Trucos para dormir mejor en verano

Ah, ¿quién no ama el verano, verdad? Es hora de la playa, de los paseos, de la cascada, de la piscina, de los cuerpos bronceados, de los días más largos. Pero no todo es maravilloso durante esta temporada, especialmente a la hora de acostarse. Si dormimos con la ventana abierta, los mosquitos acaban haciendo la fiesta. Entonces, ¿qué hacer para aliviar el calor y poder dormir tranquilo?

Hemos separado algunos consejos para ayudarte a dormir mejor en los días más calurosos. Revisa:

Mojar las toallas

Esta técnica fue ampliamente utilizada por la gente del antiguo Egipto. Consiste en mojar una toalla, o incluso una sábana, quitar parte del exceso y cubrirse a la hora de acostarse con esta fresca pieza. Puede estar seguro de que esta técnica es realmente refrescante.

Improvisar un acondicionador de aire

Si no tiene dinero para comprar un aire acondicionado, un buen consejo es improvisar uno. ¿Conoces ese viejo abanico que has guardado en el fondo de tu armario? Él puede ser tu salvación. Coloque un frasco de cubitos de hielo justo en la parte delantera del ventilador y enciéndalo. Así, el viento producido por el dispositivo refrescará todo el ambiente.

Use ropa ligera

A pesar de lo que pueda parecer, dormir desnudo en esta época del año no es una buena idea. Hay muchas posibilidades de que sude por la noche y se pegue a la sábana. Un buen consejo es usar al menos una camisa de algodón.

Elige dormir solo


¿A quién no le gusta dormir juntos, verdad? Pero esta no es una buena opción para el verano, pero es ideal para los días más fríos. Así que elige (siempre que sea posible, por supuesto) dormir solo.

Tomar un baño relajante

Un buen consejo para refrescarse en los días de verano es correr a la ducha y tomar esa ducha fría. El agua ayuda a bajar la temperatura corporal. Es más, después de una ducha como esta, aunque sea rápida, te sientes limpio. Y no hay nada mejor en el mundo que ese sentimiento.

Elige el suelo

Lo ideal es elegir lugares más cercanos al suelo a la hora de acostarse, porque sube el aire caliente. Incluso vale la pena sacar el colchón de la cama.

Mantén las luces apagadas

Las luces producen mucho calor, especialmente en ambientes más pequeños. Entonces, para mantener la sensación de frescor a la hora de dormir, enciende las luces solo cuando sea realmente necesario.

Refresca tus pies

Muchas personas sufren a la hora de acostarse debido a sus pies. Esto se debe a que los pies humanos están compuestos por varias terminaciones nerviosas. Por eso, un buen consejo para evitar este sufrimiento a la hora de acostarse es mantener un cuenco de agua fría cerca de la cama. Cuando la situación empeore, moje un poco sus pies y refrésquese.

Truco en las sábanas

Otro buen consejo para dormir mejor en verano es un truco con las sábanas. Para ello, abre una ventana y cuélgalas mojadas cuando te vayas a dormir.


  • Escrito por Flávia Faria del Equipo Eu Sem Fronteiras.