Qi Gong: ¿que es y como practicarlo?

Qi Gong: ¿que es y como practicarlo?

El Qi Gong es una práctica milenaria especialmente indicada para reequilibrar la energía del cuerpo y la mente mediante posturas y movimientos sencillos, masajes y meditación.

Qi Gong, también conocido como Chi Kung, es un arte de origen chino cuyo objetivo es conocer, aplicar y optimizar la energía del organismo, tal como lo entiende la medicina tradicional china. Es una práctica antigua que se remonta a hace unos 2000 años.

Se practica a través de la respiración, movimientos y visualizaciones, un poco como la acupuntura en la medicina tradicional china. Según esta perspectiva, hay salud en presencia de abundante energía vital, lo que se llama «Chi» o «Qi». Esta energía debe circular siempre, sin estancarse ni dispersarse, manteniendo un equilibrio.

No debe haber exceso o escasez de Qi en ninguna parte del cuerpo.. Al lograr este equilibrio, puede disfrutar de una buena salud, tanto física como mental.

«En la medicina china, el hombre es visto como parte de un todo».

-Nuria Lorite-

¿Cómo se practica?

Cualquiera puede practicar Qi Gongindependientemente de su edad o condición física. No requiere condiciones físicas particulares, ya que se basa en posiciones estáticas, movimientos dinámicos, posturas sentadas, marchas y sonidos. A diferencia del yoga, no se requieren grandes habilidades físicas para asumir las diferentes posiciones.

No necesitas un maestro para practicar Qi Gong: es una disciplina que se puede aprender y practicar en solitario. Estos ejercicios están guiados por el principio de «poco pero constante», es decir, una práctica por períodos cortos, pero constante. Por lo general, de 15 a 30 minutos al día es suficiente.

Este arte comienza con un automasaje para desbloquear las articulaciones para luego adoptar una posición estática, seguido de un movimiento dinámico y finalmente meditación. La mayoría de los movimientos provienen de la tradición taoísta, otros son de inspiración budista, otros son de reciente creación.

Los beneficios del Qi Gong

Qi Gong intenta equilibrar la energía del cuerpo, por lo que lo nutre y lo fortalece. Se estima que los beneficios de esta práctica se vuelven particularmente evidentes unos tres meses después el inicio del entrenamiento diario. Según la medicina tradicional china, Chi Kung ofrece los siguientes beneficios:

  • Calma el estrés. Al igual que el Tai Chi, esta práctica tiene efectos muy positivos en términos de estrés y ansiedad. En la medicina china, estas emociones están asociadas con trastornos digestivos, por lo que Qi Gong también se centrará en esto.
  • Fortalece el sistema inmunológico. Al equilibrar la energía, se fortalece el sistema inmunológico, lo que hace que el cuerpo sea menos vulnerable a infecciones y enfermedades más graves como el cáncer. Esto también ayuda a reducir los efectos secundarios de la quimioterapia o la radioterapia.
  • Calmar el dolor crónico. La práctica del Chi Kung ayuda a calmar los dolores provocados por enfermedades como la artritis o el reumatismo. Asimismo, alivia todos los dolores musculares y previene los dolores de cabeza.
  • Fortalecer la masa muscular. Después de los 40 años, la pérdida de masa muscular se vuelve muy notoria. El Qi Gong contrarresta esta pérdida, que es muy importante para prevenir enfermedades graves en personas mayores de 70 años.

Qi Gong y la medicina tradicional china

Según la tradición filosófica china, en la base de la medicina tradicional, todos los fenómenos del universo se pueden clasificar en Yin y Yang. El Yin es la parte femenina y se asocia a conceptos como frío, descanso, intimidad, fragilidad y similares.

Yang, por otro lado, es la parte masculina y está asociado con el calor, el movimiento, la fuerza, la actividad, etc. Además de estos dos elementos, para la medicina tradicional china existe una energía esencial llamada Qi, que debe fluir a través de un sistema energético compuesto por una red de meridianos.

Cuando el Qi no fluye, o cuando se estanca, su paso se interrumpe o se dispersa, aparece la enfermedad. Por esta razón, la medicina tradicional china está dirigida a hacer que esta energía fluya correctamente y recuperar el equilibrio Yin-Yang. Esto se logra a través de la acupuntura, el masaje, la dieta, la medicina herbal y el Qi Gong.

Prouzet, A. (2001). La Autocuracin Con El Qi Gong. Editorial Paidotribo.