¿Qué es la psiconutrición?

¿Qué es la psiconutrición?

La psico-nutrición toma forma cada día, puebla un cierto número de redes sociales y hace referencia a la nutrición y hábitos de vida saludables. Pero, ¿qué es exactamente y cuáles son sus características?

La psico-nutrición es la ciencia que estudia la relación entre la psique y la comida, por tanto requiere la intervención de al menos dos profesionales: el dietista o el nutricionista y el psicólogo. La psiconutrición no solo toma en cuenta la relación que el individuo tiene con la comida, sino que también se estudian los patrones emocionales que van de la mano con la variedad de alimentos que uno elige consumir.

Con base en este enfoque, se analizan diferentes comportamientos, incluida la comprensión de la comida como una herramienta para encontrar alivio a la angustia emocional. Por otra parte, El propósito de la psiconutrición es modificar el patrones alimentarios de larga data con el fin de mejorar la calidad de vida de la persona.

Psico-nutrición y sus características

La psico-nutrición implica la intervención conjunta del nutricionista y el psicólogo. Sin embargo, poder contar con otros profesionales garantizará mejores resultados.

Entre los profesionales que pueden formar parte de esta plantilla multidisciplinar encontramos entrenadores personales, psiquiatras, logopedas, pedagogos, etc.. Por tanto, podemos resumir las características de la intervención en el campo psico-nutricional de la siguiente manera:

  • Se centra en aspectos asociados a la nutrición y los hábitos saludables.; no solo desde el punto de vista alimentario, sino también desde el punto de vista emocional, social y laboral.
  • Trabajamos las variables psicológicas asociadas al mantenimiento de hábitos poco saludables y al desarrollo de nuevas habilidades que se derivan del establecimiento de hábitos que mejoren la calidad de vida.
  • El autoconcepto y la autoaceptación son importantes para iniciar un camino de psiconutrición. En algunos casos, la lucha contra nuestra imagen corporal nos genera frustración.
  • Se analiza el contexto en el que se consumen las comidas entre las demás variables que favorecen o perjudican una dieta saludable.
  • Los profesionales ayudan a tomar decisiones sobre la alimentación y la concienciación en términos de productos saludables y ultraprocesados.. Además de esto, trabajaremos algunos conceptos de arraigo social, como la dieta, y los lugares comunes de la nutrición que influyen en la elección de productos.

¿Qué no es la psico-nutrición?

La psico-nutrición es un esfuerzo en equipo que requiere la colaboración de varios profesionales. Es importante subrayar este aspecto, dado que no existe un curso de formación especializado para «psico-nutricionistas». Para ponerlo en marcha, como ya se mencionó, al menos una psicóloga y una nutricionista son imprescindibles.

El concepto de psiconutrición ni siquiera se puede reducir al estudio del consumo de alimentos específicos según el estado de ánimo. Por tanto, uno de los retos de la psico-nutrición puede ser ampliar la caja de herramientas de la persona para incrementar su repertorio de estrategias adaptativas.

Los resultados en este ámbito son progresivos: estamos hablando de hábitos, por tanto intervenciones que requieren tiempo para ser redirigidas, modificadas o fijadas. Por otro lado, obtendrá resultados que van mucho más allá de la pérdida de peso; se trata de cambiar tu relación con la comida.

El papel del psicólogo

El trabajo del psicólogo en este caso no se trata solo de trastornos alimentarios. También hablamos de otros trastornos, como la ansiedad, que surgen de distintas situaciones psicológicas, incluido el rechazo de la propia imagen.

Investigar la adopción de dietas restrictivas como mecanismo de compensación es solo un aspecto del trabajo del psicólogo en el asesoramiento psico-nutricional. Las funciones del profesional incluyen:

  • Evaluación de patrones de hábitos alimentarios y el consumo de alimentos específicos en diferentes contextos.
  • Fomentar la elección de alimentos saludables. a través de la información correcta y una mayor conciencia.
  • Reducción de la expectativa de resultados inmediatos y / o a corto plazo.
  • Presentación de técnicas de aceptación y cambios dirigidos al consumo de alimentos que son objeto de rechazo por parte del paciente.
  • Educación emocional y estrategias adaptativas.
  • Primer contacto con sensaciones físicas asociado con la sensación de saciedad y apetito.

Los mecanismos emocionales son particularmente importantes durante el asesoramiento psico-nutricional, así como las habilidades disponibles para asimilar ciertos hábitos.

Finalmente, es importante disipar algunos mitos sobre la nutrición arraigados en nuestra sociedad, así como tener que ser constante en el camino que conducirá a la adopción de nuevos hábitos.