Yoga. Conocer posiciones que pueden ayudar a la inmunidad.

El sistema inmunológico del cuerpo humano se encarga de protegernos de innumerables males y enfermedades que pueden afectar a nuestro organismo. Diferentes partes de nuestro organismo trabajan “juntas” para asegurarnos de que ninguna bacteria, virus u hongo nos cause ningún tipo de daño, combatiendo constantemente a estos invasores y manteniéndonos sanos y con buena calidad de vida.

Pero, desafortunadamente, muchos factores rutinarios hacen que nuestra inmunidad disminuya. Es posible que haya escuchado en alguna parte que el estrés es uno de los mayores enemigos de nuestro sistema inmunológico, ¡y esta es una gran verdad que necesita mucha atención! Los altos niveles de estrés pueden causar innumerables daños a nuestra salud, tanto psicológica como física.

Algunas circunstancias tienden a estresarnos más, como la ansiedad, enfermedades como la diabetes e incluso condiciones externas como epidemias y pandemias. ¿Recuerda la pandemia de influenza A que ocurrió en 2009, causando preocupación mundial? Por muy preocupante que fuera, la pandemia de Covid-19 que vivimos en 2020 batió récords de muerte y asustó a todos por su facilidad de contagio. La necesidad de aislamiento social ha cambiado la rutina de todo el mundo, abriendo caminos y puertas a innumerables trastornos psicológicos derivados del estrés, como ansiedad, pánico, depresión y otros trastornos y fobias.

Pero, ¿cómo aliviar el estrés y mantener actualizada la inmunidad? Puedes pensar que en medio de tantos eventos externos que se reflejan dentro de nosotros, debe ser difícil mantener un equilibrio físico y mental. ¡Pero ahí es donde te equivocas! La práctica del Yoga puede fortalecer el sistema inmunológico, especialmente si se acompaña de una dieta equilibrada y buenas noches de sueño.

El yoga tiene el poder de proporcionarnos un estado mental más positivo, promoviendo la salud física y mental. Puede que no seas adepto a esta práctica y puede que no entiendas ni sepas nada al respecto, pero hay posturas que pueden ser beneficiosas para nuestro organismo, fortaleciendo nuestra inmunidad – y se pueden insertar en tu rutina poco a poco, no necesitas ser un experto en Yoga durante la noche!

Vea las cinco posiciones de yoga más recomendadas para ayudar a aumentar la inmunidad:

1. Posición del niño

Si no tiene una esterilla de yoga, obtenga una esterilla normal que esté limpia y que sea de un color cómodo para sus ojos. Siéntese de rodillas y sepárelas en una posición que esté a una distancia mayor que sus caderas. Levante tranquilamente su cuerpo hacia adelante hasta que su frente toque la colchoneta, lo que le permitirá estirar lentamente las caderas y la espalda.

La intención de esta posición es que te relajes y te pongas en contacto con tu respiración. No necesitas pensar en nada mientras haces esta posición, enfocándote solo en las sensaciones de estiramiento y relajación que tu cuerpo experimentará gradualmente. La posición del niño es un gran aliado en el equilibrio de nuestro sistema nervioso, reduciendo el estrés y aliviando posibles tensiones – permanezca en ella durante al menos uno y como máximo tres minutos.

2. Posición de los delfines

Apoye los antebrazos en el suelo, mantenga la columna erguida y las piernas rectas. Cierre los ojos y permanezca en esta posición durante al menos seis y como máximo diez respiraciones profundas. Trate de elevar sus pensamientos solo a las buenas intenciones que desea lograr. Es importante que tenga un paño o un pañuelo al alcance de la mano que se pueda usar para eliminar la mucosidad y la secreción que saldrá de los pulmones a través de los senos nasales tan pronto como se salga de su posición.

Esta postura puede parecer incómoda, pero se invierte para drenar todo el exceso de congestión en los pulmones mientras fortalece los músculos de los brazos.

3. Posición de silla con rotación del cuerpo

Primero, debe permanecer en la posición de montaña: párese frente a su alfombra con los dedos de los pies tocándose, mientras que los bordes exteriores de los pies están paralelos. Mantenga su peso distribuido uniformemente, con todas las partes de sus pies apoyadas en el piso. Inmediatamente después, deje que sus brazos cuelguen y junte las palmas. Respire profundamente, luego agáchese y gire el torso hacia la derecha mientras exhala. Inhala de nuevo volviendo a la posición de montaña. Luego, agáchese nuevamente y gire el torso hacia el lado izquierdo mientras exhala. Haga estos movimientos durante al menos uno y como máximo dos minutos.

El propósito de esta posición es aumentar el calor de su cuerpo, lo que por lo tanto estimula su metabolismo, lo que resulta en la quema de toxinas. La posición en cuclillas mientras gira el torso hacia ambos lados le permite alcanzar el calor corporal rápidamente.

4. Posición del arado

Acuéstese en la colchoneta y levante las piernas con el apoyo de las manos en la espalda. Si tiene mucha dificultad, apóyelo en una pared. Si te sientes incómodo con esta posición, puedes optimizarla: coloca tus pies en el suelo, levanta tus caderas y apoya tus manos y codos debajo de ellos.

El propósito de esta posición es invertir el flujo sanguíneo de los pies a los órganos internos, y debe realizarse durante al menos uno y como máximo 2 minutos.

5. Postura de descanso

En su alfombra, acuéstese y apoye los pies en el suelo y use una banda en los muslos que los mantenga unidos. Relaje el torso y cruce los brazos como si fuera a abrazarse. Permítase sentir la profunda sensación de tranquilidad y relajación. Permanece en esta postura un mínimo de 10 minutos y un máximo de 20. Si hace frío, ponte calcetines y una manta: lo importante es estar cómodo. Si lo prefiere, también use una máscara para dormir / parche para el ojo para evitar que los rayos de luz entren en sus ojos.

Esta postura tiene como objetivo relajar cuerpo y mente, con el fin de eliminar todo el estrés y hacerte sentir un mayor contacto contigo mismo.

También te puede interesar

Fortalecer tu inmunidad no tiene por qué ser una tarea difícil, ¿ves? Incluye la práctica del Yoga poco a poco en tu rutina, comienza a practicar estas posturas y date cuenta de la diferencia que marcarán en tu calidad de vida. Pero, por supuesto, es importante mantener una dieta saludable, dormir bien por la noche y poder alejarse de las cosas que suelen causarle daño.

Es posible identificar las causas de los famosos “detonantes” durante nuestra rutina, y alejarse de ellos es decidir cuidar la salud mental y también física. ¡Comparte este artículo con tus amigos y motívalos a aumentar la inmunidad con la simple práctica del Yoga!