Relaciones con accionistas, ¿que son?

Relaciones con accionistas, ¿que son?

¿Qué son las relaciones con los accionistas? ¿Cómo ocurren y qué efectos tienen en nosotros? ¡Descúbrelo en este artículo!

¿Alguna vez te has preguntado qué efecto tienen las redes sociales en nuestro comportamiento? Bueno, esta influencia tiene que ver con la las relaciones con los accionistas, o más bien las relaciones que establecemos con las personas que «conocemos» en Internet.

Las redes sociales influyen en nuestros comportamientos, pensamientos y acciones. Esta influencia depende de varios factores.

En muchos casos, la forma en que los medios se dirigen a nosotros nos lleva a pensar que son personalizados, en realidad para ellos no somos más que una masa homogénea de personas. ¿Cuántos correos electrónicos no deseados grupales incluyen nuestro nombre?

En este artículo veremos qué son las relaciones con los accionistas, por qué ocurren, qué sentimientos están asociados con ellos y cómo afectan nuestro comportamiento.

¿Qué son las relaciones con los accionistas?

Establecemos relaciones de accionistas con las celebridades que observamos en las redes sociales. De hecho, tratan sobre cualquier personaje público, ya sea real o ficticio (incluidos los personajes de dibujos animados).

Imaginemos que conocemos a una persona famosa en el supermercado, alguien con quien simpatizamos. Probablemente buscaremos contacto, pediremos un autógrafo, intentaremos entablar una conversación … como si realmente confiáramos en esa persona, pero en realidad no lo hacemos.

Si lo piensas bien, las relaciones con los accionistas son relaciones sociales falsas, ya que surgen del deseo de conocer a esa persona «en la vida real» o de la admiración por él. ¡Entonces la mente nos está engañando!

Percibimos una relación como cercana e íntima, pero realmente no conocemos a esa persona, ya que solo vemos lo que publica sobre ella en las redes sociales. Según los expertos, además, se trata de una relación unilateral o pseudoenlace.

Origen del término

Los primeros en hablar de relaciones con accionistas fueron los estudiosos Horton Donald y Richard Wohl quienes, en 1956, definieron este concepto como «la creación inconsciente de una relación cercana con una figura pública, vivida intensamente».

Donald y Wohl especifican que esta relación es unilateral y que es la “ilusión de una interacción recíproca vivida por el público en relación con las figuras del espectáculo”.

Sentimientos asociados

Las relaciones parasociales nos llevan a identificarnos con la persona admirada, lo que nos hace percibir la relación como real. En este sentido, desarrollamos una fuerte empatía hacia él. También puede ocurrir lo contrario, es decir, sentir rechazo o desagrado.

Creemos que realmente conocemos a alguien solo porque lo hemos visto o seguido en las redes sociales. Es un vínculo muy especial, porque viene solo de nosotros (por eso hablamos de un pseudovínculo).

Por otro lado, según la académica Ileana Caschi, las relaciones con los accionistas son un fenómeno comunicativo que nos hace conscientes de determinados contenidos mediáticos. Estamos convencidos de que somos mucho más que «uno más del público».

¿Con quién se establecen?

Como hemos visto, estas relaciones se establecen con cualquier personaje famoso, incluso ficticio. Por lo general, por lo tanto, con personas que aparecen en televisión, radio, redes sociales e incluso en el periódico.

Su profesión realmente no importa, pero generalmente son artistas, deportistas, presentadores, políticos, cantantes… Este incluye personajes de ficción, como personajes de dibujos animados, especialmente en el caso de los niños.

¿Cuánto duran las relaciones con los accionistas?

No hay una respuesta exacta a esta pregunta, ya que las relaciones con los accionistas son indefinidas; su duración depende de la importancia que tenga la persona para nosotros y de su popularidad.

¿Por qué tenemos este tipo de relaciones?

En cierto modo, es el resultado de nuestro lado subconsciente (o inconsciente). Lo ilustraremos con un ejemplo sencillo: cuando vemos personajes famosos en la televisión (o en las redes sociales, en un video de YouTube, etc), inconscientemente, nuestra mente «se convence» de que ese contenido fue creado especialmente para nosotros.

Si bien sabemos que somos solo un granito de arena entre todos los espectadores de ese programa, la mente nos engaña y nos hace creer que este contenido es, en cierto modo, personalizado. Esto explicaría por qué nos sentimos tan unidos o tan involucrados.

Estrategias de medios en la base de la relación con los accionistas

Las celebridades conocen bien los mecanismos que alimentan estos sentimientos. Prueba de ello es el hecho de que miran a cámara y se dirigen sobre todo a su público (es decir, a “nosotros”), especialmente en YouTube y en la televisión.

La neurociencia nos enseña que el cerebro está programado para interpretar una mirada directa al ojo como una señal de atención.. En otras palabras, percibir que la persona nos está mirando a los ojos nos hace sentir que nos habla directamente. En consecuencia, creemos que nos conoce.

Todo esto, sumado a los sentimientos de empatía y atención que estas personas despiertan a través de su lenguaje verbal y no verbal, facilita las relaciones parasociales. Por no hablar de su grado de credibilidad o su atractivo físico e intelectual.

“Los medios sociales y digitales no reemplazan a los tradicionales; convivir «.

-Octavio Regalado-

  • Caro, C.L. (2015). Relaciones e interacciones parasociales en redes sociales digitales. Una revisión conceptual. Revista ICONO14, Revista Científica de Comunicación y Tecnologías Emergentes, 13(2): 23-47.
  • Giles, D.C. (2002). Interacción parasocial: una revisión de la literatura y un modelo para futuras investigaciones. Psicología mediática, 4(3): 279-305.
  • Horton, D. y Whol, R. (1956). Comunicación de masas e interacción parasocial: observaciones sobre la intimidad a distancia. Estados Unidos.
  • Rubin, RB y McHugh MP (1987). Desarrollo de relaciones de interacción parasocial. Revista de medios electrónicos y de radiodifusión, 31 (3): 279-292.