Todo está mal: ¿por qué pasa?

Todo está mal: ¿por qué pasa?

¿Tiene la sensación de que todo va mal? ¿Crees que todos tus esfuerzos son en vano? Si estás atravesando un período en el que las decepciones se han convertido en tu pan de cada día, te explicamos de qué puede depender.

Hay momentos en la vida en los que terminas diciéndote a ti mismo “¿Qué pasa? ¡Estoy todo mal! ”. Bueno, todo el mundo pasa por tener que afrontar momentos difíciles, fases en las que es un continuo tropiezo, cometer errores, sentirse decepcionado y ver desvanecerse sus sueños. No podemos negar que hieren y desmoralizan.

Pero, ¿qué hay detrás de estas experiencias? Notar que de repente todos los aspectos de nuestra existencia están en crisis (trabajo, vida de pareja, proyectos personales, etc.) nos lleva a preguntarnos si no hay un detonante que orquesta este infortunio o este llenarse de obstáculos. ¿Somos nosotros, con nuestra actitud? ¿Quizás sea el contexto en el que vivimos?

Cuando nos encontramos en espirales donde no vemos la salida del túnel, lo ideal es parar. No se trata solo de reducir la velocidad y tomarse unos días libres. También debemos detener el ruido mental, los pensamientos sobre los que no dejamos de rumiar. y que alimentan nuestras preocupaciones. Detener su mente y cuerpo nos ayudará a analizar lo que sucedió y comenzar de nuevo.

¿Por qué todo es malo para mí?

Los ciclos de negatividad existen y son comunes. Son todas aquellas fases en las que se pone en marcha una cadena de fracasos cargados de sufrimiento. Estos son días en los que a un error le sigue la desesperación y en los que aceptamos a regañadientes que algo que pensamos que sucedería no sucederá. Generalmente estos ciclos son cortos y en poco tiempo nuestra actitud y circunstancias externas mostrarán signos de mejora.

Sin embargo, tememos quedarnos varados, especialmente cuando alimentamos estas dinámicas con pensamientos como: “¿Por qué me pasa todo? ¿Por qué el mundo me trata tan mal? ¿Me pasa algo? ¿Por qué las cosas me van tan mal? ”.

Casi sin darnos cuenta, nos encontramos vulnerables y damos por sentado que, hagamos lo que hagamos, no detendrá nuestra mala suerte.

¿A qué puede deberse esto?

¿Existe la mala suerte? No sabemos. No hay evidencia científica para esto y he aquí por qué tenemos que buscar causas específicas y objetivas. Al aclarar los posibles detonantes, tendremos una mayor sensación de control, y este aspecto siempre es positivo. Cuando escuchamos que todo está mal, las variables involucradas podrían ser:

  • Fenómeno de filtrado. En este primer caso nos encontramos ante una distorsión cognitiva. Es ese enfoque mental el que nos hace actuar de acuerdo con un sesgo muy específico: el rasgo de la negatividad. Nos enfocamos en lo que está mal, solo miramos el error, solo percibimos lo que está mal y nos sentimos incapaces de ver nada más. Esos lentes oscuros ya no ven lo que es correcto, lo positivo.
  • Pesimismo adquirido. Hay gente que vive pensando que tiene todo en contra. De ellos pende el peso de un pesimismo crónico que muchas veces deriva de la educación recibida, de los padres que les han enseñado que el mundo es un mal lugar, que no se puede confiar en nadie, que las cosas buenas nunca pasan …
  • Baja autoestima. Esta dimensión no se alcanza de la noche a la mañana ni se mantiene durante toda la vida. La autoestima puede debilitarse, variar con el tiempo y según la experiencia. Por eso, si en un momento determinado nos encontramos preguntándonos «¿por qué me va todo mal?», Quizás sea el momento de cuestionar la percepción que tenemos de nosotros mismos, nuestro amor propio, nuestra autoestima.

Otras posibles causas:

  • Depresión latente. Los trastornos del estado de ánimo, como la ansiedad o la depresión, actúan como un velo que opaca todo. Aquí está la creencia de que todo va mal, que por mucho que lo intentemos, nada saldrá como esperábamos, en algunos casos es síntoma de depresión. El estudio realizado por la Dra. Paula Pietro en la Universidad de Massachusetts, por ejemplo, insiste en que estos pensamientos son una constante en la mente de una persona deprimida.
  • Tiempos difíciles, resultados variables. No podemos dejar de tener en cuenta un hecho evidente, el contexto que nos rodea. En tiempos difíciles puede suceder que muchas cosas empiecen a salir mal. Sin embargo, debemos entender que son fases: la mala suerte no dura para siempre.

¿Qué puedo hacer si todo sale mal durante este período?

En un momento en que todo va mal lo último que hay que hacer es seguir como si nada hubiera pasado, incluso esforzándose por lograr metas u objetivos que ahora son causas perdidas. En cambio, es recomendable reflexionar sobre los siguientes puntos:

  • ¿Por qué está todo mal? ¿Depende de mí o no? En primer lugar, debe tomarse su tiempo; una pausa para reflexionar sobre lo sucedido y comprender qué llevó a esta sucesión de hechos negativos.
  • Acepte que algunos aspectos están fuera de nuestro control, que no dependen de nosotros. Hay momentos complicados en los que algunas variables están en nuestra contra. Tomamos nota y, a pesar de las dificultades, intentamos tomar nuevas decisiones.
  • No podemos pasar por alto la calidad de nuestros pensamientos. ¿Estamos aplicando filtros negativos a nuestra realidad? ¿Nos enfocamos demasiado en lo que está mal?
  • Analizando emociones. Que sentimos ¿Cuánto tiempo hemos estado frustrados o tenemos esta apatía? Quizás todo esté mal por nuestro estado de ánimo. Tal vez necesitemos ayuda y este es el verdadero punto al que deberíamos prestar atención.

Finalmente, cuando nos encontramos ante periodos en los que muchos aspectos de nuestra vida toman caminos sinuosos, siempre es bueno, como decíamos, tomarse el tiempo. Una vez hecho esto, puede que sea el momento adecuado para realizar algunos cambios, por pequeños que sean. A veces, un cambio actúa como un estímulo válido, una fuente de esperanza.

  • Pietromonaco, PR y Markus, H. (1985). La naturaleza de los pensamientos negativos en la depresión. Revista de personalidad y psicología social, 48(3), 799–807. https://doi.org/10.1037/0022-3514.48.3.799