Ser un niño

Ser niño es aportar la mayor pureza de todas, ya que la verdad es tu “mejor juguete”. Ser niño es traer enseñanzas de la ligereza de la vida, ya que ella es la verdadera maestra de los adultos, y no al revés, como muchos piensan. Ser niño es tener la energía calibrada al máximo, y debes gastarla de la mejor manera: juegos al aire libre, contacto con la naturaleza, animales, las cosas más simples posibles, solo un buen sueño que se recargará. Ser niño es fundamental para sentir mucho amor a su alrededor, las cuestiones materiales son secundarias para ellos (y para todos). Ser niño se trata más de sentir que de decir.

Ser niño es ser libre, sentir que el tiempo es tu mejor amigo, a diferencia de los adultos, que ven lo contrario. Ser niño no es estar contaminado por el mundo de los adultos, probablemente necesitan retroceder, sino una regresión que de hecho es una progresión interna. Ser niño es repetir las acciones de tus antepasados, por eso la importancia del celo de la imagen para ser reflejada, ¡somos “espejo”! Ser niño es sacar a relucir la inocencia de nuestra esencia, que debe ser eternizada, ya que para ellos el mundo no tiene mal. Ser niño no es tener el ego, sino el alma, es como si en los primeros años aún prevaleciera sobre él.

Tabla de contenidos

También te puede interesar
  • Descubra cómo encontrar a su niño interior
  • Aprende a lidiar con niños pequeños y a ser más feliz
  • Transforma la infancia de un niño apadrinándolo en Navidad

Ser niño es ser curioso, es querer saber el porqué de las cosas, y la vida es un aprendizaje eterno. Ser niño no es nada complicado, todo se vuelve sencillo. Ser niño es desapego, porque el gran amigo es el del momento, independientemente de los actores. Ser niño es vivir sin pensar en la fecha de caducidad. Ser niño es sentir que no hay mañana, porque lo que importa es tu mayor regalo: el ahora. Ser niño es una transparencia brillante, como un hermoso cristal, córtalo con mucho amor. Ser niño es ser feliz sin necesidad de la aprobación de nadie, solo ser. Ser niño es tener una sola responsabilidad: Ser niño.

¡Feliz Día del Niño, los reales y los eternos!