Sentirse incómodo con su cuerpo: ¿por qué?

Sentirse incómodo con su cuerpo: ¿por qué?

La insatisfacción con el propio cuerpo a menudo se debe a la presión social, junto con creencias disfuncionales específicas que tendemos a mantener. ¿Cómo podemos cambiar esta realidad?

Prácticamente cualquier ser humano, al menos una vez en su vida, se ha mirado al espejo y ha pensado: «No me gusta lo que veo». Se probó ropa en una tienda y comenzó a sentirse incómodo con su cuerpo.. Esto se debe a que muchas veces queremos agregar, reducir, modificar o mejorar algunas partes de nuestro cuerpo.

Sin embargo, este rechazo de nuestra imagen corporal va más allá de la dimensión puramente física; hay mucha gente que piensa que la apreciación y el éxito dependen de la apariencia. Ahí es cuando cuando no reflejan los estándares de belleza comienzan a sentirse como un fracaso, incapaces y sin importancia.

¿Por qué es común sentirse incómodo con su cuerpo?

Teniendo esto en cuenta, es interesante preguntarse de dónde viene esta tendencia a despreciarse a uno mismo, sentirse incómodo en su propia piel y qué se puede hacer al respecto.

Causas externas

No se puede negar el tremendo impacto de la cultura y la sociedad en la profunda insatisfacción que muchas personas tienen con sus cuerpos. El canon de belleza ha cambiado a lo largo de los años, estableciendo estándares casi completamente flexibles sobre lo que es apropiado y correcto para usar en cada época y en cada lugar.

Hoy en día se ha impuesto un ideal inalcanzable e irreal, que valora medidas verdaderamente antinaturales, Para ambos, hombres y mujeres.

Se trata de características únicas e impuestas desde el exterior que no dejan lugar a la diversidad lógica de los cuerpos humanos. Exaltar estos modelos como los únicos aceptables tiene fuertes repercusiones psicológicas en quienes se desvían de ellos. Basta con acudir a cualquier tienda de ropa para presenciar la escasa variedad de tallas.

Crecemos, por tanto, aprendiendo a rechazar nuestro cuerpo, a sentirnos inadecuados y aplastados o a obsesionarnos porque no nos ajustamos a los estándares. Por otra parte, además presión social puede ser devastador, dado que el rechazo a la diversidad entra en juego desde los primeros años escolares.

Causa interna

Todo lo anterior se nos impone. Aún existen otros aspectos directamente asociados con la personalidad y la actitud que llevan a sentirse incómodo con su cuerpo:

  • Comparaciones injustas. Por supuesto que los estándares siempre existirán, pero depende de nosotros entender si son modelos irreales e inalcanzables, y nuevamente si hay motivos para adaptarse a ellos. Confrontarnos constantemente con celebridades o personas reales que reflejan este ideal nos lleva inevitablemente a desarrollar emociones negativas hacia nuestra apariencia, sin entender que la diversidad es belleza.
  • Pensamiento rígido y dicotómico. Estas creencias presuponen la existencia de dos extremos y la presencia en nosotros de algunas características negativas, ya que automáticamente somos poco atractivos e indeseables. Centrar la atención en ese aspecto de nuestro cuerpo que no nos gusta, magnificarlo y generalizarlo nos llevará a sentirnos extremadamente incómodos con nosotros mismos.
  • Inferencias incorrectas. Es decir, como me siento incómodo con mi cuerpo, asumo que los demás me perciben de la misma manera. Pero eso no es todo: estoy seguro de que como no reflejo estándares de belleza, no valgo nada, no tengo derecho a vestir determinada ropa ni realizar determinadas actividades; Nunca podré tener éxito en el mundo laboral, social o emocional.

¿Qué hacer si se siente incómodo con su cuerpo?

Hay dos aspectos principales en los que debes centrarte. Primero, trabaje en los comportamientos y creencias que pueda cambiar y que lo lleven a sentirse insatisfecho con su apariencia.

Entrenar alelasticidad mental, comienzas a darte cuenta de tus pensamientos, a notar tus cualidades y aprenda a distinguir su valor personal de su apariencia.

Segundo punto: comprométete y persevera en el amor y entrénate para aceptar tu cuerpo tal como es. Agradece, porque representa tu vínculo con este mundo, te permite respirar, reír, correr o abrazar a las personas que amas. Reconcíliate con tu imagen reflejada y trátate con amor y respeto, independientemente de tu cuerpo.

Solo a través de esta aceptación incondicional podrás realizar los cambios necesarios para cuidar tu cuerpo y tu imagen de manera saludable. Haga ejercicio y coma sano; dale el cuidado adecuado, sí, pero hazlo porque lo amas y no porque lo odies.

  • Martínez-Oña, M. D. M., & Muñoz-Muñoz, A. M. (2015). Iconografía, estereotipos y manipulación fotográfica de la belleza femenina. Estudios sobre el mensaje periodístico, 21(1), 369-384.
  • Salaberria, K., Rodríguez, S., & Cruz, S. (2007). Percepción de la imagen corporal. Salud, 8(2), 171-83.