Reconstrucción emocional para encontrar el bienestar

Reconstrucción emocional para encontrar bienestar

La reconstrucción emocional es el arte de hacer algo para guardarnos cuando nos encontramos en un «callejón sin salida». Es la capacidad de manejar nuestras emociones para encontrar armonía y bienestar.

Todos hemos experimentado esa sensación comparable de caer al vacío sin paracaídas o como si nos estuviéramos ahogando sin encontrar nada a lo que agarrarnos. Son momentos de extrema tristeza en los que no vemos la luz ni la posibilidad de encontrarla. Estos son los momentos en los que necesitamos una reconstrucción emocional.

Reconstruir emocionalmente significa encontrar seguridad y avanzar, aunque sea en pequeños pasos. También significa reducir los riesgos y encontrar puntos sólidos en su vida para construir una base sólida que le permita resurgir.

La reconstrucción emocional es un camino duro y difícil en el que utilizarás buena parte de la energía que te queda. No obstante, será una inversión valiosa. En este artículo te explicamos qué es y te presentamos algunas estrategias que pueden ayudarte.

«Reconstruirnos a nosotros mismos es parte del viaje que estamos viviendo».

Si me conozco, me manejo mejor

La reconstrucción emocional consiste en diseñar y sentar nuevas bases para nuestra vida. Significa transformar y eliminar todo lo que nos lastima. Para ello, es necesario analizar lo sucedido. Quizás ha llegado el momento de sentarse y analizar qué ha pasado últimamente y por qué te has encontrado en la condición que estás viviendo.

Este es un ejercicio útil tanto para ganar como para perder, aunque en el último caso, la introspección solo es ayudada por la inercia emocional. Por otro lado, es un camino gradual donde hay espacio para el insight: cuando identificamos problemas y somos conscientes de ellos, nos volvemos más conscientes de nosotros mismos.

«Reconstruirnos emocionalmente es el arte de cuidarnos en los momentos más difíciles».

Reconstrucción emocional, el arte de ser asertivo

La asertividad es un arte. Se trata Expresar efectivamente nuestra posición cuando una situación no es favorable.. En muchas ocasiones no es fácil decirle que no a un ser querido o superior, aunque solo estemos defendiendo nuestros derechos.

¿Por qué necesitamos la asertividad para la reconstrucción emocional? Porque abre un espacio donde podemos vernos autónomos, con capacidades y derechos (además de obligaciones y responsabilidades). De esta manera, podemos fortalecer el control sobre nosotros que se ha visto afectado por los sentimientos de impotencia.

Me amo y me reconstruyo

Otro paso de la reconstrucción emocional es redescubrir la autoestima, o ese conjunto de sentimientos que se derivan del concepto que tenemos de nosotros mismos. Tiene que ver con la parte más emocional de nuestro ego.

¿Por qué es tan importante en la reconstrucción emocional? Porque estamos más inclinados a cuidar a quienes nos cuidan (genera sentimientos positivos en nosotros). Si nos cuidamos a nosotros mismos, entonces querremos cuidarnos. Puede parecer complejo, pero descubrirás que no es tan difícil: es solo un círculo que se cierra.

¡Bienvenidos cambios!

La reconstrucción emocional implica varios cambios internos y externos. Algunos autores identifican dos tipos de cambios. En particular, Paul Watzlawich, uno de los principales autores de la teoría de la comunicación humana, los describe en su libro Cambio: formación y resolución de problemas refiriéndose al individuo en relación al sistema. Se centra principalmente en aquellas situaciones en las que la persona siente que no hay salida y por tanto habla de:

  • Cambiar 1. Realice cambios para volver a una situación similar a la anterior a la crisis.
  • Cambiar 2. Cambios que nos colocan en una posición diferente respecto al inicio de la crisis. En este caso hablamos de transformación.

Podemos aprender algo de cada cambio, ya sea de tipo 1 o de tipo 2. También es cierto que no siempre es posible o fácil lograr un cambio de tipo 2. Por eso, recuperar el equilibrio a través de un cambio de tipo 1 también puede ayudarnos.

Los beneficios de la reconstrucción emocional

La reconstrucción emocional ofrece grandes beneficios. A continuación, presentamos algunos:

  • Mejor calidad de vida.
  • Construyendo relaciones más saludables.
  • Mejorar la relación con nosotros mismos.
  • Mejorar nuestro conocimiento de nosotros mismos.
  • Incrementa nuestra autoestima.
  • Mejorar nuestra gestión emocional.
  • Niveles más bajos de sufrimiento.
  • Mejora nuestra asertividad.

La reconstrucción emocional depende en gran medida de nuestra fuerza de voluntad y nuestras decisiones, incluso si al final la ayuda de otros puede ser muy valiosa. Además, si lo consideramos oportuno, siempre podemos acudir a un profesional que nos ayude a moldear nuestra reconstrucción emocional.

Antes de concluir, es bueno recordar que, aunque hablamos de reconstrucción emocional, nunca es solo una reconstrucción a este nivel. Por ejemplo, también se debe tener en cuenta la reconstrucción cognitiva. Las diversas reconstrucciones a nivel teórico son fáciles de separar, pero en la práctica tienen límites indefinidos.

La reconstrucción emocional es una verdadera aventura. No obstante, no debemos tener miedo de afrontarlo, sobre todo porque ofrece excelentes resultados cuando se realiza en momentos emocionalmente positivos. ¿La razón? Tenemos más energía disponible y, en general, no hay muchos cambios que hacer.

Watzlawick, P, Fisch, R. y Weakland, JH (2003). Cambio. Barcelona, España: Herder.