a la fruta. No es raro encontrar animales con alergia al plátano y lo mejor que se puede hacer en esta situación es consultar a un veterinario. Sin embargo, puede hacer una prueba y cortar un trozo pequeño y ofrecérselo a su mascota. Si se niega, ¡no insista! En las horas siguientes a la ingestión, verifique si ha tenido alguna reacción adversa, como textura pastosa o urticaria. Debido a que es una pequeña porción, los síntomas desaparecerán rápidamente. Si persisten, busque atención veterinaria inmediata.

Se recomienda cortar el plátano en trozos pequeños para facilitar la masticación y la digestión de su perro. El plátano siempre debe servirse sin la cáscara, ya que además de dificultar su alimentación y deglución por su rigidez, puede hacer que tu perro se atragante, sin mencionar que este componente de la fruta aún tiene niveles de potasio por encima de los recomendados para una dieta canina. , que puede provocar diarrea en la mascota.

Las porciones se pueden adaptar según el tamaño del animal. Para perros pequeños, sirva dos rodajas finas de aproximadamente un centímetro cada una. Los perros medianos y grandes pueden comer la mitad del plátano.

Recuerda que la fruta no debe ser la base de la alimentación de tu cachorro, ya que, como nosotros, los perros son omnívoros. Esto significa que necesitan una dieta equilibrada y que incluya varios grupos de alimentos.

Beneficios del banano

El plátano es una excelente fuente de potasio y este elemento juega un papel fundamental en el funcionamiento de los músculos de estos animales. ¿Quién no ha escuchado nunca que los plátanos son buenos para prevenir los calambres? ¡Parece que esto también se aplica a los perros!

Además, gracias a su gran cantidad de fibras, ayuda en el buen funcionamiento del tracto gastrointestinal. El plátano también contiene probióticos naturales, encargados de regular la flora intestinal. Si su perro tiene algún trastorno en esta región, como diarrea, su veterinario puede sugerirle complementar su dieta con esta fruta.

Otro elemento presente en el plátano y muy beneficioso para la salud de la mascota es el magnesio. Responsable de la absorción de vitaminas en el organismo, también actúa en la producción de proteínas, favoreciendo el crecimiento óseo y el fortalecimiento del animal.

Contra indicaciones

A pesar de tantos beneficios nutricionales, los plátanos pueden causar algunos problemas si se consumen en exceso. Por tanto, evite servirlo en grandes cantidades a su mascota.

También te puede interesar
  • ¡Elimine estas frutas de la dieta de su perro inmediatamente!
  • ¿Puede mi perro seguir una dieta vegana? sepa mas
  • ¡Descubre cómo los perros son aliados en la lucha contra el estrés!

Es fundamental comprobar si el animal padece alguna intolerancia alimentaria o alguna condición específica. Los perros que padecen insuficiencia renal, diabetes y problemas cardíacos deben evitar esta fruta.

Evita dárselo a tu mascota si sufre de estreñimiento y si su sistema digestivo funciona correctamente, el exceso de plátano puede provocar estreñimiento. La fruta también debe retirarse de la dieta de los perros hiperactivos, ya que el plátano contiene muchos azúcares en su composición.