Síndrome de Gerstmann: agnosia digital

Síndrome de Gerstmann: agnosia digital

Imagina por un momento que no puedes reconocer tus propios dedos, que no puedes realizar acciones que requieren movimientos delicados. ¿Podría suceder esto en ausencia de una lesión física en los dedos?

El síndrome de Gerstmann es una enfermedad neurológica poco común.. Es conocido por su característica más importante: la incapacidad del paciente para reconocer sus dedos. Pero más allá de este síntoma, es una enfermedad mucho más compleja y adquirida (es decir, el cuadro sintomático surge después de una lesión).

El nombre viene de Josef Gerstmann, un joven asistente del Departamento de Neurología de la Universidad de Viena, Austria. Este estudiante analizó un conjunto de síntomas manifestados por una mujer que había tenido un derrame cerebral. A partir de ese momento, la enfermedad caracterizada por la agrafia, la agnosia digital y la acalculia llevaría su nombre.

Las causas fundamentales del síndrome de Gerstmann

En primer lugar… hay que decir que la mayoría de los casos reportados se originan en un problema vascular. Parece ser la causa principal de un síndrome caracterizado por la desaparición del conocimiento morfológico de las manos y la incapacidad de realizar cualquier acción con ellas. La sintomatología puede resumirse de la siguiente manera:

  • Agnosia digital. Incapacidad de reconocer los dedos de la mano. El paciente actuará como si no pudiera contar con sus propios dedos, como si no los tuviera.
  • Agrafia. Además de manifestar los síntomas que se acaban de describir, la persona pierde la capacidad de expresarse por escrito.
  • Acalculia. Los sujetos con el síndrome de Gerstmann también pierden la capacidad de realizar operaciones aritméticas simples.
  • Sensación de desorientación. No poder orientarse en el espacio, con confusión o incapacidad para distinguir la derecha de la izquierda.

El daño sufrido

En 1930 Gerstmann concluyó la descripción del síndrome estudiando las lesiones de sus pacientes. Se encontró que la mayoría de ellos tenían dañado el lóbulo parietal dominante.y más específicamente, la circunvolución angular.

En el lóbulo parietal está el homúnculo de Penfield, un mapa somatosensorial del cuerpo. Dentro del lóbulo parietal hay un área centrada en los dedos.

Esta área es mucho más grande, en proporción, que el resto del cuerpo, precisamente por la importancia y la cantidad de terminaciones nerviosas en nuestras manos.

La circunvolución angular

Esta zona particularmente dañada en el síndrome de Gerstmann ocupa una porción posterior del lóbulo parietal. Se asocia con la interpretación del lenguaje, la asignación de un código común para la información visual y auditiva.

En general, los pacientes que sufren este síndrome tienen un patrón de apoplejía en la arteria cerebral media izquierda, lo que irrita la circunvolución angular.

Características clínicas

Tenemos que dejar claro que el síndrome de Gestmann tiende a presentarse de forma incompleta. Esto significa que los tres síntomas principales no tienen que ser expresados para hacer un diagnóstico.

Muy a menudo, no hay agrafia y la afasia semántica es común.una falta de comprensión de las estructuras lógico-gramaticas.

El síndrome de Gerstmann hoy en día

Desde que se describió el síndrome hace algún tiempo, el progreso de la ciencia ha hecho que sus características sean objeto de debate. Hoy en día se debate la naturaleza orgánica del síndrome, proponiendo estas áreas del lóbulo parietal como la etiología del síndrome.

Muchos pacientes tienen lesiones en el lóbulo parietal izquierdo, el hemisferio dominante en la mayoría de la población diestra. Las anomalías se producen a nivel cortical, es decir, en las zonas de procesamiento complejas.

Diagnóstico

Las principales disciplinas involucradas en el desarrollo de un diagnóstico de este síndrome son la neurología y la neuropsicología. Las sospechas se concretan cuando se le pide al paciente que realice tareas que requieren el reconocimiento de sus dedos.

Neurológicamente hablando, el diagnóstico comienza con exámenes exploratorios y se confirma con tomografías y resonancias magnéticas que nos permiten observar el tejido dañado. Al mismo tiempo, la neuropsicología se ocupa de analizar y evaluar las capacidades cognitivas deterioradas a través de la observación clínica.

Tratamiento del síndrome de Gerstmann

Los tratamientos también se dividen y distinguen según el especialista a cargo del tratamiento.. En principio, siempre es necesario un enfoque combinado, desde la neurología a la psicología.

  • Tratamiento neurológico. El enfoque se basa en la atención a los daños orgánicos mediante procedimientos estándar. Entonces el tratamiento depende de la naturaleza de la causa: tumor vascular o cerebral.
  • Tratamiento neuropsicológico. Este enfoque se basa en el tratamiento de las funciones cognitivas afectadas por la lesión. Dada la variabilidad de los síntomas, el tratamiento debe ser personalizado y multidisciplinario.
  • Psicoeducación. Estar informado y consciente del síndrome es muy importante para intervenir en los aspectos emocionales subyacentes.

Finalmente, ambos tratamientos deben tener como objetivo la recuperación funcional del paciente. Con objetivos que apuntan a un funcionamiento óptimo, eliminando el aislamiento.

Aunque el síndrome de Gerstmann es poco frecuente en la población mundial, al principio atrajo la atención de los investigadores y especialistas debido a sus características.

El interés se basa en el hecho de que el correcto funcionamiento del cerebro depende de un funcionamiento vascular igualmente correcto. Por consiguiente, todas las actividades que ponen en peligro el sistema circulatorio también suponen un peligro para el sistema nervioso.