Vocación profesional: 5 formas de descubrirla

Vocación profesional: 5 formas de descubrirla

Las posibilidades de desarrollar la vocación profesional es una de las variables que más influyen en la calidad de nuestra vida, tanto real como percibida. Discutimos esto en este artículo.

Encontrar una verdadera vocación profesional es la preocupación de muchas personas. Desde una edad temprana, los niños empiezan a pensar en qué hacer cuando crezcan. Después de terminar sus estudios, es hora de tomar una decisión y muchas veces los niños están llenos de dudas.

Además de esta dificultad para identificar claramente la vocación profesional de uno, está el hecho de que hay mucha presión del mercado laboral. Por esta razón, es necesario evaluar los intereses personales, considerar los diferentes trabajos y en qué ambiente de trabajo se va a trabajar. Como si eso no fuera suficiente, una persona puede estar interesada en más de un trabajo.

Por lo tanto, a veces no es fácil identificar cuál de los diversos intereses prevalece sobre los demás. Para ayudarte a descubrir o redescubrir tu verdadera vocación profesional, te proporcionaremos cinco herramientas o estrategias.

«La vocación es la columna vertebral de la vida».

-Nietzsche-

Cómo descubrir su vocación profesional

1. Pensando en sus intereses y actitudes

Hay similitudes entre un trabajo particular y lo que una persona hace espontáneamente. Por ejemplo, si una persona está interesada en buscar la mejor manera de ganar dinero y, a través de las inversiones, multiplicar su dinero, está administrando sus bienes.

Si una persona tiene una sensibilidad especial hacia los enfermos y quiere aliviar su dolor, puede interesarse por las profesiones de la salud.

Por supuesto, para identificar tu vocación profesional, necesitas observarte y conocerte a ti mismo. Así que puedes empezar así: intenta prestar atención a las acciones espontáneas que caracterizan tu comportamiento y tu forma de ser.

2. Mayor concentración

Uno de los signos inequívocos de que existe un interés o vocación particular por algo es el nivel de concentración que uno tiene para realizar una tarea concreta. En otras palabras, cuando empiezas a hacer algo y te olvidas del resto del mundo, probablemente estás haciendo algo que te gusta, que se ajusta a tus intereses y responde a tu verdadera vocación.

También es al revés: si estás haciendo una actividad y te distraes fácilmente o no puedes esperar a que termine, no es de tu agrado. En este caso, el cansancio y el rechazo de la actividad entran en juego. Todos tenemos días en los que no podemos concentrarnos en lo que nos gusta, y mucho menos en lo que no nos gusta hacer.

3. La facilidad de llevar a cabo una actividad determinada para descubrir la vocación profesional

La facilidad para llevar a cabo una actividad nos ayuda a comprender cuál es nuestra verdadera vocación profesional. En ciertos contextos una persona parece tener una capacidad particular de intuición. Todo parece fluir naturalmente y sin demasiada dificultad.

Además de mostrar un buen rendimiento, se llega a la esencia de los problemas con una cierta velocidad y sin encontrar grandes obstáculos. Esto indica que hay una afinidad entre su forma de pensar y resolver problemas y esa actividad en particular.

4. Buscando información

Otro de los signos inequívocos de que te enfrentas a tu verdadera vocación profesional es cuando sientes espontáneamente la necesidad de aprender más sobre un tema o una actividad en particular. Sin que nadie te pregunte o se te pregunte, buscas nueva información y te haces nuevas preguntas a medida que recibes respuestas.

Esta curiosidad es la manifestación de un interés real. Es importante tener presente que se está interesado en un tema y que se desea espontáneamente aprender más sobre él para recibir más información. En tales casos, lo más probable es que se enfrente a su vocación.

5. Sensación de cansancio

Esto está estrechamente relacionado con la concentración. Como decíamos, hay actividades en las que el tiempo parece volar y otras en las que siempre miramos la segunda mano y no podemos esperar a que se detenga. Algunas actividades nos cansan antes.

Una rápida sensación de cansancio puede depender del desinterés. Por el contrario, cuando realizamos una actividad y no nos sentimos exhaustos, es muy probable que coincida con nuestra vocación profesional.

La importancia de descubrir nuestra vocación profesional radica en que gran parte de nuestra tranquilidad y felicidad proviene de hacer lo que más nos satisface. Si esto sucede, las posibilidades de éxito en el trabajo aumentan considerablemente. Dedicamos gran parte de nuestra vida al trabajo, por lo que el tema que hemos tratado hoy está más presente que nunca.

Sánchez, J. E. G. (2011). El cine y la vocación profesional. Cuadernos de Bioética, 22(3), 543-556.